Gustavo Cerati

Gustavo Cerati

La leyenda del rock argentino Gustavo Cerati es una figura imponente de la música popular latina. Fue el líder de Soda Stereo, la banda de rock en español más influyente de los años 80 y principios de los noventa, posiblemente de todos los tiempos, y siguió montando una carrera solista que sólo impulsó su mística. Principalmente un guitarrista, vocalista, compositor y productor, aunque agraciado con habilidades musicales adicionales, Cerati siempre será más reverenciado por su trabajo con Soda Stereo. El trío se formó a principios de los años 80 y se elevó constantemente a alturas vertiginosas de popularidad en toda América Latina. Sus frecuentes conciertos llenaron estadios y arenas de Buenos Aires a Los Ángeles, y cuando la banda finalmente terminó en 1997 con una gran gira de despedida, la música latina sufrió una pérdida significativa. Sin lugar a dudas, no había banda de rock en español de la escala de Soda Stereo, y así fue con esperanza y aprensión que los fans esperaron el debut de Cerati como solista.

De acuerdo, había lanzado un álbum en solitario durante el hiato de Soda Stereo a principios de los 90, Amor Amarillo (1994), pero no fue preparación para lo que él mismo consideró su debut en solitario oficial, Bocanada (1999). Bocanada era un prodigioso emprendimiento, que le valió a Cerati tanto aclamación como desprecio de aquellos que lo consideraban un golpe de maestría, y el desprecio de aquellos que desdeñaban su cada vez más evidente aparición artística pretensiones, manteniendo además su caprichosa naturaleza responsable de la disolución de Soda Stereo. Sin embargo, Cerati se negó a frenar sus ambiciones, lanzando un trío de álbumes en 2002 que exploró varias avenidas estilísticas: + Bien, una banda sonora de película ambiental; 11 Episodios Sinfónicos, una actuación de concierto orquestal; y Siempre Es Hoy, un álbum de rock electrónico. Sin embargo, cuando parecía que la experimentación de Cerati había enajenado a un segmento cada vez mayor de su audiencia, volvió a sus raíces en 2006 con Ahí Vamos, un álbum de guitarra rock emergente que fue regado con elogios de todos los rincones y rápidamente anunció de nuevo en la corriente de la música latina.

Nacido el 11 de agosto de 1959, en Buenos Aires, Argentina, Gustavo Adrián Cerati Clark fue influenciado musicalmente a principios de su vida por artistas clásicos de rock como los Beatles, David Bowie, Pink Floyd, King Crimson y Led Zeppelin. En 1982, formó Soda Stereo con Zeta Bosio (bajo, nacido Héctor Bosio ) y Charly Alberti (batería, nacido Carlos Ficcichia ); Cerati tocaba la guitarra, cantaba la voz principal, y era el songwriter principal de la venda. Influenciado por la nueva ola del día, incluyendo actores como Elvis Costello, XTC y especialmente la Policía, Soda Stereo trabajó en el circuito underground de Buenos Aires durante un par de años, grabando algunas demos y tocando en bares. Hay que tener en cuenta que todo esto sucedió en la época en que Raúl Alfonsín fue elegido presidente de la República Argentina en 1983, poniendo así fin a la traumática regla militar que había azotado al país durante casi una década y, por consiguiente, y la esperanza de un futuro más brillante. En agosto de 1983, Soda Stereo firmó con CBS Records, que lanzó el álbum de debut epónimo de la banda al año siguiente. Producido por Federico Moura, el vocalista de la célebre banda de rock argentina Virus, Soda Stereo (1984) presentó las nuevas influencias de la banda, como "¿Por qué no Puedo Ser del Jet Set?" incorporó una dosis pesada de ska, además de rock y pop.

Soda Stereo volvió al año siguiente con su álbum de avance, Nada Personal (1985), que presentó un estilo mucho más desarrollado, cada vez más distinto de la música. El álbum se celebró un éxito significativo, "Cuando Pase el Temblor", y obtuvo una gran adoración para la banda en toda Argentina, especialmente entre los críticos. Y si Nada Personal estableció Soda Stereo a nivel nacional, su siguiente álbum, Signos, los estableció internacionalmente, específicamente en los países vecinos de América del Sur. Signos continuó el desarrollo musical que había sido evidente en Nada Personal, incluyendo contribuciones de Fabián Von Quintiero (teclados), Richard Coleman (guitarra) y Celsa Mel Gowland (voz). Estas contribuciones externas ayudaron a facilitar un sonido más grande para la banda, es decir, un sonido de tamaño de estadio a la U2, que hizo sus conciertos experiencias monumentales, como documentado en Ruido Blanco (1987), un álbum en vivo grabado durante la gira de apoyo para Signos, compuesto por actuaciones en Argentina, Chile, Perú, México y Venezuela.

Ahora la banda de rock más popular y posiblemente más importante de América Latina, Soda Stereo viajó a Nueva York para grabar su próximo álbum, Doble Vida (1988). Trabajaron allí con Carlos Alomar, más conocido como guitarrista de David Bowie a mediados de los 70, un período fructífero que incluye álbumes clásicos como Station to Station (1976), Low (1977) y Heroes (1977) ). Alomar, un puertorriqueño, es menos conocido por su trabajo en la sesión, que en este momento en el tiempo incluye colaboraciones con Iggy Pop, Paul McCartney y los Pretendientes. Rápidamente vendiendo más de un millón de copias, Doble Vida generó una serie de éxitos, entre ellos "Lo Que Sangra (La Cúpula)", "Corazón Delator" y "En la Ciudad de la Furia" America latina. La banda realizó algunos conciertos en este tiempo, especialmente ante una audiencia de 25.000 personas en El Estadio Obras Sanitarias en Buenos Aires y también ante una audiencia de 150.000 personas en el Festival Tres Días por la Democracia. Además, Soda Stereo realizó giras por toda Argentina, tocando aproximadamente 30 espectáculos antes de un total estimado de 270.000 personas, y luego recorrió Latinoamérica antes de culminar su road show en diciembre de 1989 con dos presentaciones en el Palacio de Los Ángeles. Ese mismo año también lanzaron un EP, Languis, que incluía una nueva canción, "Mundo de Quimeras", además de nuevas versiones de tres canciones de Doble Vida.

Soda Stereo volvió al estudio en 1990 después de su torbellino de gira por las Américas, y el resultado, lanzado más tarde en el año, fue Canción Animal, ampliamente citado como su mejor álbum. Fue concebido con el aporte de Daniel Melero, Andrea Alvarez y Tweety González, todos ellos figuras de rock argentino de la época, y se tomó la decisión de grabar un disco que sería más raro y más impulsado por la guitarra que el heavy producido - algunos dirían, sobre-producido - Doble Vida. Huelga decir que Canción Animal fue un éxito, con lo que se convirtió en la canción de la banda, "De Musica Ligera", y una gira, titulada Gira Animal, siguió, llevándolos todo el camino a Europa. Un EP de remezclas en su mayoría, Rex Mix (1991), compró tiempo en el mercado mientras la banda tomó un merecido descanso. Cerati resurgió en 1992, sin embargo, con un disco experimental de música electrónica que había grabado con Melero, Colores Santos. La recepción fue mixta para el álbum desigual, que es quizás más notable para la inclusión de "Tu Medicina," una canción dedicada al padre de Cerati, que había muerto recientemente. Ese mismo año, se casó con la modelo chilena Cecilia Amenábar, con quien tuvo dos hijos, Lisa y Benito (la pareja se divorciaría más tarde en 2002). Cuando Soda Stereo se reagrupó, grabaron Dynamo (1993), que debutaron en el curso de seis conciertos en El Estadio Obras Sanitarias en septiembre de 1992, antes de embarcarse en su sexta gira por Latinoamérica.

El disco más aventurero de Soda Stereo hasta la fecha, el Dynamo le ha ido mal. Los aficionados de mucho tiempo no apreciaron los aspectos experimentales del álbum, y la dirección general de la banda, cada vez más impulsada por Melero, que no sólo contribuyó musicalmente sino que también fue co-escribir las canciones, parecía claramente cuestionable. Y así fue quizá sorprendente cuando la banda tomó un descanso, con Cerati tomando el tiempo para grabar un álbum propio. Amor Amarillo (1994), coproducido por Bosio, era un álbum de rock de guitarra refrescante y directo, un fuerte contraste con Dynamo ; mientras que ese álbum había sido deliberadamente desafiante ya menudo sobresaltado en sus pretensiones, éste era fácilmente agradable y tranquilo en su perspectiva. Cuenta con varios momentos destacados, pero quizás los más notables son los personales: "Lisa" se titula después del primer hijo de Cerati, a quien esperaba durante la concepción del álbum, y "Te Llevo Para Que Me Lleves" es un dúo con su nuevo esposa, Cecilia - tal intimidad es un mundo aparte del tenor más grande que la vida de Soda Stereo. Además, hay una rara canción aquí, "Bajan", originalmente interpretada por la leyenda del rock argentino Luis Alberto Spinetta, cuyo hijo Dante se estableció simultáneamente musicalmente como parte del popular dúo de rock-rap Illya Kuryaki y los Valderramas.

Después de su debut en solitario, Cerati reagrupó con Soda Stereo para grabar cuál sería el último álbum de estudio de la banda, Sueño Stereo (1995). Un álbum más humilde que Dynamo, y consecuentemente más comercialmente exitoso, apuntalando el masivo seguidor de la banda en el proceso, Sueño Stereo era sin embargo ambicioso en su alcance, ciertamente más que el relativamente fácil Amor Amarillo había sido. Por ejemplo, tanto Cerati como Bosio contribuyeron con la electrónica de varios tipos, incluyendo muestras, mientras que los músicos de estudio contribuyeron con viola, violín, violonchelo, piano de Rhodes y trompeta. Los singles montados, como "Paseando por Roma", "Zoom" y "Ella Usó Mi Cabeza Como un Revólver", y la banda nuevamente salió a la calle, recorriendo América Latina y luego Estados Unidos. En medio de toda la emoción que rodea la vuelta de Soda Stereo, la banda filmó una actuación MTV Unplugged que contó con un dúo memorable con Andrea Echeverri de Aterciopelados. Lanzado como Confort y Música Para Volar (1996), el álbum incluyó tomas de Sueño Stereo además de grabaciones de elección de la especial de MTV. El 1 de mayo de 1997, los miembros de la banda celebraron una conferencia de prensa y anunciaron que Soda Stereo estaría rompiendo para siempre después de una gira de despedida. Finalmente, el 20 de septiembre, la banda realizó su último concierto, un gran espectáculo en Buenos Aires en El Estadio de River Plate ante más de 70.000 personas. Un par de álbumes en vivo, El Ultimo Concierto, Pt. A y Pt. B (1997), se publicaron como documentos de esta gira final, al igual que una compilación de dos discos, Chau Soda (1997). En los años venideros se produjeron numerosos lanzamientos de catálogos.

Antes de que Cerati comenzara oficialmente su carrera en solitario, él jugó alrededor por un rato. En primer lugar, inició un álbum de homenaje en español a la Policía, Outlandos d'Americas (1998), que incluyó la participación del guitarrista de la banda, Andy Summers. Luego continuó explorando su interés por la electrónica, formando un dúo con Flavio Etcheto, Ocio, y lanzando un álbum, Medida Universal (1999). No pasó mucho tiempo, sin embargo, antes de que revelara lo que él consideraba su debut solo oficial, Bocanada (1999). Bocanada fue un prodigioso emprendimiento, aunque inevitablemente alteró el segmento más voluble de su base de fanáticos de Soda Stereo, algunos de los cuales culpaban a su fantasía para la disolución de la banda. Sin embargo, Bocanada es una indiscutible obra maestra - barroca, ciertamente, pero poética y bella, sobre todo su tercera apertura. Los músicos acreditados en el álbum incluyen Flavio Etcheto (teclados), Leo García (voz), Fernando Nalé (bajo), Martín Carrizo (batería) y Alejandro Terán (arreglos orquestales). Los críticos elogiaron a Bocanada, y Cerati emprendió una gira internacional que le llevó a toda Latinoamérica, así como a Estados Unidos y España. Huelga decir que su carrera en solitario estaba a punto de empezar.

Después de componer una banda sonora de una película en la que actuó, Eduardo Capilla 's experimental + Bien (2002), y la realización de un concierto orquestal real concertado por Alejandro Terán, publicado como Episodios Sinfónicos 11 (2002), Cerati dio a conocer su seguimiento oficial a Bocanada, Siempre Es Hoy (2002), al final de un año productivo. Más atrevida en su experimentación, Siempre Es Hoy abandonó los florecimientos orquestales y la fría majestad de Bocanada para los golpes duros, informados por los coproductores Sacha Triujeque y Toy Hernández, resultando en un estilo futurista de rock electrónico. Entre los músicos contribuyeron Flavio Etcheto (electrónica), Fernando Nalé (bajo), Leandro Fresco (teclados, voz), Pedro Moscuzza (batería) y DJ Zucker (turntablism). Touring se inició alrededor del tiempo del lanzamiento del álbum, que se extendió de nuevo hasta Latinoamérica a Estados Unidos, y Cerati presentó el álbum en marzo de 2003 en El Estadio Luna Park en Buenos Aires, presentándolo de nuevo con tres conciertos en septiembre en El Teatro Gran Rex. (2004), una recopilación retrospectiva de CD / DVD, completó el álbum original de Canciones Elegidas 93-04 (2004), una colección doble de CD de varios remixes, década como artista en solitario.

Un largo despido creó una anticipación palpable para el próximo álbum de Cerati, Ahí Vamos (2006), que fue platino en Argentina antes de ser lanzado, basado únicamente en órdenes anticipadas. Mientras que Siempre Es Hoy había sido audazmente experimental e indulgente, a veces culpable, Ahí Vamos tenía la intención de ser un complaciente de la muchedumbre. Se caracterizó floreciente rock guitarra a la Canción Animal -era Soda Stereo. El acercamiento de retroceso fue facilitado por la implicación de una lista larga de los asociados musicales pasados ​​de Cerati, incluyendo a Richard Coleman, a Fernando Nalé, a Leandro Fresco, a Tweety González, a Emmanuel Cauvet, a Fernando Samalea, a Pedro Moscuzza, a Bolsa González, a Flavio Etcheto ya Capri. Por otra parte, Cerati empleó las leyendas del estudio Héctor Castillo y Howie Weinberg para la ingeniería y el dominio, respectivamente, dando así el álbum un brillo cómodo. Ahí Vamos golpeó un acorde con los aficionados de siempre, por supuesto, ya que incluso los molestos por los desvíos de Cerati en la electrónica se volvió a entrar en el pliegue. Los críticos también fueron cautivados y, a su vez, el álbum terminó ganando un par de Grammys Latinos (Best Rock Vocal Album, Mejor Canción de Rock, por "Crimen"). Una gira larga y sinuosa comenzó en junio de 2006 y continuó a lo largo del resto del año, ya que Cerati hizo todas sus paradas usuales en todo el continuum latino e incluso se presentó en Londres por primera vez.

Gustavo Cerati no esperó demasiado tiempo para reanudar la grabación de otro álbum en solitario, y Fuerza Natural apareció en septiembre de 2009. Un desvío estilístico, fue en gran medida acústico y capturó un lado más folkero de Cerati. El álbum se vendió bien en Argentina, así como en todo el mundo, y ganó un Grammy Latino por Mejor Álbum de Rock. Sin embargo, su éxito para Cerati fue afectado por problemas de salud. Después de un concierto en Caracas en mayo de 2010, Cerati sufrió un derrame cerebral que le causó daño cerebral; permaneció en coma durante más de cuatro años antes de pasar en septiembre de 2014, robando al mundo de la música uno de sus más grandes talentos.