Cruces

Cruces

Los cristianos usan cruces para recordar la crucifixión de Jesucristo y porque creen que nada impío puede permanecer en presencia de la cruz. La cruz como un amuleto cristiano se remonta al siglo IV, cuando el emperador romano Constantino († 337) la adoptó como su símbolo en lugar del tradicional águila romana. Ese acto simboliza la conversión de Roma a un imperio cristiano.

Pero los amuletos con cruces datan de Mesopotamia y Egipto, y sirvieron como un símbolo mucho antes de las asociaciones de la cruz con la crucifixión de Jesucristo. Los nativos americanos ya tenían amuletos con cruces en el momento del primer contacto con los europeos. Los aventureros europeos, comenzando con Cristóbal Colón (1451-1506), supusieron que los cristianos habían llegado anteriormente cuando vieron las cruces sobre los nativos americanos, pero realmente estaban viendo a un pueblo que invistió su fe en el poder de un símbolo universal. Las cruces y los círculos se encuentran entre los símbolos y las figuras que los seres humanos usan desde la antigüedad para la protección y la prosperidad. Tales cruces a menudo significaban las cuatro direcciones, las cuatro fuerzas (tierra, agua, aire y fuego) y, cuando estaban encerradas en un círculo, la unidad de la vida.