Simetría

Nuestros ojos han estado expuestos a la simetría o casi simetría desde el día en que nacimos y que nuestra mente ahora exige que está condicionada a la misma. Por lo tanto, es un factor que no se puede ignorar. Si se te presenta una escena que tiene simetría no deberías ignorarlo. Tienes que hacer tu mejor esfuerzo para componer esa fotografía con precisión para que puedas acentuar y equilibrar la escena. Si haces caso omiso de la simetría aparente, vas a crear una imagen desbalanceada que va a resultar incómodo para el ojo del espectador.


Utilizando esta norma, podemos conseguir atractivas creaciones fotográficas. El uso de la simetría en los diferentes tipos de fotografía da como efecto una composición muy poderosa. Las líneas dirigen la atención del espectador hacia un punto de fuga. Para seguir esta regla fotográfica, se necesita de precisión, y saber ignorar ciertas reglas e integrar otras.