Martín Lutero

Martín Lutero

Martín Lutero (10 de noviembre de 1483 - 18 de febrero de 1546) fue un monje alemán que se convirtió en el padre de la Reforma Protestante. Martín Lutero criticó aspectos de la Iglesia Católica y el concepto de la infalibilidad papal. En particular, él creía que sólo la Biblia - y no los sacerdotes o la Iglesia - tenía legitimidad para interpretar la palabra de Cristo. Martín Lutero también tradujo la Biblia al alemán, haciéndola más accesible al público en general.


Breve Biografía de Martín Lutero

Martín Lutero nació el 10 de noviembre de 1483, en Eisleben, Sajonia (actual Alemania). Su padre era relativamente rico y pagó por su hijo para obtener una educación en Magdeburgo y Eisenach.

En 1501, Martín Lutero se convirtió en un estudiante en la Universidad de Erfurt. A petición de su padre tomó la ley, pero pronto abandonó la ley, prefiriendo estudiar a Aristóteles y los temas de filosofía y teología. A pesar de admirar aspectos de Aristóteles y los clásicos, no estaba satisfecho con la razón justa y los estudios intelectuales y decidió convertirse en un monje para poder dedicar su vida a Dios.

Su tiempo como monje era desafiante. Lutero participó en austeridades severas - ayuno, largas horas de oración y confesión frecuente, pero sintió una sequedad espiritual interior. Se volvió muy crítico con sus propias fallas y sintió que su naturaleza pecaminosa se magnificaba en lugar de transformarse. Compartiendo sus dificultades, su director espiritual le dio más trabajo para que no se volviera tan introspectivo.

Además de ser consciente de su propio fracaso, se volvió cada vez más preocupado por la negligencia dentro de la iglesia, lo que consideraba no estar de acuerdo con las Escrituras bíblicas. En 1510, visitó Roma en nombre de los monasterios agustinos y se sorprendió por el nivel de corrupción que encontró.

En 1517, Martín Lutero primero protestó a la iglesia católica sobre la venta de indulgencias. (Comprar una indulgencia le dio a la persona la remisión total o parcial del castigo temporal debido por pecados que ya han sido perdonados). Martín Lutero argumentó que era sólo la fe la que podía proporcionar la remisión del pecado y no los pagos monetarios a la iglesia.