Configuración de una red doméstica

Antes de configurar tu red doméstica, tendrás que tener una conexión a Internet. El proceso exacto de la creación de una red puede variar dependiendo del tipo de ordenador que tienes, así como qué tipo de servicio de Internet utilizas. Debes utilizar las instrucciones proporcionadas por tu proveedor de Internet (o los que se incluyen con el router) al configurar tu red. Los siguientes pasos te darán una idea de qué esperar.

  1. Si tienes un router independiente, debes conectarlo al módem y asegúrate de que tenga la fuente de poder conectada a través del adaptador de corriente. Si tienes un router combinado y un módem, no tendrás que hacer esto.
  2. Conecta todos los dispositivos que necesites conectar al router utilizando cables Ethernet. También puede ser necesario conectar tu ordenador al router hasta que finalice la instalación, incluso si el ordenador tiene una tarjeta inalámbrica.
  3. Desde tu computadora, tendrás crear el SSID y la contraseña o passphrase para el router. Ahora tienes una red inalámbrica y puedes empezar la conexión de dispositivos inalámbricos.
  4. En cada dispositivo inalámbrico, tendrás que ingresar a la configuración de red y seleccionar el nombre (SSID) de la red que acabas de crear. A continuación se te pedirá que escribas tu contraseña.
En este punto, la configuración de tu red doméstica está completa. Si la red no está funcionando, las instrucciones de tu proveedor de Internet deben incluir algunas sugerencias para solucionar problemas. También puedes llamar al número de soporte técnico de tu ISP si todavía estás teniendo problemas.