Pensar antes de compartir

A medida que nos familiarizamos con la comunicación y el intercambio en línea, todavía tenemos que tener en cuenta que lo que publicamos tiene el potencial de meternos en problemas. Algo sobre la naturaleza impersonal de la tecnología nos hace sentir seguros acerca de la escritura o publicar cosas que probablemente no diríamos a una persona cara a cara. En algunas situaciones, definitivamente tenemos que pensar antes de pulsar enviar.



Considera los siguientes ejemplos:
  • Un profesor en Carolina del Norte se quejó de sus estudiantes en Facebook y terminó siendo suspendido y luego asignado a un cargo diferente. Piensa antes de compartir, especialmente con los comentarios acerca de tu trabajo.
  • Un candidato a un puesto laboral envió un correo electrónico mordaz cuando fue rechazado para un puesto por un director de recursos humanos. Es posible que haya sido considerado para una segunda oportunidad, pero en lugar de eso destruyó sus posibilidades. Piensa antes de llegar a enviar, especialmente si estás molesto, frustrado o enojado.
  • Un político en Carolina del Sur utilizó su cuenta de correo electrónico para enviar mensajes románticos a su amante. Los mensajes se recuperaron y se publicaron en los medios de comunicación, causando gran vergüenza. ¡Piensa! Nunca publicar o escribir contenido personal o inapropiado en las cuentas que utilizas en el trabajo. Ellos no se consideran privados y cualquier contenido pertenece a la compañía y se puede utilizar en tu contra.
  • Un auxiliar administrativo tomó un día de enfermedad y se dirigió a la playa para un día de diversión. Por desgracia, sus tweets acerca de su gran día en la playa llegaron hasta su jefe. ¡Piensa! Los gerentes están utilizando las redes sociales cada vez más para agarrar a los empleados que llevan un comportamiento poco profesional.

Tenemos la tendencia a utilizar las redes sociales para compartir en línea y socializar de manera informal, por lo tanto, es fácil llegar a ser descuidado. He aquí una buena regla a tener en cuenta: No escribas o publiques cualquier cosa que no te animarías a compartir con toda una habitación llena de gente.