Albania

Bandera de Albania.

Orientación

Identificación. Según el lingüista austríaco Gustav Meyer (1850-1900), shqip ("lengua albanesa"), shqiptar ("albanés") y Shqipëria ("Albania") están relacionados con el verbo albanés shqipoj ("hablar claramente ") y Shqiptoj ("pronunciar") y puede estar vinculado al latín excipio y excipere ("escuchar, tomar, escuchar"). El albanólogo Maximiliano Lambertz (1882-1963) prefirió una conexión con el shqipe albanés o shqiponjë ("águila"), que es el símbolo de Albania. Sin embargo, esta última explicación puede ser simplemente una etimología popular o constituir la razón por la que los albaneses se identifican con el águila.

Los albaneses pueden ser divididos en dos grupos culturales: los albaneses del norte, o Ghegs (a veces deletreados Gegs), y los albaneses del sur, o Tosks. La frontera geográfica entre los dos grupos, basada en el dialecto, corre aproximadamente a lo largo del río de Shkumbin, que fluye a través de la ciudad central de Elbasan al mar adriático. Todos los albaneses al norte de Shkumbin, junto con los albaneses de Montenegro, Kosovo y la mayor parte de Macedonia (FYROM), hablan dialectos Gheg con su nasalización característica. Todos los albaneses al sur del Shkumbin, incluidos los albaneses de Grecia, el suroeste de Macedonia y el sur de Italia, hablan dialectos Tosk con su rhotacismo característico. Aunque las diferencias dialectales y culturales entre los Ghegs y Tosks pueden ser sustanciales, ambas partes se identifican fuertemente con la cultura nacional y étnica común.

Ubicación y Geografía. Los albaneses viven en asentamientos étnicamente compactos en amplias zonas de la parte suroeste de la península balcánica, principalmente en la República de Albania, con su capital situada en el centro de Tirana y en la autoproclamada República de Kosovo. La República de Albania, que alberga sólo alrededor del 60 por ciento de todos los albaneses en los Balcanes, es un país montañoso a lo largo de la costa meridional del Adriático frente al talón de Italia. Entre los grupos minoritarios que viven con la mayoría albanesa se encuentran los griegos, los eslavos, los aromonios (vlachs) y los roma (gitanos). Albania limita al norte con la república yugoslava de Montenegro, que tiene una minoría albanesa de aproximadamente el 10 por ciento que vive en regiones a lo largo de la frontera entre Albania y Montenegro. Las ciudades montenegrinas de Ulcinj, Tuz, Plava y Gucinj eran tradicionalmente y todavía están habitadas por albaneses. Al noreste de la República de Albania se encuentra Kosovo, que sigue siendo una parte de jure de la República Federativa de Yugoslavia. Kosovo, que los albaneses de Kosovo han declarado como una república libre y soberana y que los serbios insisten en que debe seguir siendo parte integrante de Serbia, tiene cerca del 90 por ciento de hablantes albaneses y 10 por ciento de hablantes serbios, con minorías de turcos, roma, montenegrinos y croatas , Y Cherkess. Los enclaves albaneses de Presheva (Presevo) y Bujanovc (Bujanovac) se encuentran en el sur de Serbia, no lejos de Kosovo. Al este de la República de Albania se encuentra la ex República Yugoslava de Macedonia, un tercio de los cuales, a lo largo de la frontera albanesa, tiene una mayoría albanesa. Las ciudades centrales de Macedonia Skopje, Kumanovo y Bitola tienen comunidades considerables de albanés (15 a 50 por ciento), mientras que los centros macedonios occidentales de Tetova (Tetovo), Gostivar y Dibra (Debar), junto con el área de Struga, tienen mayoría albanesa. Los albaneses en Macedonia representan alrededor del 30 por ciento de la población, aunque no hay estadísticas fiables. La minoría albanesa en Grecia se puede dividir en dos grupos: los que viven en aldeas y asentamientos cerca de la frontera albanesa y los arvanitas en gran medida asimilados que poblaron gran parte del centro y sur de Grecia a finales de la Edad Media. La lengua albanesa, conocida en albanés como arbërisht y en griego como arvanitika , se habla todavía en cierta medida en unas trescientas veinte aldeas principalmente en Beocia (especialmente alrededor de Levadhia), Eubea meridional, Ática, Corinto y Andros septentrional. El sur de Italia también tiene una minoría albanesa sustancial, conocida como Arberesh, que son los descendientes de refugiados que huyeron de Albania después de la muerte de Scanderbeg en 1468. La mayoría de los Arberesh viven en los pueblos de montaña de Cosenza en Calabria y en las cercanías de Palermo en Sicilia. Además de estos asentamientos tradicionales, hay grandes comunidades de emigrantes albaneses en Grecia, Italia, Suiza y Alemania.

Demografía. Hay unos seis millones de albaneses en Europa. El censo de 1991 de la República de Albania da una población total de 3.255.891. Además, hay aproximadamente dos millones de albaneses en Kosovo, unos quinientos mil en la República de Macedonia y unos cien mil en Montenegro. Se estima que unas cien mil personas de las comunidades italo-albanesas tradicionales en el sur de Italia todavía pueden hablar albanés. Las cifras para los asentamientos albaneses en Grecia no están disponibles porque el gobierno griego no reconoce la existencia de una minoría albanesa allí. Todas estas cifras son estimaciones y fluctúan debido a las tasas de natalidad extremadamente altas de los albaneses y al alto nivel de emigración de Albania y Kosovo. Un estimado de trescientos mil emigrantes de Albania ahora viven en Grecia, y cerca de doscientos mil residen en Italia. Además, hay alrededor de doscientos mil albaneses, la mayoría procedentes de Kosovo, que viven en Europa central (principalmente Suiza y Alemania). En los últimos diez años, los albaneses han emigrado a la mayoría de los países de Europa, así como a los Estados Unidos, Canadá y Australia.

Afiliación lingüística. La lengua albanesa, shqip , es indoeuropea , aunque no es miembro de ninguna de las ramas principales de la familia indoeuropea . A pesar de su afiliación indoeuropea y presencia en los Balcanes desde tiempos antiguos, es difícil identificar la ascendencia exacta de la lengua albanesa debido a las transformaciones radicales que han tenido lugar dentro de ella a través de los siglos. Entre estas transformaciones ha habido una reducción sustancial de la longitud de la palabra y alteraciones morfológicas extremas. Si la lengua albanesa proviene de ilirio o tracio, ambos, o ninguno de ellos es un asunto de discordia. La teoría del origen ilírico del pueblo albanés es la más ampliamente aceptada en Albania y ha sido elevada al nivel de una ideología nacional y estatal. Hay poca evidencia para probar o refutar esta teoría, ya que poco se sabe acerca de la lengua iliria. Desde la antigüedad, estratos muy importantes de latín y de eslavo y turco se han añadido al albanés, haciendo que los estratos más antiguos sean más difíciles de analizar.

El albanés es una lengua sintética que es similar en estructura a la mayoría de las otras lenguas indoeuropeas. Los sustantivos están marcados por sexo, número y caso así como para formas definidas e indefinidas. La gran mayoría de los sustantivos son masculinos o femeninos, aunque hay algunos sustantivos neutros. El sistema nominal distingue cinco casos: nominativo, genitivo, dativo, acusativo y ablativo; Los finales genitivo y dativo son siempre los mismos. Los genitives atributivos están ligados a los sustantivos que califican por un sistema de partículas conectivas. Los verbos albaneses tienen tres personas, dos números, diez tiempos, dos voces y seis estados de ánimo. Inusual entre los estados de ánimo es el admirativo, que se utiliza para expresar el asombro. Entre otras particularidades del albanés y de otros idiomas balcánicos hay un artículo postpositivo definido y la ausencia de un infinitivo verbal. Aunque el albanés no está directamente relacionado con el griego, el serbocroata, el rumano o el búlgaro, tiene mucho en común con todas esas lenguas balcánicas después de siglos de estrecho contacto.

Las variantes regionales del albanés hablado difieren de tal manera que la comunicación verbal entre hablantes sin educación de diferentes dialectos puede ser difícil. Para superar estos problemas , se acordó un lenguaje literario estándar, gjuha letrare , en un congreso de ortografía en Tirana a finales de noviembre de 1972 y ha estado en uso durante las últimas tres décadas en prácticamente todas las publicaciones y en la educación en Albania, Kosovo y Macedonia . Este albanés estándar se basa alrededor del 80 por ciento en las formas de dialecto Tosk, lo que refleja la estructura del poder político en ese momento en Albania comunista. El tema sigue siendo controvertido, con los intelectuales del norte han reabierto en los últimos años la posibilidad de revivir un estándar literario para el dialecto Gheg. La letrare gjuha parece ser un estándar ampliamente aceptado y probablemente sobrevivirá a la actual turbulencia.

La mayoría de los hablantes albaneses en Albania son monolingües, aunque en vista de la fuerte influencia cultural de la televisión italiana, el italiano es ampliamente conocido a lo largo de la costa adriática. El griego no sólo es hablado por los miembros de la minoría griega en el sur de Albania, sino también es entendido por muchos albaneses cerca de la frontera griega. La mayoría de los albaneses de Kosovo hablan y comprenden el serbo-croata.

Irónicamente, debido a que las autoridades de Belgrado destruyeron deliberadamente el sistema educativo de lengua albanesa en Kosovo a mediados de los años ochenta, un número creciente de jóvenes allí, educados en escuelas "subterráneas", ya no hablan ni comprenden el serbo-croata.

Simbolismo. El símbolo nacional y étnico de los albaneses es el águila, que fue utilizado en esa capacidad en los primeros registros. El águila aparece en una talla de piedra que data de 1190, la época del llamado primer principado albanés, conocido como Arbanon, y fue utilizado como símbolo heráldico por un número de familias gobernantes en Albania a finales de la Edad Media, incluyendo el Castriotta (Kastrioti), el Muzakaj (Myzeqe), y el Dukagjini. Un águila doble de cabeza negra también fue colocado por el héroe nacional Scanderbeg en su bandera y sello. Esta forma del águila, derivada de la bandera del imperio bizantino, se ha conservado como símbolo étnico por el Arberesh de Italia meridional. A finales del siglo XIX, el águila de dos cabezas fue tomado por el movimiento nacionalista como símbolo de resistencia al Imperio Otomano y fue utilizado en las banderas de los luchadores por la libertad que buscan la autonomía y la independencia. La bandera actual, llevando este águila negra de dos cabezas sobre un fondo rojo, fue levantada oficialmente el 28 de noviembre de 1912 para marcar la declaración de la independencia albanesa en Vlorë y ha sido utilizada desde entonces por la República de Albania y por albaneses en todas partes como El símbolo nacional.

En la literatura oral y folklórica albanesa, el águila aparece como un símbolo de la libertad y el heroísmo, y los albaneses a menudo se refieren a sí mismos como los "Hijos del Águila". La popularidad del águila entre los albaneses se deriva de la similitud entre las palabras shqipe (águila) y los términos para la lengua albanesa, una persona albanesa, y Albania.

Otro símbolo amado es el príncipe albanés y el héroe nacional Scanderbeg (1405-1468). Su verdadero nombre era George Castriotta (Gjergj Kastrioti). Enviado por su padre como rehén al sultán turco Murad II (gobernado 1421-1451), él fue convertido al Islam y, después de ser educado en Edirne, fue dado el Iskander conocido (Alexander) y el grado del bey. En 1443, después de la derrota turca en Nish por Juan Corvinus Hunyadi (1385-1456), Scanderbeg abandonó el ejército del otomano, volvió a Albania, y abrazó cristianismo. Se hizo cargo de la fortaleza central albanesa de Kruja y fue proclamado comandante en jefe de un ejército albanés independiente. En los años siguientes, Scanderbeg repelió con éxito trece invasiones otomanas y fue admirado extensamente en el mundo cristiano por su resistencia a los turcos, siendo concedido el título Athleta Christi por Papa Calixtus III (gobernado 1455-1458). Scanderbeg murió el 17 de enero de 1468 en Lezha (Alessio), y la resistencia albanesa se derrumbó una década después. En 1478, su fortaleza en Kruja fue tomada por los turcos, y Albania experimentó cuatro siglos de dominio otomano. Para los albaneses, Scanderbeg es el símbolo de la resistencia a la dominación extranjera y una fuente de inspiración en la literatura oral y escrita. Es común en los hogares de familias albanesas que viven en el extranjero encontrar no sólo una bandera albanesa, sino también un busto o retrato de Scanderbeg.


Historia y relaciones étnicas

Emergencia de la Nación. Los albaneses son un pueblo balcánico nativo, aunque su origen exacto no está claro. La ideología nacional insiste en una inequívoca relación étnica con los antiguos ilirios. Como poco se sabe acerca de los ilirios y no hay registros históricos que se refieren a la existencia del pueblo albanés durante el primer milenio C. E. , es difícil afirmar o negar la relación. Los albaneses entraron en la historia registrada postclásica en la segunda mitad del siglo XI, y sólo en esta época se puede hablar con cierto grado de certidumbre sobre el pueblo albanés como se conocen hoy en día. En su Historia escrita en 1079-1080, el historiador bizantino Michael Attaleiates fue el primero en referirse a los Albanoi como parte de una revuelta contra Constantinopla en 1043 y al Arbanitai como sujetos del duque de Dyrrachium. Del mismo modo, el historiador John Scylitzes se refiere (aproximadamente 1081) a los arbanitas como parte de las tropas reunidas en Durrës por Nicephorus Basilacius. Se puede suponer que los albaneses comenzaron a expandirse de su patria de montaña en los siglos XI y XII, inicialmente tomando posesión de la costa norte y central y por el siglo XIII extendiéndose hacia el sur hacia lo que ahora son el sur de Albania y Macedonia occidental. A mediados del siglo XIV, emigraron más al sur en Grecia, inicialmente en Epiro, Tesalia (1320), Acarnania y Aetolia. A mediados del siglo xv, que marca el final de este proceso de colonización, los albaneses se habían establecido en más de la mitad de Grecia en un número tan elevado que en muchas regiones constituían la mayoría de la población. A pesar de estos extensos asentamientos, los albaneses, en su mayoría pastores y nómadas, no parecen haber creado centros urbanos sustanciales. No había comunidades albanesas en las ciudades de la costa albanesa durante la Edad Media. Durrës estaba habitado por los venecianos, griegos, judíos y eslavos; Shkodra, por los venecianos y eslavos; Y Vlorë, por los griegos bizantinos. Se estima que una proporción considerable de los albaneses fueron asimilados por la invasión turca; En otras palabras, los albaneses habían sido en gran parte marginados en su propio país. Sólo durante el período otomano comenzaron a asentarse en las ciudades y adquirir algunas de las características de una nación en lugar de las de las tribus nómadas.

Identidad nacional. Hasta el siglo XIX, la identidad colectiva en Albania, al igual que en otros lugares de los Balcanes, se definía principalmente por la religión, reforzada a nivel estatal por el precepto otomano del mijo : Ser de la fe islámica era ser turco y ser de La fe ortodoxa era ser griego. Hubo poco espacio en ambas culturas para las crecientes aspiraciones del nacionalismo albanés durante el despertar nacional ( Rilindja ) en la segunda mitad del siglo XIX. Durante este período, los líderes nacionalistas comenzaron a comprender los efectos divisorios de la religión entre su pueblo. El político nacionalista Pashko Vasa (1825-1892) proclamó en un poema muy leído: "Albaneses, ustedes están matando a sus hermanos, / En un centenar de facciones están divididos / Algunos dicen 'Yo creo en Dios', otros 'Yo en Allah'. Algunos dicen que soy turco, otros soy latino, algunos son griegos, otros son eslavos. Pero vosotros sois hermanos, todos vosotros, mis desgraciados. Despertad, Albania, despertad de vuestro sueño, / ¡Hagamos un juramento común, hermanos! No mirar a la iglesia ni a la mezquita. ¡La albanesa es la albanesa! Por los albaneses en todas partes como el eslogan del movimiento nacionalista que llevó a la independencia en 1912.

Relaciones étnicas. La península balcánica está habitada por una multitud de grupos étnicos, y las relaciones entre ellos nunca han sido buenas. El nacionalismo exacerbado y la vieja rivalidad por el territorio y la supremacía siempre han creado tensiones étnicas. Esto es especialmente cierto en regiones con patrones de asentamientos mixtos, donde los grupos étnicos no están separados por fronteras políticas claras. Mientras que las relaciones étnicas entre albaneses y griegos a lo largo de su frontera común han mejorado sustancialmente durante la última década, no puede decirse de las relaciones entre los albaneses y sus vecinos eslavos en la ex Yugoslavia. En Kosovo, la mayoría albanesa fue reducida a la condición de pueblo colonial oprimido después de la conquista serbia de la región a principios del siglo XX. El conflicto abierto que estalló en 1997, sin embargo, no fue inicialmente entre los albaneses de Kosovo y los serbios de Kosovo, sino entre los albaneses de Kosovo y un régimen serbio hostil en Belgrado. Las relaciones entre los albaneses y los macedonios en la parte occidental de la República de Macedonia han estado tensas desde la declaración de la independencia de Macedonia y la degradación de la condición de los albaneses allí a la de una "minoría nacional".

Bandera de Albania ondeando.
Bandera de Albania ondeando.


Urbanismo, Arquitectura y Uso del Espacio

La arquitectura tradicional de Albania casi desapareció durante la dictadura estalinista de 1944- 1990. Las antiguas ciudades y bazares de Tirana y muchos otros centros urbanos fueron demolidos y reemplazados por objetos de prestigio socialista o bloques de viviendas uniformes. A finales de la década de 1960 y principios de la de 1970, virtualmente todas las iglesias y mezquitas fueron arrasadas o transformadas más allá del reconocimiento. La catedral católica de Shkodra, por ejemplo, se transformó en una sala de deportes con una cancha de voleibol, y la de Tirana en una sala de cine. Con la excepción de Berat y Gjirokastër, que fueron declarados ciudades de los museos, poco se puede encontrar el sabor tradicional de las ciudades albanesas. La mayoría de los edificios públicos más antiguos que sobrevivieron al período comunista en Tirana, como los principales ministerios del gobierno.

Y la universidad, datan del período italiano (1930s-1940s). La calle principal de Tirana desde la Plaza Scanderbeg hasta la universidad fue construida por los italianos como símbolo del fascismo italiano. La falta de regulaciones de zonificación llevó en los años noventa al caos en la construcción y el uso del espacio, destruyendo lo poco que sobrevivió al régimen comunista. Las viejas villas han sido demolidas, y la mayoría de los parques y jardines públicos desaparecieron bajo una miríada de quioscos y cafés.


Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. Después de medio siglo de dictadura stalinista, la cultura alimentaria es prácticamente inexistente. Durante décadas, había poco en el mercado más allá de los alimentos básicos, y hoy en día, la pobreza extrema ha dejado a la mayoría de los albaneses con poco más para comer que el pan, el arroz, el yogur y los frijoles. En la medida en que ha sobrevivido en absoluto, la cocina albanesa es orientada a la carne. Los platos tradicionales, que por lo general están reservados para invitados y ocasiones especiales como bodas, son más fáciles de encontrar entre los albaneses que viven en el extranjero.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales. A pesar de su pobreza, los albaneses son excepcionalmente generosos y hospitalarios. A una persona invitada a cenar se le dará suficiente para "alimentar a un ejército", a pesar de que el anfitrión puede pasar hambre al día siguiente. No es raro que una familia albanesa gaste un mes de salario para alimentar a un visitante. Las comidas para invitados o para ocasiones ceremoniales tales como bodas suelen implicar copiosas cantidades de carne, regada con raki albanés, una bebida alcohólica. Los animales fueron matados anteriormente y asados ​​en un escupitajo para las fiestas religiosas tales como la celebración musulmana del Gran Bayram y las fiestas cristianas de San Basilio el 1 de enero, San Atanasio el 18 de enero, San Jorge los días 23 de abril y 6 de mayo. 29 de septiembre, San Nicolás el 6 de diciembre y Navidad el 25 de diciembre. Estas costumbres han desaparecido en gran medida, aunque algunos platos regionales han sobrevivido. Los ortodoxos del sureste de Albania todavía comen qumështor , un plato de crema de harina, huevos y leche, antes del comienzo de la Cuaresma. Durante el festival anual de primavera ( Dita e Verës ), en el centro de Albania el 14 de marzo, las mujeres de Elbasan y las regiones circundantes hornear un dulce pastel conocido como ballakum Elbasani . Los miembros de la secta islámica Bektashi señalan el final del período de diez días de ayuno de matem con un ashura especial hecho de trigo agrietado , azúcar, frutos secos, nueces trituradas y canela.

Economía básica. Hasta 1990, Albania tenía una economía socialista centralizada dominada por la producción agrícola en las granjas estatales. La comida era escasa, ya pesar de la propaganda comunista, el país nunca alcanzó la autosuficiencia. Aunque Albania todavía tiene un gran campesinado rural, tradicionalmente más del 60 por ciento de la población total, la mayoría de las familias en el campo no pueden hacer más que alimentarse. Algunos excedentes agrícolas han alcanzado los mercados urbanos en los últimos años, pero las importaciones de alimentos siguen siendo esenciales.

Tenencia de la tierra y propiedad. Albania es un país montañoso con una tasa de natalidad extremadamente alta, y no hay suficientes tierras de cultivo. La agricultura fue reprivatizada a principios de los 90 después de la caída del régimen comunista, y muchas propiedades fueron devueltas a sus antiguos propietarios. La mayoría de las familias, sin embargo, recibieron parcelas extremadamente pequeñas apenas lo suficientemente grandes como para sobrevivir. Las disputas de la característica son comunes y han sido una causa importante de feuding de la sangre. Aunque la mayoría de los partidos políticos tienen estrategias para la privatización de la industria y de las tierras no agrícolas, todavía quedan muchos problemas.

Actividades Comerciales, Grandes Industrias y Comercio. Aparte de la producción agrícola, Albania es un importante productor de cromo. También hay depósitos significativos de cobre y níquel y algunos de petróleo. El país todavía se está recuperando de la transformación radical de una economía socialista a una economía de libre mercado y la actividad comercial no ha alcanzado su potencial. Prácticamente todas las grandes industrias se declararon en quiebra y se derrumbaron a principios de los años noventa cuando se introdujo una economía de libre mercado. Algunas minas, en particular el cromo, todavía están en producción, pero la mayoría se han estancado bajo la presión de la competencia extranjera. Entre los pocos sectores de la economía que están haciendo bien es la industria de la construcción. Los materiales de construcción domésticos están ahora ampliamente disponibles en el mercado local y cada vez más en los mercados extranjeros. La Unión Europea es el principal socio comercial, con Italia, Grecia y Alemania liderando las importaciones y exportaciones. El déficit comercial nacional ha sido compensado en cierta medida por las remesas de divisas de emigrantes albaneses que trabajan en el extranjero.


Estratificación social

Clases y castas. Bajo el régimen comunista, que exigía la igualdad absoluta y el gobierno de una sola clase obrera, había en realidad tres castas sociales. La casta gobernante estaba compuesta por las familias extendidas de miembros del politburó y familias y clanes comunistas relacionados. La mayoría de la población estaba en la clase obrera.

La casta más baja consistió en familias prósperas, la clase media precomunista y los opositores al régimen. Muchas de esas familias fueron enviadas al campo al internamiento o al exilio interno y se les negó el acceso a muchas profesiones ya la educación de sus hijos. Este sistema de castas se rompió con la caída del régimen comunista y ha sido reemplazado por un sistema donde el estatus está determinado exclusivamente por la riqueza.


Vida política

Gobierno. La república de Albania es una república parlamentaria con una constitución democrática que fue promulgada en 1998. La turbulencia política ha continuado desde la expulsión del régimen autoritario Berisha en 1997, y hay poco signo del consenso o de la cooperación entre los partidos ruling y de oposición. La tensión política sigue siendo alta.

Liderazgo y Funcionarios Políticos. El actual presidente, Rexhep Meidani, es ex profesor universitario del gobernante Partido Socialista. La coalición gubernamental, ahora bajo el liderazgo del primer ministro Ilir Meta, está dominada por el Partido Socialista. El ex presidente Sali Berisha del Partido Demócrata continúa liderando a la oposición.

Problemas Sociales y Control. El orden público se rompió en 1997 como consecuencia de la falta de planificación política y económica. Durante la primavera de 1997, los depósitos de armas fueron saqueados en todo el país; Como resultado, el crimen se convirtió en un problema importante. Desde la ruptura de 1997, ha habido un grado considerable de tomar la ley en sus propias manos. Sin embargo, este no es un fenómeno nuevo, sino parte de la tradición albanesa. Durante siglos, no fue el gobierno central, sino el derecho consuetudinario o tradicional albanés el que gobernó el comportamiento social y casi todas las facetas de la vida en el norte de Albania. Este derecho consuetudinario es ampliamente respetado hoy en día. En su forma definitiva, el Kanun de Lekë Dukagjini tenía capítulos que cubrían la iglesia; la familia; matrimonio; Casa, ganado y propiedad; trabajo; Transferencia de bienes; La palabra hablada; honor; daños y perjuicios; Delitos; Derecho judicial; Y exenciones y excepciones. Fue estrictamente observado por las tribus de las tierras altas del norte y tenía prioridad sobre todas las demás leyes, eclesiásticas o seculares. Con la ayuda de este antiguo código, las tribus de las tierras altas pudieron preservar su identidad, autonomía y modo de vida bajo el Imperio Otomano durante cinco siglos. Algunos aspectos del Kanun pueden parecer duros para un observador moderno. La venganza, por ejemplo, fue aceptada como el instrumento principal para exigir y mantener la justicia. Esto condujo a feuding de sangre que diezmó a las tribus del norte en los primeros años del siglo XX y que es de nuevo un problema importante de la vida social en el norte de Albania.


Roles y estados de género

El estatus relativo de mujeres y hombres. Albania es una sociedad patriarcal basada en el predominio masculino. A las mujeres se les asignan roles subordinados. El Partido Comunista del Trabajo hizo mucho para emancipar a las mujeres durante una campaña revolucionaria a finales de los años sesenta y principios de los setenta, pero muchos de los logros de esa revolución social se han invertido desde la introducción de la democracia y una economía de libre mercado. Las viejas tradiciones han revivido, ya pesar de la igualdad legal y la aceptación en la fuerza laboral, las mujeres tienen mucho menos representación en la vida pública que en el antiguo régimen.


Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. Los matrimonios en Albania están social y legalmente restringidos a las parejas heterosexuales. A menudo se organizan a una edad temprana en el campo, tradicionalmente por los padres del novio con la ayuda de un casamentero en lugar de la pareja. Quedarse soltero es visto como una gran desgracia. En algunas regiones montañosas, la novia fue robada de su familia, es decir, fue llevada por un esposo armado o por sus parientes y compañeros. Este hurto generalmente simbólico aunque ocasionalmente verdadero de una novia era también una costumbre común entre los italo-albaneses de Calabria. En otras regiones, era costumbre comprar una esposa. En zonas como Mirditë y las montañas del norte, el padre, el hermano u otro pariente de la novia todavía presenta al novio con una bala envuelta en paja. El nuevo esposo es así libre de matar a su esposa con la aprobación de su familia si ella demuestra ser desobediente.

Las bodas albanesas son festividades impresionantes. Son prácticamente las únicas celebraciones populares observadas hoy y por lo tanto se toman muy en serio. Pueblos enteros y, en las ciudades, cientos de personas pueden ser invitados a tomar parte en un banquete de bodas. Las celebraciones pueden durar varios días. Tradicionalmente, las bodas tienen lugar durante la luna llena para garantizar la descendencia. La monogamia era siempre la regla en Albania, pero los matrimonios polígamos existieron hasta el principio del vigésimo siglo en algunas áreas, particularmente si la primera esposa no podía llevar a un hijo. Las concubinas vivas no eran infrecuentes en las montañas hasta la Segunda Guerra Mundial. Las mujeres albanesas eran generalmente fieles a sus maridos. Puesto que una esposa era considerada propiedad de su marido, el adulterio equivalía a robo. Así, los casos de adulterio fueron castigados severamente bajo la ley tradicional. El sexo premarital y extramarital era más frecuente en las tierras altas del norte, la parte del país con el código moral más rígido. El divorcio es ahora un fenómeno común.

Ciudad de Berat, conocido también como la ciudad de las mil ventanas, Albania.
Ciudad de Berat, conocido también como la ciudad de las mil ventanas, Albania.


Socialización

Crianza y Educación Infantil. Los albaneses siempre han vivido en un mundo de extrema privación y privación. El subdesarrollo y la alta incidencia de la mortalidad infantil se han agravado por guerras y peleas sanguíneas que a veces diezmaron a la población masculina. La reproducción, como clave para la supervivencia, adquirió, por lo tanto, un significado más elemental entre los albaneses que entre los pueblos vecinos. Incluso hoy en día, las tasas de natalidad albanesa son significativamente más altas que las de cualquier otra parte de Europa. Al igual que en otras culturas del tercer mundo, se cree que cuanto más niños, especialmente niños varones, uno plantea, más seguridad tendrá en su vejez. Un matrimonio sin hijos es considerado una gran desgracia, y una mujer que vive sin marido e hijos es inconcebible.

Dada la naturaleza extremadamente patriarcal de la sociedad albanesa, se atribuye mayor importancia al nacimiento de los hijos que al de las hijas. Aún hoy, las mujeres embarazadas son recibidas con la expresión të lindtënjëdjalë ("Que nazca un hijo"). En Mirditë y las montañas del norte, el nacimiento de un hijo fue marcado por el regocijo en toda la tribu y el disparo de rifles. A menudo era costumbre en el norte de Albania que una mujer se casara oficialmente sólo después de haber dado a luz a su primer hijo. En Berat, el rayo principal de una casa estaba pintado de negro al nacer de una niña como muestra de la decepción de la familia.

Por lo general, los niños varones eran mejor tratados, por ejemplo, al estar mejor protegidos contra el "mal de ojo". Como señala Mark Krasniqi (nacido en 1920), los chicos reciben nombres como Ujk ("Lobo"), Luan ("León") y Hekuran ("El Hierro"), mientras que las niñas se llaman Mjafte o Mjaftime (" Suficiente "), Shkurte ("El Corto"), Mbarime ("El Último") y Sose ("La Final").


Religión

Creencias religiosas. Albania se encuentra en la frontera que divide tres religiones: el catolicismo romano, la ortodoxia griega y el islam. Según las últimas estadísticas confiables sobre la religión (1942), entre una población de 1.128.143, había 779.417 (69 por ciento) musulmanes, incluyendo el Bektashi; 232.320 (21%) ortodoxos; Y 116.259 (10 por ciento) católicos. Se puede estimar hoy que aproximadamente el 70 por ciento de los albaneses en la república son musulmanes, incluyendo Bektashi, antecedentes; Alrededor del 20 por ciento, sobre todo en el sur, son ortodoxos; Y alrededor del 10 por ciento, sobre todo en el norte, son católicos. En 1967, todas las comunidades religiosas fueron disueltas cuando un decreto del gobierno comunista prohibió la práctica pública de la religión. La ley fue rescindida sólo en diciembre de 1990 durante el colapso del régimen. A pesar del retorno de la libertad religiosa, parece haber más interés en el resurgimiento del cristianismo y el Islam entre los misioneros y grupos extranjeros que entre los albaneses. Los albaneses nunca han tenido una religión nacional con la cual identificarse como pueblo. Durante el último siglo y medio, la identidad nacional (étnica) ha predominado sobre la identidad religiosa, y es poco probable que cambie en los próximos años en una nación pequeña y en lucha rodeada de vecinos hostiles. La religión organizada todavía desempeña un papel marginal en la vida pública. El fervor religioso es extremadamente raro, y el extremismo religioso es virtualmente desconocido.

Mezquita Mirahorit en Korca, Albania.
Mezquita Mirahorit en Korca, Albania.


Las Artes y Humanidades

Literatura. Los fundamentos de una literatura nacional se establecieron en la segunda mitad del siglo XIX con el surgimiento de un movimiento nacionalista que se esfuerza por la independencia de Albania de un decadente Imperio Otomano. La literatura de este llamado período Rilindja de despertar nacional se caracterizó por el nacionalismo romántico y proporciona una clave para una comprensión de la mentalidad albanesa de hoy.

A principios del siglo XX, las instalaciones de educación católica establecidas por los franciscanos y jesuitas en Shkodra bajo los auspicios de la Kultusprotektorat austro-húngara allanaron el camino para la creación de una élite intelectual que produjo los rudimentos de una literatura más sofisticada que Se expresó principalmente en la poesía. La culminación de la literatura albanesa antes de la Segunda Guerra Mundial aparece en las obras del sacerdote franciscano Gjergj Fishta (1871-1940), una vez alabado como el poeta nacional. De 1945 a 1990, por razones principalmente políticas, Fishta fue excluido del mundo literario albanés y la mención de su nombre fue prohibida.

Prácticamente toda la literatura albanesa de antes de la guerra fue barrida por la revolución política que tuvo lugar durante y después de la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de los escritores e intelectuales de antes de la guerra que no habían abandonado el país en 1944 lamentaron su decisión de quedarse. La persecución de los intelectuales y la ruptura con prácticamente todas las tradiciones culturales crearon un vacío literario y cultural que duró hasta la década de 1960 y cuyos resultados todavía se pueden sentir.

Con la integración de Albania en el bloque soviético durante los años cincuenta, se introdujeron modelos literarios soviéticos y se imitó servilmente. Se animó a los escritores a concentrar sus energías creativas en temas específicos, como la lucha partidista de la "guerra de liberación nacional" y la construcción del socialismo. A pesar de las limitaciones del realismo socialista y de la dictadura estalinista, la literatura albanesa ha avanzado mucho en los años setenta y ochenta. Uno de los mejores ejemplos de creatividad y originalidad en las letras albanesas de entonces y ahora es Ismail Kadare (1936), el único escritor albanés con una amplia reputación internacional. Los talentos de Kadare tanto como poeta como como escritor en prosa no han perdido nada de su fuerza innovadora durante las últimas tres décadas. Su influencia sigue siendo sentida entre los jóvenes escritores postcomunistas de los años noventa, la primera generación capaz de expresarse libremente.


Bibliografía

Carver, Robert. Las Montañas Malditas: Los viajes en Albania , 1998.

Durham, Edith. High Albania , 1909 (reimpresión 1970, 1985).

Elsie, Robert. Antología de la poesía albanesa moderna: un águila fugaz se eleva , 1993.

-. Folktales y leyendas albaneses , 1994.

-. Historia de la literatura albanesa , 1995.

-. Estudios de literatura y cultura albanesa moderna , 1996.

-. Kosovo: En el corazón del barril de polvos , 1997.

Gjeçovi, Shtjefën. El Código de Lekë Dukagjini , traducido por Leonard Fox, 1989.

Jacques, Edwin E. Los albaneses: una historia étnica desde los tiempos prehistóricos hasta el presente , 1995.

Kadare, Ismail. El General del Ejército Muerto , 1986.

-. Crónica en Stone , 1987.

-. Doruntine , 1988.

-. Broken Abril de 1990.

-. El Palacio de los Sueños , 1993.

-. Primavera albanesa: La Anatomía de la Tiranía , 1994.

-. El Concierto , 1994.

-. La Pirámide , 1996.

-. El archivo sobre H , 1997.

-. El puente de tres arcos , 1997.

Malcolm, Noel. Kosovo: una breve historia , 1998.

Newmark, Leonard. Diccionario Albanés-Inglés , 1998.

Pettifer, James. Blue Guide Albania , 2ª ed., 1996.

Pipa, Arshi. La Política del Lenguaje en Albania Socialista , 1989.

-. Estalinismo Albanés: Aspectos Ideo-Políticos , 1990.

-. Literatura albanesa contemporánea , 1991.

- y Sami Repishti, eds. Estudios sobre Kosova , 1984.

Prifti, Peter. Albania Socialista desde 1944 , 1978.

Skendi, Stavro. Albania , 1956.

Vickers, Miranda. Albania: Una Historia Moderna , 1994.

-. Entre serbios y albaneses: una historia de Kosovo , 1998.

- y James Pettifer. Albania: De la anarquía a la identidad de los Balcanes , 1996.

Zymberi, Isa. Coloquial Albanian , 1991.