Antigua y Barbuda

Bandera de Antigua y Barbuda.

Orientación

Identificación. La cultura de Antigua y Barbuda (la pronunciación criolla local, Antiga y Barbueda) es un ejemplo clásico de una cultura criolla. Surgió de la mezcla de las tradiciones culturales amerindias (Carib y Arawak), occidental africano, y europeo (sobre todo británico). Trazas específicas de estas culturas de padres, así como influencias de otras islas del Caribe (por ejemplo, el reggae de Jamaica) siguen siendo muy evidentes en esta cultura emergente. Antes de que Cristóbal Colón llegara en 1493, Antigua y Barbuda tenían los nombres caribes de Wadadli y Waomoni, respectivamente.

Ubicación y Geografía. Antigua y Barbuda son dos islas en la cadena del Caribe Oriental. Antigua, o Wadadli, tiene un área de 108 millas cuadradas, (280 kilómetros cuadrados), mientras que Barbuda, o Waomoni, es de 62 millas cuadradas (160 kilómetros cuadrados). Este estado incluye la diminuta (por los estándares del Caribe) isla de Redonda, que ha permanecido deshabitada. Antigua es una isla de origen volcánico y formación de roca sedimentaria (caliza). Su costa es irregular de más de 90 millas (145 kilómetros) de largo, la producción de cientos de hermosas playas de arena blanca, bahías y calas. Barbuda es de formación caliza y muy plano. El punto más alto de la isla se eleva a sólo 128 pies (39 metros). La capital de este estado es San Juan, que se encuentra en el extremo noroeste de Antigua.

Demografía. El censo de población de 1991 estimó la población de Antigua y Barbuda a 64.252. Aproximadamente el 93 por ciento de este total son afro-antíguos y barbudanos, el 0,2 por ciento son portugueses, el 0,6 por ciento son de Oriente Medio, el 1,7 por ciento son blancos de Europa y Norteamérica y el 3,4 por ciento son mixtos. La estimación de 1997 del Departamento de Estadística sitúa a la población en 69.890 y proyecta una cifra de 72.310 para el año 2000. Estos aumentos son el resultado de importantes entradas de migrantes de Guyana, Dominica y la República Dominicana. Los migrantes de estos últimos han dado origen a una pequeña comunidad de habla hispana en Antigua.

Afiliación lingüística. Dada la naturaleza criolla de su cultura, no es de extrañar que el idioma hablado por la gran mayoría de los antiguos y los barbudanos es un criollo, a menudo conocido como criollo de Antigua. Esto hace que la cultura sea bilingüe. El otro idioma es el inglés estándar, que es el idioma oficial y el idioma de instrucción. Esta situación lingüística deriva de la historia colonial de la nación, que fue uno de los 350 años de gobierno británico casi continuo. En consecuencia, el criollo de Antigua es esencialmente un producto híbrido de las lenguas del África Occidental y el inglés. Aunque los lingüistas han identificado palabras africanas como nyam (comer) en el criollo de Antigua, el vocabulario de este lenguaje consiste en gran parte de palabras inglesas y formaciones criollas distintas ( gee = dar) o usos distintos de palabras inglesas. A medida que uno sube la jerarquía de clases, hay un cambio gradual de criollo a inglés como el primer idioma.

Simbolismo. Los símbolos culturales que encarnan la identidad nacional de Antigua y Barbuda surgieron de las luchas anticoloniales por la independencia política, iniciadas en la década de 1930. En consecuencia, estos símbolos tienden a ser imágenes que celebran la liberación de una serie de condiciones y períodos opresivos en la historia de la nación: el fin de la esclavitud en 1834, el surgimiento del movimiento obrero en la década de 1930, el resurgimiento de los elementos africanos en la nación La cultura durante la década de 1960 y la continua mejora continua de la cultura criolla de la nación frente a la cultura occidental y particularmente británica y americana. Un buen ejemplo de estos símbolos son el himno nacional, la bandera y las capas de brazo, que muestran el sol, una piña, y las flores y los mares del estado. También se pueden ver en forma más fugaz en festivales como el carnaval.


Historia y relaciones étnicas

Surgimiento de la Nación. El surgimiento de Antigua y Barbuda como nación independiente fue el resultado de la confluencia de una serie de corrientes internacionales con las luchas locales por la descolonización. El punto de inflexión en esta historia de la lucha anticolonial fue la serie de insurrecciones campesinas / obreras que ocurrieron en el Caribe entre 1935 y 1939, siendo este último el año en el que se rebelaron obreros y campesinos de Antigua y Barbuda. De esta revuelta surgió la formación del Sindicato de Trabajadores de Antigua (ATLU) en 1939. La necesidad de tal organización fue reconocida por varios individuos -un grupo que incluyó a Harold Wilson, Norris Allen, Reginald Stevens y VC Bird. Allen tomó la delantera llamando a la reunión en la que se formó el sindicato. Stevens fue su primer presidente y Berkeley Richards su primer secretario general.

A medida que el sindicato se involucró más profundamente en las luchas de los trabajadores contra los propietarios de plantaciones de azúcar, se volvió cada vez más político. Rápidamente desarrolló un "brazo político", que más tarde se convirtió en el Partido Laborista de Antigua (ALP). Esta radicalización aumentó bajo el liderazgo de Bird, el segundo presidente de ATLU. Bird empujó vigorosamente una mezcla embriagadora de laborismo y capitalismo de estado que llegó a ser conocido localmente como el socialismo de la leche y el agua.

Además, a través de su brazo político, la ATLU comenzó a impugnar con éxito el número reducido de escaños en la legislatura que eran electivos. La adquisición resultante de una medida del poder estatal cambió el equilibrio de fuerzas en las luchas de los trabajadores con los propietarios de las plantaciones. Entre 1940 y 1951, el sufragio universal de los adultos y el autogobierno se convirtieron en demandas de alta prioridad de la unión. A partir de este momento, el movimiento obrero no podía distinguirse del movimiento nacionalista. Esta politización condujo a nuevas rondas de huelgas y enfrentamientos políticos con los hacendados y las élites del estado colonial. Estas luchas, reforzadas por los de otros territorios del Caribe, por las luchas en los países africanos y por la oposición de Estados Unidos y Rusia a las políticas coloniales europeas, finalmente obligaron a los británicos a desmantelar su imperio. El desmantelamiento se ejecutó a través de un proceso de descolonización constitucional que gradualmente transfirió la soberanía a un conjunto de líderes electos como los de la ALP. Entre 1950 y 1981, cuando Antigua y Barbuda logró la independencia de Gran Bretaña, hubo por lo menos cinco importantes conjuntos de cambios constitucionales descolonizantes que allanaron el camino a la independencia nacional. Como líder de la ALP, Bird fue el primer primer ministro de la nación.

Relaciones étnicas. Detrás de finales del siglo XX revive y respecifying del lugar de Afro-Antiguans y Barbudans en la vida cultural de la sociedad, es una historia de la raza / las relaciones étnicas que los excluyeron sistemáticamente. Dentro del marco colonial establecido por los británicos poco después de su asentamiento inicial de Antigua en 1623, surgieron cinco raza / grupos étnicos distintos y cuidadosamente clasificados. En la cima de esta jerarquía estaban los británicos, que justificaban su hegemonía con argumentos de supremacía blanca y misiones civilizadoras. Entre ellos, había divisiones entre los ingleses británicos y los británicos no creados, con este último saliendo en la cima. En resumen, se trataba de una jerarquía racial / étnica que daba el máximo reconocimiento a las personas anglicizadas ya las prácticas culturales.

Inmediatamente por debajo de los británicos estaban los mulatos, un grupo de raza mixta que resultó de los sindicatos entre negros africanos y europeos blancos. Los mulatos eran más claros a la sombra que las masas de africanos negros, y sobre esa base se distinguió de los últimos. Desarrollaron ideologías complejas de sombra para legitimar sus reivindicaciones de status superior. Estas ideologías de sombra eran paralelas en muchos sentidos a las ideologías británicas de la supremacía blanca.

A continuación, en esta jerarquía, los portugueses, de los cuales 2500 emigraron como trabajadores de Madeira entre 1847 y 1852 debido a una grave hambruna. Muchos establecieron pequeños negocios y se unieron a las filas de la clase media mulata. Los británicos nunca consideraron a los portugueses como blancos, por lo que no se les permitió entrar en sus filas. Entre los antiguos portugueses y los barbudanos, las diferencias de estatus se mueven a lo largo de un continuo de diversos grados de asimilación en las prácticas anglicanizadas del grupo dominante.

Por debajo de los portugueses estaban los de Oriente Medio, que comenzaron a emigrar a Antigua y Barbuda hacia finales del siglo XX. Comenzando como comerciantes ambulantes, pronto se dirigieron a los estratos medios de la sociedad. Aunque los de Oriente Medio vinieron de una variedad de áreas en el Oriente Medio, como grupo se refieren generalmente como sirios.

Quinto y finalmente fueron los afro-antiguanos y los barbudanos que se ubicaron en el fondo de esta jerarquía. Forzados a "emigrar" como esclavos, los africanos comenzaron a llegar en Antigua y Barbuda en gran número durante la década de 1670. Muy rápidamente llegaron a constituir la mayoría de la población. Al entrar en esta jerarquía, los africanos estaban profundamente racializados. Dejaron de ser Yoruba, Igbo o Akan y se convirtieron en Negros o Negros. Esta racialización biologizó las identidades africanas, deshumanizándolas y deculturándolas en el proceso. Como negros, fue el cuerpo y particularmente su color de piel el que emergió como los nuevos significantes de la identidad. Como resultado, los afro-antiguanos y los barbudanos fueron reinscritos en un discurso deshumanizado y racializado que estableció su inferioridad y, por lo tanto, la legitimidad de su esclavización anterior y posterior explotación como trabajadores asalariados.

En la última década, se han agregado a este mosaico étnico inmigrantes hispanohablantes de la República Dominicana y afro-caribeños procedentes de Guyana y Dominica. Han entrado en la parte inferior de la jerarquía y todavía es demasiado pronto para predecir cuáles serán sus patrones de asimilación y movilidad social.


Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. Antigua y Barbuda ha importado durante mucho tiempo la mayor parte de su comida, por lo que no es de extrañar que la comida que comen los antiguos y los barbudanos consiste en platos criollos o especialidades que reflejan la cocina de las culturas de padres. En los últimos años, ha habido una fuerte invasión de las cadenas de comida rápida estadounidenses, como Kentucky Fried Chicken. Entre las especialidades criollas más establecidas de Antigua y Barbuda están el arroz con leche, el pescado salado y los antrobis (berenjena, el desayuno nacional), la sopa de pies de toro, el souse, el maw, el agua de cabra, el agua de concha y el Dukuna. El bacalao salado utilizado para hacer el desayuno nacional no es un pescado local. Es una importación de los Estados Unidos y Canadá que ha sido importada desde antes de la revuelta de las colonias americanas.

Industrias principales. El azúcar dominó la economía de Antigua y Barbuda durante gran parte de su historia. El período de dominación del azúcar comenzó en la década de 1660 después del fracaso de los intentos de ganar dinero con el tabaco. Entre 1700 y 1775, Antigua y Barbuda emergió como una colonia clásica del azúcar. Debido a su especialización exclusiva en el azúcar, la economía no era muy diversa. Consecuentemente, importó mucho, incluyendo mucha de su alimento de las colonias americanas y de Gran Bretaña.

Después de 1775, la economía entró en un largo período de declive que terminó casi dos siglos después en 1971. La revuelta de las colonias americanas (1776), la suspensión de la trata de esclavos británica (1804), el voto británico para acabar con la esclavitud (1834) , Y la conversión británica al libre comercio (1842) se combinaron para destruir los cimientos de la economía azucarera. La revolución americana quitó los suministros de alimentos baratos de Antigua y Barbuda, los cambios en las políticas de esclavitud británicas cortaron sus suministros de mano de obra, mientras que los cambios en la política comercial le quitaron su mercado garantizado. El resultado fue una disminución de la cual el azúcar nunca se recuperó realmente, junto con la necesidad de un nuevo sector líder.

Los esfuerzos concertados en la industrialización en los años 40 y 50 fallaron. Atraído a las playas de Antigua y Barbuda, arenas blancas y clima soleado, los ricos americanos lo encontraron un gran lugar para vacaciones. De esta demanda, el turismo emergió como el nuevo sector líder y en rápido crecimiento de la economía. En 1958 las llegadas de turistas totalizaron 12.853; En 1970, en vísperas de la desaparición del azúcar, habían aumentado a 67.637. En 1998 las llegadas de turistas llegaron a 204.000. El impacto del turismo en el crecimiento de la economía nacional ha sido significativo. En 1973, el producto interno bruto (PIB) de la economía era de 73,3 millones de dólares. En 1998 el PIB había alcanzado los US $ 423 millones. En 1973, el sector hotelero y de restauración representó el 7,9 por ciento del PIB de la nación. En 1979, la cifra se había duplicado hasta el 14 por ciento, donde permaneció en el siglo XXI.

A pesar del crecimiento del turismo y su impacto expansivo en los sectores de la construcción y el transporte, la economía sigue sin diversificarse. Al igual que en el período del azúcar, hay una sobreespecialización que mantiene las importaciones altas, incluyendo la comida. A finales de los años ochenta, el impacto ambiental del turismo se había convertido en un problema político importante, con grupos de ecologistas bloqueando la construcción de nuevos hoteles.

El sector emergente más reciente es la banca offshore. Debido a los aspectos secretos y confidenciales de esta industria, está surgiendo bajo nubes de controversia. Sin embargo, el gobierno está comprometido con su desarrollo.

La moneda de Antigua y Barbuda es el dólar del Caribe Oriental, que ha tenido un tipo de cambio bastante constante de aproximadamente 2,70 con el dólar estadounidense.


Estratificación social

Clases y castas. Como muchas otras sociedades caribeñas, Antigua y Barbuda es un caso clásico de la superposición de la raza en clase y viceversa. En consecuencia, la estructura de clases refleja mucho la jerarquía racial / étnica descrita anteriormente. Hasta el surgimiento del movimiento nacionalista, la clase dominante era claramente los plantadores de azúcar británicos. Monopolizaron el trabajo de las masas de los afro-antiguanos y de los barbudianos, que también constituían la clase obrera subordinada. Entre estos dos extremos estaba una clase media que consistía en los mismos tres grupos que ocupaban las capas medias de la jerarquía racial / étnica -los mulatos, los portugueses y los sirios. Los mulatos dominaban las profesiones (derecho, medicina y arquitectura) y los puestos de cuello blanco en bancos, empresas y servicio Civil. Algunos se dedican a pequeñas empresas, pero esto fue principalmente una clase de cuello blanco / profesional. Los portugueses se ubicaron en las áreas de servicio del sector minorista, importando y revendiendo una amplia variedad de bienes. Por lo tanto, sus tiendas varían de tiendas de licores, a través de comestibles y gasolineras, a las papelerías. Los sirios también estaban en el sector minorista importando principalmente productos secos como telas, ropa y otros artículos para el hogar. Así, a diferencia de los plantadores británicos, estos dos últimos grupos incluían a los pequeños y medianos capitalistas, que empleaban un pequeño número de trabajadores afro-antiguos y barbudianos.

En el período postcolonial, ha habido cambios significativos en esta estructura de clase, a pesar de que se han mantenido sus categorías básicas y ordenamientos. En la parte superior, los propietarios de hoteles y los banqueros extranjeros han reemplazado a los plantadores. Se trata principalmente de estadounidenses de raza blanca, con inversionistas británicos recuperando algo de terreno. En la parte inferior hay una clase obrera que todavía es predominantemente afro-antígua y barbudana. Debido a los recientes cambios en las políticas de inmigración, sin embargo, un número significativo de trabajadores afro-guyanenses y afro-dominicanos se han añadido a las filas de esta clase. Por lo tanto, el fondo de la jerarquía de clases sigue siendo primariamente negro, aunque el trabajo ha cambiado de plantaciones a hoteles.

También se han producido cambios importantes en los niveles medios de la jerarquía de clases. Esta capa ha dejado de ser una clase predominantemente mulata y se ha convertido en una que es predominantemente negra. Este cambio fue una consecuencia directa de los cambios en los patrones de movilidad social negros producidos por el control negro del estado descolonizado. Sin embargo, la clase media aún conserva sus componentes mulatos, portugueses y sirios.


Vida política

Gobierno. Las instituciones políticas de Antigua y Barbuda han pasado por tres etapas básicas: un período de democracia plantocrática colonial (1623-1868), una fase de autoritarismo colonial (1868-1939) y un período de democracia liberal (1940- presente). Desde la promulgación del sufragio universal en 1951, se han disputado elecciones cada cinco años sin grandes interrupciones. Pero debido a las presiones informales ya las formas de acumular poder, el sistema político ha oscilado entre períodos de predominio de un solo partido y de dos partidos, con el segundo ocurriendo desde 1943 hasta 1967, y el primero en dos períodos: 1968-1980 y 1992 a el presente.


Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. Las familias en Antigua y Barbuda son formaciones criollas. Entre la clase alta blanca, la creolización es mínima. Los patrones de matrimonio, organización familiar y roles de género son similares a los de Occidente con adaptaciones locales menores. Lo mismo sucede con las clases medias, salvo la mayor presencia de adaptaciones locales. Entre la clase obrera negra, la vida familiar es mucho más una mezcla de los sistemas africanos y europeos. Aunque se han perdido las instituciones de los matrimonios (pagos matrimoniales) y los grupos de linaje, se ha mantenido la visión africana del matrimonio como un proceso que se ha producido durante muchos años. Sin la sanción de la novia, la familia de una pareja joven comienza en lo que se ha llamado relaciones de visita, que a menudo se convierten en coresidencial, y puede finalmente emitir en una ceremonia formal de matrimonio que es cristiana. Como muchas familias africanas, estas familias criollas son matrifocales, centradas en el linaje de la madre, con fuertes tradiciones de mujeres que trabajan fuera del hogar. Como resultado, hay tasas muy altas de participación de la mano de obra en las mujeres de Antigua y Barbuda.


Religión

Creencias religiosas. La vida religiosa de los antiguos y los barbudianos es predominantemente cristiana. En 1991, el 32 por ciento de la población era anglicana, el 12 por ciento era moravo, el 10 por ciento era católico y el 9 por ciento metodista. Esta orientación cristiana, sin embargo, es una creolizada que cambia a medida que avanzamos en la jerarquía de clases. Durante la mayor parte de su historia, las iglesias de Antigua y Barbuda eran instituciones coloniales: ramas de ultramar de iglesias basadas en Inglaterra, cuyos pastores tenían el control. Así, a diferencia de la iglesia afroamericana, la iglesia Afro-Antiguana y Barbuda no tiene una larga historia de desarrollo autónomo. La autonomía vino con la independencia del Estado.

A pesar de esta anglicización, las prácticas religiosas no han escapado a la creolización. Entre los afro-antiguanos y los barbudanos, las huellas de la herencia religiosa africana han sobrevivido en la práctica de Obeah y en inclinaciones hacia modos de adoración más extáticos. El período postcolonial ha sido testigo de una creolización significativa de la música de la iglesia, que ha sido influenciado por el calypso, el reggae y la música gospel afroamericana.


Las Artes y las Humanidades

Las formas de arte más desarrolladas de Antigua y Barbuda son mas (teatro de calle), teatro, calipso, banda de acero, arquitectura, poesía y ficción. Menos desarrolladas son las artes de la pintura, la escultura y la talla. En el caso de las formas de arte más desarrolladas, los procesos de hibridación cultural han producido con éxito distintas formaciones criollas que están expresamente ligadas a la subjetividad y rituales de los antiguos y los barbudianos.

Literatura. En el área de ficción y poesía, los escritores incluyen Jamaica Kincaid, Príncipe de Ralf, Elaine Olaoye, y Dorbrene Omard.

Artes escénicas. Los buenos ejemplos de distintas formaciones criollas son el calipso y la banda de acero. Con un ritmo rítmico distinto, los calypsos son canciones de comentarios sociales que van desde el cómic al trágico. Una de las principales consecuencias de la descolonización en esta forma de arte ha sido su expansión para incluir temas y situaciones religiosas. Entre los reyes del calipso de Antigua y Barbuda están Short Shirt, Swallow, Obstinate, Onyan y Smarty Jr.

Uno de los pocos instrumentos musicales inventados en el siglo XX, las bandas de acero consisten en un número de "cacerolas": cacerolas de base, tinas de tenor, etc. Se hacen golpeando las notas básicas de la superficie de los tambores de acero utilizados para transportar petróleo . Las bandas varían en tamaño de aproximadamente diez a cien cacerolas. Desarrollada primero en Trinidad en la década de 1930, la tradición se extendió rápidamente a Antigua y Barbuda. Bandas de acero conocidas de Antigua y Barbuda incluyen Fuerza Bruta, Hells Gate, Harmonites, Supa Stars y Halcyon.


El estado de las ciencias físicas y sociales

Las ciencias no están bien desarrolladas en Antigua y Barbuda. Las ciencias naturales como la física y la química son particularmente débiles. Esto es también cierto para la región más grande del Caribe. La práctica de la ciencia en la región se encuentra principalmente en la Universidad de las Indias Occidentales, cuyos principales campus se encuentran en Jamaica, Trinidad y Barbados. El departamento extramural de la universidad, sin embargo, tiene una sucursal en Antigua, donde se puede realizar el primer año de licenciatura en algunas de las ciencias sociales, y el resto se completa en uno de los principales campus. Las revistas científicas más destacadas se encuentran en las ciencias sociales, que son dirigidas por la economía y la ciencia política. Entre las contribuciones excepcionales de Antigua y Barbuda al grupo de científicos regionales están Ashly Bryant, Percival Perry, Samuel Daniel, Ermina Oshoba, Vincent Richards y Enoch James.


Bibliografía

Davis, Gregson. Antigua Black, 1973.

Gaspar, David Barry. Bondmen y Rebeldes, 1985.

Henry, Paget. El capitalismo periférico y el subdesarrollo en Antigua, 1985.

Kincaid, Jamaica. Annie John, 1985.

-. Un lugar pequeño, 1988.

Langhan, señora Antigua y Antiguans, 1844.

Olaoye, Elaine. Pasión del alma, 1998.

Oliver, V. La historia de la isla de Antigua, 1894.

Príncipe, Ralf. Joyas del Sol, 1979.

Richards, Novelle. La Lucha y la Conquista, 1967.

-. La hora crepuscular, 1971.

Smith, Keithlyn. No Essay Pushover, 1994.

Lengua, Gwen. Cocinar la comida de Antigua, 1973.