Virgen de Guadalupe

Virgen de Guadalupe

En México, 12 de diciembre, Día de la Virgen de Guadalupe, es un feriado nacional, ya menudo hasta cinco millones de mexicanos, muchos gateando sobre rodillas ensangrentadas, hacen su peregrinación anual al santuario más venerado del país, una basílica para la Virgen María en Ciudad de México. En 1996, ocho personas murieron y 15 resultaron heridas en la prensa de peregrinos reunidos alrededor del sitio.
 
La historia de la Virgen de Guadalupe es uno de los misterios dentro de un milagro. En 1531, un indio azteca de 57 años llamado Juan Diego (1474-1548), cuyo nombre nativo Cuauhtlatoatzin significa "águila que canta" (o en algunas traducciones, "águila que habla"), afirmó haber encontrado a la Santísima Virgen Mary en cuatro ocasiones en regiones desoladas fuera de la Ciudad de México. Al principio apareció como una hermosa niña india de 14 años, de piel oscura, que luego se reveló a sí misma como la "virgen María, Madre de Dios". Durante las apariciones posteriores, la Madre María le dijo a Diego que deseaba que le construyeran una iglesia en el lugar donde se le apareció: Guadalupe, el río del lobo. Como prueba de sus santas apariciones, la Reina del Cielo proyectó una imagen de sí misma sobre su tilma (manto). Es ese artefacto que puso de rodillas al obispo Juan de Zumárraga (1468-1548) de la Ciudad de México y toda su familia cuando pidió algún tipo de señal tangible de la Santa Madre. Es esa misma imagen en la tilma, engastada en oro en el centro de un elaborado altar, que aún espera al peregrino de hoy en la basílica de la Virgen de Guadalupe.

Se ha dicho que la imagen de piel oscura de la Madre María como una virgen niña indígena ayudó a los sacerdotes españoles a convertir a millones de indios mexicanos al catolicismo. Después de un extenso examen, el comité de la Santa Sede en Roma declaró que las apariciones vistas por Juan Diego eran auténticas, convirtiendo el milagro en una de las siete apariciones de la Madre María oficialmente reconocidas por el Vaticano.
 
Luego, en 1929, se descubrió una imagen en el ojo derecho de la imagen de la Virgen en la tilma de Juan Diego . Alfonso Marcue, fotógrafo oficial de la antigua Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, descubrió lo que parecía ser una imagen clara de un hombre barbudo reflejado dentro del ojo derecho de la Virgen. Al principio, dudando de sus propios sentidos, Marcue hizo muchas fotografías en blanco y negro de la imagen; y después de haberlos examinado exhaustivamente, se dirigió a las autoridades de la basílica con su increíble hallazgo. Le dijeron que guardara silencio sobre su descubrimiento, y por respeto a los funcionarios de la iglesia, lo hizo.
 
El 29 de mayo de 1951, José Carlos Salinas Chávez estaba examinando una particularmente buena fotografía del rostro de la Virgen y redescubrió lo que claramente parecía ser la imagen de un hombre con barba reflejado en los ojos derecho e izquierdo de la Madre María. Desde entonces, más de 20 expertos, incluidos varios oftalmólogos, han inspeccionado cuidadosamente los ojos y la imagen misteriosa.
 
El 27 de marzo de 1956, el Dr. Javier Torroella Bueno, un prestigioso oftalmólogo, certificó la presencia de la triple reflexión (efecto Samson-Purkinje) característica de todos los ojos humanos vivos y afirmó que las imágenes resultantes del hombre con barba se encontraban precisamente donde debe ser de acuerdo a tal efecto. Bueno también señaló que la distorsión de las imágenes coincidía con la curvatura normal de la córnea.
 
En ese mismo año, otro oftalmólogo experimentado, el Dr. Rafael Torrija Lavoignet, utilizando un oftalmoscopio, estudió la aparente figura humana en las córneas de ambos ojos, con la ubicación y distorsión de un ojo humano normal, y descubrió que los ojos de la Virgen aparecían ". extrañamente vivo "cuando los examinó.
 
Mientras trabajaba en IBM en 1979, el Dr. José Aste Tonsmann, graduado de ingeniería de sistemas ambientales de la Universidad de Cornell, escaneó una fotografía del rostro de la Virgen en la tilma y se sorprendió al descubrir lo que creía que eran otras figuras humanas reflejadas en los ojos . Desde entonces, Aste Tonsmann ha teorizado que Nuestra Señora de Guadalupe no solo dejó una imagen milagrosa como prueba de su aparición ante Juan Diego, sino que también puede haber dejado algunos mensajes importantes ocultos en sus ojos que no podrían ser revelados hasta que las nuevas tecnologías les permitan ser descubierto.

Otro misterio que había intrigado a los investigadores académicos en los fenómenos que rodeaban a la Virgen de Guadalupe era cómo la imagen coloreada de la aparición podría haber sido impresa en la simple tilma de un pobre miembro de una tribu azteca y cómo pudo haber durado siglos sin desmoronarse. Ya en el siglo XVIII, los científicos descubrieron que era imposible pintar tal imagen en una tela de tal textura. Las fibras de ayate utilizadas por los aztecas en ese momento se deterioraron después de 20 años. Richard Kuhn (1900-1967), ganador del Premio Nobel de Química, declaró en su informe de la tilma que no había sido pintado con colorantes naturales, animales o minerales. Como no había colorantes sintéticos en 1531, la posibilidad de que un artista nativo realice un engaño parece imposible.
 
En enero de 2001, el Dr. José Aste Tonsmann, ahora en el Centro Mexicano de Estudios Guadalupanos, reveló en una conferencia en el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum en Roma que los avances en la fotografía digital ahora revelaban que las imágenes en los ojos de la Virgen eran las que se reunían con el Obispo. Juan de Zumarraga cuando Juan Diego desplegó su tilma por primera vez y mostró la imagen milagrosa. Al aumentar el iris de los ojos de la Virgen 2.500 veces y, a través de procedimientos matemáticos y ópticos, Aste Tonsmann siente que es capaz de identificar a todas las personas impresas en los ojos. En otras palabras, los ojos de la Virgen tienen una especie de fotografía instantánea de lo que ocurrió en el momento en que la imagen fue presentada ante el obispo.