Consejos para crear contraseñas seguras


  • Nunca utilices información personal como tu nombre, fecha de nacimiento o el nombre de tu cónyuge. La información personal está a menudo a disposición del público, lo que hace que sea más fácil para alguien adivinar tu contraseña.
  • Utiliza una contraseña larga. Tu contraseña debe tener al menos seis caracteres de longitud, y para mayor seguridad lo ideal es que sea de al menos 12 caracteres si el sitio lo permite.
  • Si tienes que anotar tus contraseñas, mantenlas en un lugar seguro. Es incluso mejor si cifra tus contraseñas, o anotes consejos para ellas que otros no puedan entender.
  • No utilices la misma contraseña para cada cuenta. Si alguien descubre la contraseña de una cuenta, todas tus otras cuentas serán vulnerables.
  • Trata de incluir números, símbolos y letras mayúsculas y minúsculas si el sitio lo permite.
  • Evita el uso de palabras que se puedan encontrar en el diccionario. Por ejemplo, “leopardo” sería una contraseña débil.
  • Las contraseñas aleatorias son las más seguras. Usa un generador de contraseñas en lugar de tratar de pensar en el tuyo propio.
  • Las contraseñas aleatorias son más difíciles de recordar, por lo que debes crear un recurso mnemotécnico. Por ejemplo, H = jNp2 # puede ser recordado como HARRY = jessica NOKIA paris 2 #. Esto todavía puede parecer al azar, pero con un poco de práctica se hace relativamente fácil de memorizar. También puedes elegir una frase que sabes que vas a recordar y luego utiliza la primera letra de cada palabra en la oración, además de unos cuantos símbolos o números, como tu contraseña.



El uso de gestores de contraseña

En lugar de escribir las contraseñas en un papel donde otros pueden ver fácilmente, puedes utilizar un gestor de contraseñas para cifrar y almacenarlas en línea. Algunos gestores de contraseña también pueden generar contraseñas aleatorias, por lo que tu información estará más segura. Algunos ejemplos de gestores de contraseña incluyen LastPass, KeePass, administrador de contraseñas de Firefox, y gestor de contraseñas de Google Chrome.

Por ejemplo, al utilizar LastPass, primero tendrás que instalar el plugin del navegador LastPass. Cada vez que escriba una contraseña en un sitio web, el plugin te preguntará si deseas guardarlo. La próxima vez que vaya a la página web, LastPass puede introducir automáticamente la contraseña para ti. Si alguien quiere usar tu computadora, puedes simplemente cerrar la sesión de LastPass para evitar que la otra persona tenga acceso a la información.



Back to Top