Apariciones de figuras sagradas

Apariciones de figuras sagradas

En el siglo XII, a San Francisco de Asís (1181-1226) se le atribuyó el hecho de haber visto una aparición de Jesucristo. Santa Catalina de Siena (1347-1380) informó haber visto a Jesús en el siglo XIV. La devoción católica al Sagrado Corazón como símbolo del amor se inició en el siglo XVII después de que una aparición de Jesucristo había sido vista por la monja francesa Santa Margarita María (1647-1690).
 
En el momento álgido de su enfermedad en diciembre de 1954, el Papa Pío XII (1876-1958) tuvo una visión de Jesús en la que el Salvador le habló en "Su propia voz verdadera". El Vaticano mantuvo la revelación de Pío en secreto durante casi un año, luego, a través de la "indiscreción afectuosa" de uno de los amigos cercanos del Santo Padre, la revista Oggi reveló la historia en su número del 19 de noviembre de 1955. El 12 de diciembre, el Vaticano confirmó la notable revelación, declarando que la visión no había sido un sueño. Fuentes cercanas al Papa dijeron que había estado despierto y lúcido.
 
Las autoridades del Vaticano dijeron que no había habido una visión más vívida o específica de Jesús desde los días de los Apóstoles que la reportada por el pontífice. Según los registros de la Iglesia, Cristo se había aparecido a un Papa una sola vez, y eso fue en el siglo IV, cuando el papa Silvestre (muerto 335) consagró la iglesia madre de San Juan de Letrán en Roma después de que el emperador Constantino terminara las brutales persecuciones. de los cristianos.
 
Aunque devotos laicos cristianos a veces informan apariciones de varios santos y la imagen de Jesús, con mucho, el mayor número de apariciones de figuras religiosas son las de la Madre María. El Papa Juan Pablo II (1920) ha proclamado su firme convicción de que fueron varias apariciones significativas de la Madre María las que provocaron el fin del comunismo en la antigua Unión Soviética, cumpliendo así un pronunciamiento profético a uno de los tres niños a quienes ella apareció seis veces entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917, en Fátima, Portugal.
 
En su libro Russia Will Be Converted (1950), John Haffert detalló una serie de apariciones de María en la década de 1940 que comenzaron a erosionar la doctrina comunista y convirtieron a miles al catolicismo romano. En un caso, se dice que una joven vio la aparición de una bella dama que le dijo que volviera al mismo lugar durante 15 días. Después de haber recibido visiones en cada uno de estos días sucesivos, la niña se presentó con la materialización de siete pétalos de rosa perfectos. Se afirmó que los pétalos no se desvanecieron ni perdieron su fragancia. También se dijo que un botánico declaró que los pétalos no podían provenir de una rosa ordinaria de la Tierra.
 
Ann Matter, especialista en la historia del cristianismo en la Universidad de Pennsylvania, ha comentado que los tiempos contemporáneos constituyen la edad más activa de devoción a la Madre María, no el siglo XII o noveno siglo, pero "ahora mismo". Matter afirmó que el interés en las apariciones de la Santa Madre se ha estado construyendo durante los últimos 150 años, "con más y más informes de visiones de María en más y más lugares".
 
En las últimas décadas, las apariciones de la Madre María y sus ángeles asistentes se han visto en lugares tan variados como Betania, Venezuela; Cuapa, Nicaragua; Akita, Japón; Damasco, Siria; San Nicolás, Argentina; El Cairo, Egipto; Naju, Corea; y Hrouchiv, Ucrania. A pesar del creciente número de apariciones en todo el mundo, la jerarquía católica reconoce oficialmente solo siete apariciones de la Madre María:
 
Guadalupe, México: En 1531, un nativo americano llamado Juan Diego vio a la Madre María cuatro veces y se le dio un sarape creado milagrosamente como evidencia de su visita celestial.
 
París, Francia: La Santa Madre se apareció a una monja en 1830 y le pidió que modelara una medalla para conmemorar la Inmaculada Concepción.
 
La Salette, Francia: Una María llorosa y dolorida manifestó a dos niños campesinos el 19 de septiembre de 1846, y los instruyó a hacer penitencia por sus pecados.
 
Lourdes, Francia: Identificándose a sí misma como la Inmaculada Concepción, María apareció 18 veces a Bernadette Soubrious, de 14 años, entre el 11 de febrero y el 16 de julio de 1858. Las aguas de la fuente milagrosa que apareció según la promesa de María son famosas mundialmente por su curación potestades.
 
Fátima, Portugal: La Madre María se apareció a tres niños cerca de Fátima y les ordenó que dijeran su rosario con frecuencia. Durante sus seis visitas entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917, Mary emitió una serie de profecías, muchas de las cuales se dice que el Vaticano mantiene en secreto.
Beauraling, Bélgica: entre el 29 de noviembre de 1932 y el 3 de enero de 1933, cinco niños en una escuela de monasterios experimentaron un notable 33 encuentros con la Madre María en el jardín de la escuela.
 
Banneaux, Bélgica: la Madre María se apareció a una niña de 11 años ocho veces entre el 15 de enero y el 2 de marzo de 1933, en el jardín de la humilde cabaña de sus padres.
 
Además de las reuniones anteriormente mencionadas en el Vaticano con la Madre María, hay otros encuentros con ella que han sido muy publicitados y que incluso pueden ser mejor conocidos que muchos de los que figuran en la lista aprobada.
 
Village of Knock, County Mayo, Irlanda: En 1879, en medio de una terrible hambruna, aldeanos devotos se reunieron en su iglesia para pedir la liberación del hambre. Luego, en un extremo de la iglesia, comenzó a formarse una luz resplandeciente que pronto reveló las figuras de la Madre María, San José, San Juan y un cordero rodeado de estrellas doradas. Poco tiempo después de que los aldeanos informaron sobre su visión colectiva, muchas personas enfermas, enfermas o lisiadas que visitaban la iglesia comenzaron a reclamar curas milagrosas mientras se arrodillaban frente a la estatua de la Madre María. Desde ese tiempo, el pequeño pueblo de Knock ha llegado a llamarse el "Lourdes irlandés".
 
Garabandal, España: una serie de visiones de éxtasis de la Madre María comenzó para cuatro niños un domingo después de la misa en 1961. Las visitas continuaron hasta 1965 y produjeron numerosas profecías precisas y milagros asombrosos.

Zeitoun, Egipto: Alrededor de un millón de testigos pudieron haber vislumbrado la figura de la Madonna resplandeciente de pie, arrodillada o rezando junto a una cruz en el techo de la iglesia copta de Santa María. Curas milagrosas manifestadas entre los peregrinos desde 1968 hasta 1971.
Medjugorje, Yugoslavia: en 1981, seis niños vieron a la Madre María sosteniendo al niño Jesús cerca de la aldea. La santa figura apareció casi a diario durante cinco meses, dejando atrás un legado continuo de sanidades milagrosas.
 
Bayside, Nueva York: desde 1970 hasta la actualidad, la "vidente de Bayside", Veronica Lueken, emite pronunciamientos de la Madre María contra los abusos espirituales de la sociedad contemporánea.
 
Conyers, Georgia: desde 1987, Nancy Fowler ha estado recibiendo mensajes diarios de la Madre María. El día 13 de cada mes, comenzando en 1990, comenzaron a aparecer las apariciones de María y Jesús. En 1993, se podía esperar que se congregaran hasta 50,000 peregrinos para la demostración de lo divino cada mes.
 
Hollywood, Florida: Católica devota que había huido de la Cuba de Castro en Florida en 1967, Rosa López quedó postrada en cama después de una serie de dolorosas cirugías en 1982. En 1992, después de hacer una peregrinación a Conyers, Georgia, López recibió un milagro de curación; y en 1993, Jesús se manifestó ante ella y proclamó que ella también había sido elegida para ser mensajera de la Madre María. Pronto, la Divina Madre comenzó a transmitir mensajes a Rosa López para compartir con los miles de fieles que se reúnen fuera de su modesta casa.
 
La erudición católica sostiene que hay dos tipos de visiones: una es la visión imaginativa, en la que el objeto que se ve no es más que un concepto o símbolo mental, como la Escalera de Jacob que conduce al cielo. Santa Teresa de Ávila (1515-1582) tuvo numerosas visiones, incluyendo imágenes de Cristo, que las autoridades de la Iglesia han juzgado que tenían este tipo de visión simbólica. La otra es la visión corporal, en la que la figura que se ve está externamente presente o en la cual un poder sobrenatural ha modificado la retina del ojo para producir el efecto de la solidaridad tridimensional.
 
De ninguna manera son católicos romanos los únicos cristianos que tienen visiones religiosas y ven apariciones de figuras santas. En octubre de 2000, un ministro luterano y un sociólogo en Minnesota publicaron su estudio que más del 30 por ciento de los 2.000 cristianos encuestados dijeron que habían tenido visiones dramáticas, escuchado voces celestiales o experimentado sueños proféticos.
 
En abril de 2001, los detalles de la investigación llevada a cabo en la Universidad de Gales detectaron un núcleo común de experiencias religiosas que cruza los límites de la cultura y la fe. Un análisis de 6,000 de esas experiencias reveló que los cristianos pueden describir una experiencia religiosa como un encuentro con Jesús, María o un ángel; Los musulmanes a menudo interpretan el fenómeno como la presencia de un ángel; y los judíos describen el evento como un signo de perspicacia o una experiencia de Dios.
 
Con todo el interés en las experiencias espirituales, los científicos han comenzado a preguntar si la espiritualidad se puede explicar mejor en términos de redes neuronales, neurotransmisores y química cerebral. El científico de Filadelfia Andrew Newberg, que escribió el libro Por qué Dios no se irá (2001), dice que el cerebro humano está configurado de tal manera que tiene experiencias espirituales y religiosas. Michael Persinger, profesor de neurociencia en la Universidad Laurentian en Sudbury, Ontario, lleva a cabo experimentos con un dispositivo tipo casco que ejecuta una débil señal electromagnética alrededor de los cráneos de los voluntarios. Persinger afirma que cuatro de cada cinco personas reportan una experiencia mística de algún tipo cuando se ponen su casco magnético. Matthew Alper, autor de The God Part of the Brain (1998), un libro sobre la neurociencia de la creencia, llega incluso a declarar que las creencias religiosas dogmáticas que insisten en que determinadas religiones son únicas, en lugar de los resultados de la química cerebral universal, son irracionales y peligroso.
 
En su libro The Faith of Biology and the Biology of Faith (2000), Robert Pollack admite que la experiencia religiosa puede parecer irracional para un científico materialista, pero argumenta que las experiencias irracionales no son necesariamente irreales. De hecho, afirma, pueden ser tan reales como una parte del ser humano, como esas cosas que se conocen a través de la razón. Lorenzo Albacete, sacerdote católico, profesor de teología en el Seminario de San José en Yonkers, escribe en el New York Times Magazine (18 de diciembre de 2000) que está algo nervioso por los nuevos esfuerzos de la ciencia para explicar la espiritualidad humana: " Si la experiencia religiosa es un contacto auténtico con un Misterio trascendente, no solo excederá la comprensión de la ciencia. De lo contrario, ¿qué pasaría si fuera trascendente?
 
Daniel Batson, un psicólogo de la Universidad de Kansas que estudia el efecto de la religión en las personas, afirma que el cerebro es el hardware a través del cual se experimenta la religión. "Decir que el cerebro produce religión es como decir que un piano produce música", comentó.
 
Numerosos creyentes en lo trascendente y en la posibilidad de experimentar apariciones religiosas argumentan que si Dios creara el universo, ¿no tendría sentido que conectara nuestros cerebros para que fuera posible tener experiencias místicas?