Letonia

Bandera de Letonia

Orientación

Identificación. Las tribus bálticas llegaron a lo que ahora es Letonia desde los pantanos de Pripet alrededor del año 1000 a. De C. Estos incluían a los lettgalianos, y el término Latvju deriva de los pueblos y la provincia de Latgale. El grupo minoritario más importante fueron los alemanes bálticos, que se establecieron allí en el siglo XIII. Los judíos llegaron en el siglo XVII. Una importante comunidad rusa se trasladó a las ciudades, particularmente a Riga. La polarización de la identificación cultural en términos de letón y ruso es principalmente una división rural-urbana.

Ubicación y Geografía. Letonia se encuentra en las costas orientales del mar Báltico, con una superficie de unos 25,100 millas cuadradas (65.000 kilómetros cuadrados). La capital, Riga, se encuentra en la desembocadura del río Daugava. Las tierras letonas forman una extensión de las grandes llanuras de Rusia. La importancia de Letonia como mediador entre el este y el oeste fue reconocida en 1710, cuando la captura de Riga dio al zar Pedro el Grande "una ventana al oeste".

Demografía. La urbanización, la guerra y la ocupación soviética han sido las principales fuentes de cambio demográfico. Hasta la ocupación soviética, Letonia era una sociedad predominantemente rural. La Segunda Guerra Mundial y la ocupación soviética provocaron cambios masivos. La ocupación alemana resultó en el exterminio de la población judía, así como de miles de letones. La ocupación soviética condujo a la pérdida de 250.000 letones a través del exilio y la muerte. En la actualidad, los letones étnicos representan el 56 por ciento de la población. 

Afiliación lingüística. El letón pertenece al grupo báltico de lenguas. Livonian, una lengua finno-ugrica ahora está casi extinta pero está experimentando un renacimiento. En el siglo XII se hablaba un lenguaje común. El ruso ha tenido una fuerte influencia en el vocabulario religioso, mientras que el alemán ha influido en el vocabulario doméstico.

El letón escrito tenía poca relación con el lenguaje hablado hasta 1638. La ortografía siguió las tradiciones ortográficas alemanas hasta la fundación de un estado independiente. También es notable la influencia lingüística rusa.

En el siglo XIX, los letones más educados hablaban alemán. En la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, los segmentos educados de la población llegaron a ser fluidos en ruso. Durante el período soviético el ruso era una asignatura obligatoria en la escuela. En el período posterior a la independencia, los padres pueden educar a sus hijos en letón o ruso.

Simbolismo. Las canciones populares ( dainas ) son el símbolo más potente de la identidad nacional. Estas canciones construyen una visión en la que los mundos naturales, humanos y sobrenaturales están entrelazados. Roble y tilo simbolizan a hombres y mujeres. El manzano se asocia frecuentemente con la orfandad, un estado que representa simbólicamente a la nación letona.
El carácter rural de la identidad nacional fue promovido por el papel del paisaje en el arte y la literatura. Una asociación de artistas letones fundada en 1929 argumentó "por el arte con un contenido y una forma letones", principalmente en la pintura de paisajes. El resultado de esta política cultural fue incluir no sólo a los recién emergidos intelectuales y clases medias, sino también a los que vivían en el campo y trabajaban la tierra.

La represión del período soviético aportó símbolos de identidad nacional e introdujo nuevos días de conmemoración y luto en el calendario nacional.

Historia y relaciones étnicas

Surgimiento de la Nación. La abolición de la servidumbre en las provincias bálticas entre 1817 y 1861 y la supresión de las restricciones a la residencia en 1863 abrió oportunidades para viajar y educar. En la segunda mitad del siglo XIX se produjo un enorme aumento de las publicaciones letonas, muchas de las cuales trataban de temas de nacionalidad. Las revoluciones de 1905 y 1917 canalizaron la desafección del campesinado y condujeron finalmente a la fundación del estado en 1918.

Identidad nacional. En la segunda mitad del siglo XIX muchas novelas y obras de teatro trataron de las dificultades de la servidumbre y ayudaron a formar una identidad étnica históricamente arraigada, pero la identidad nacional se consolidó en gran parte a través de la colección de canciones populares después de la década de 1870. Muchas de esas canciones describen la dureza de los maestros alemanes y la dureza del trabajo. En el período de independencia de 1918 a 1940, los agricultores fueron apoyados por préstamos gubernamentales y la redistribución de la tierra, la extensión de la educación gratuita y el apoyo a las artes. El socavar de la identidad nacional y cultural era un objetivo principal de la ocupación soviética.

Relaciones étnicas. Las relaciones étnicas han sido moldeadas por acontecimientos históricos del siglo XX. El primer período de independencia se caracterizó por una tolerancia de la diversidad cultural. La constitución de 1922 salvaguardó los derechos de todos los ciudadanos y protegió los derechos de las minorías. El clima se volvió cada vez más nacionalista después de 1934, y varios se introdujeron políticas gubernamentales para promover la cultura letona.

Urbanismo, Arquitectura y Uso del Espacio

Hasta la Segunda Guerra Mundial, Letonia era esencialmente una sociedad rural, con dos tercios de la población viviendo en el campo. Siglos de servidumbre contribuyeron al anhelo de la propia tierra. En la provincia oriental de Latgale el tipo dominante de asentamiento era la aldea, pero en el resto del país predominaban las granjas individuales separadas. El establecimiento del Museo Etnográfico en 1922 transformó la finca en una forma de arte. La granja consistía en un conjunto de edificios agrupados alrededor de un patio: la vivienda vivía frente a la cueva ya la bodega, mientras que la trilla y la casa de baños de vapor se situaban a una distancia mayor. Los edificios contiguos de la granja eran a menudo de un tamaño similar y ofrecieron una construcción más substancial y elaborada. El uso del espacio por los propietarios de la granja cambió con las estaciones. En invierno, los ocupantes se retiraban al calor del hogar. En verano, se dispersaban para dormir en las varias dependencias.

El crecimiento de la población de Riga a finales del siglo XIX llevó a una enorme expansión en la construcción de viviendas cuyo estilo arquitectónico expresaba las aspiraciones sociales y la pertenencia étnica de sus propietarios. Con el crecimiento de la población urbana, las casas de verano se hicieron populares. El ladrillo era el medio preferido, pero las casas de madera se construyeron en la imitación del estilo rural. La ocupación soviética después de 1940 dio lugar a la expropiación de la propiedad ya una contracción dramática en el derecho al espacio. Las viviendas rurales fueron expropiadas y la inmigración de la Unión Soviética patrocinada por el estado llevó a la construcción de bloques de gran altura para albergar a la fuerza de trabajo entrante.

Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. Los alimentos básicos de la dieta son el centeno, el trigo y las patatas. Los productos lácteos son valorados por su pureza y cualidades saludables. La leche, la mantequilla, la crema agria, y queso cuajado eran adiciones tradicionalmente muy apreciadas a la dieta. El cerdo es la carne más comúnmente consumida. Los pescados ahumados son particularmente populares en Riga y las zonas costeras. Una gran variedad de pan está disponible en los mercados y tiendas. Durante el período soviético la comida principal del día se comía fuera de la casa en un comedor unido al lugar de trabajo o la escuela. La cena normalmente no estaba preparado y consistía en pan y queso o salchichas y posiblemente ensalada. Ha habido una diversificación de los alimentos y los hábitos alimenticios, y la pizza y la comida china han encontrado aceptación fácil.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales. Los panes de levadura son un ingrediente esencial de todas las celebraciones familiares y fiestas religiosas. Aniversarios y apellidos convocan klingeris , un pan azafrán perfumado hecho de masa de levadura con frutas secas en la forma de una figura ocho y decorado con flores. La Navidad y otras ocasiones religiosas y ceremoniales requieren panes de pan casero rellenos con tocino y cebolla. Cerveza y šnabs están borrachos. Un queso especial hecho con semillas de alcaravea, jāņa siers , se hace expresamente para el festival de solsticio de verano de Jāņi y se bebe con cerveza especialmente elaborada.

Economía básica. Históricamente, la economía estaba dominada por el comercio de tránsito y la agricultura, aunque Riga ha sido un importante puerto marítimo y centro comercial desde la Edad Media. Muchos campesinos vivían en parcelas aisladas, pero en la provincia oriental de Latgale existían aldeas y franquicias. La reforma agraria después de la Primera Guerra Mundial llevó a una prevalencia de pequeñas explotaciones familiares. Durante la ocupación soviética, las granjas colectivas y estatales dominaron este sector, aunque se toleraron pequeñas explotaciones familiares. La industria se concentró en los centros urbanos después del siglo XIX, un patrón que continuó bajo el dominio soviético.

Tenencia de la tierra y propiedad. Antes de la formación de la república en 1918, la propiedad de la tierra se dividió entre los pequeños campesinos y la nobleza báltica alemana. La distribución de la tierra al campesinado después de la Primera Guerra Mundial se invirtió bajo la ocupación soviética mientras que la tierra fue colectivizada y puesta bajo el control del estado.

Industrias principales. En el período zarista, Riga, Liepāja (Libau) y Ventspils (Windau) se convirtieron en importantes centros de tránsito para el comercio entre Rusia y Europa Occidental. El lino, la madera, las pieles, el centeno, la mantequilla y los huevos se movían hacia el oeste a cambio de caucho, acero y carbón. Rīga se convirtió en un importante centro de exportación y procesamiento de madera en ese momento. En las décadas de 1920 y 1930, la industria se reestructuró, con una orientación hacia los recursos internos y los mercados. Posteriormente, la rápida industrialización y la ubranización provocaron un gran cambio en la economía. Desde la independencia, ha habido una disminución en la agricultura y la industria pesada y el crecimiento en los sectores financieros y de servicios.

Estratificación social

Clases y castas. En el siglo XIX, la movilidad social dependía de la educación y de la capacidad de hablar alemán. El período de independencia después de la Primera Guerra Mundial condujo a la formación de una clase media de profesionales y empresarios. Bajo la ocupación soviética, los puestos profesionales eran ocupados principalmente por inmigrantes rusos. La movilidad social estaba vinculada al origen étnico ya la pertenencia a la Comunidad. Desde 1990, aunque los salarios no se han mantenido al nivel de la inflación, creando nuevos tipos de pobreza, la educación sigue siendo el camino hacia el éxito profesional y el alto estatus social.

Vida política

Gobierno. En virtud de la Constitución de 1991, la máxima autoridad legislativa corresponde al parlamento ( saeima ), que incluye a cien miembros elegidos en elecciones generales multipartidarias cada cuatro años (antes de 1998, cada tres años). El parlamento elige al presidente y al primer ministro. El primer ministro es responsable de formar el gobierno, mientras que el presidente tiene principalmente poderes nominales, como la nominación del primer ministro, la declaración de la guerra y la disolución del parlamento. El poder principal recae en el primer ministro y el gabinete de ministros. Sólo los ciudadanos de Letonia pueden elegir miembros del parlamento y los consejos locales o ocupar puestos elegidos.

Roles y estados de género

División del Trabajo por Género. El empleo de las mujeres se concentra principalmente en ocupaciones con menores salarios, como la enseñanza, la enfermería y la gestión de la cultura. Aunque los niveles de empleo son más o menos iguales para hombres y mujeres, los hombres tienen cuatro veces más probabilidades de ser empleadores. Las mujeres están subrepresentadas en las instituciones políticas y legislativas. En el hogar las mujeres pasan casi el doble de tiempo en el trabajo doméstico que los hombres. Tradicionalmente, las mujeres han sido responsables del mantenimiento de la familia, y esto confirió un papel privilegiado a los miembros masculinos de la familia.

El estatus relativo de mujeres y hombres. Las tasas de alfabetización son equivalentes entre mujeres y hombres. La mitad de los graduados de secundaria son mujeres y hay más mujeres que hombres universitarios. La aceptación de la desigualdad de género en los años noventa puede ser una reacción a la igualdad de género impuesta en el período soviético. La cultura letona carece de ejemplos culturales del liderazgo femenino y del espíritu emprendedor. La imagen de la mujer como madre cuidadora y esposa leal y solidaria en las canciones populares ha llevado a la percepción de que las mujeres ocupan un papel secundario en el campo público y un papel primordial en el ámbito doméstico.

Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. Tradicionalmente, el matrimonio en las provincias bálticas era virilocal (lo que significaba que las mujeres se alejaban de sus familias para vivir en la finca del marido), y el descenso era patrilineal. El grupo de parentesco patrilineal ( dzimta ) consistía en un hombre y sus hermanos y sus esposas e hijos. Sin embargo, el hogar también contenía sirvientes masculinos y femeninos, pastores, huérfanos y niños adoptivos. Hoy en día, el matrimonio es visto como el resultado natural de la maduración emocional y sexual, y un estatus prolongado único es estigmatizante para las mujeres. En 1998, el 37 por ciento de los niños nacieron fuera del matrimonio.

Unidad interna. Las condiciones de vida abarrotadas son una razón para buscar las promesas del matrimonio de independencia y sus consecuencias, ya que la residencia forzada con suegros intensifica la necesidad de espacio.

Socialización

Crianza y Educación Infantil. La mansedumbre en el cuidado de los niños y la enseñanza de los niños por el ejemplo son muy valorados. Las prácticas tradicionales de crianza infantil hacen hincapié en la importancia del trabajo y el respeto por la naturaleza. Los abuelos juegan un papel importante en el cuidado de los niños. Hasta hace poco, la jubilación anticipada de las mujeres permitía a las abuelas ocuparse de los niños mientras las madres trabajaban. Los veranos en el campo con los abuelos son altamente valorados.

Educación superior. Tradicionalmente, la educación superior evitaba una identidad profundamente estigmatizada. La pérdida de un paisaje social familiar y las dificultades financieras sufridas por las clases profesionales en la era post-soviética ha llevado a la disminución de la demanda, si no el respeto, de la educación superior.

Etiqueta

Se espera que el comportamiento restringido, incluidas las voces bajas y la evitación del contacto visual, se produzca en lugares públicos. El autocontrol, particularmente con respecto a la ira, es muy valorado. Hasta que se establezca la identidad de extraños, los letones tratan de evitar reconocer la presencia de otros. Las relaciones entre amigos del mismo sexo y miembros de la familia se caracterizan por un alto grado de intimidad, el contacto corporal y el uso de disminutivos afectuosos.

Religión

Creencias religiosas. La cristianización de Letonia se produjo por contacto con alemanes y rusos. La Iglesia Ortodoxa llegó antes del siglo XII, y la religión católica fue traída por los caballeros de la orden teutónica. Los moravos que llegaron a Riga en 1729 y fundaron un seminario en Valmiera rápidamente atrajeron a un seguidor. Este movimiento evocó respuestas extáticas y adquirió una fuerte racha nacionalista. Los bautistas que llegaron a mediados del siglo XIX también lograron despertar el interés de la población indígena. Las religiones luterana y católica se identificaron con la opresiva presencia báltica alemana.

Las huellas de las creencias anteriores tradicionales han sido asimiladas dentro de la comprensión local del cristianismo, e influyen en las actitudes cotidianas y en la conversación. La continuación de la celebración del solsticio de verano Jāņi es un recordatorio del poder de las creencias y prácticas anteriores y ha llegado a simbolizar la identidad nacional.

La actividad religiosa fue reprimida durante el período de la ocupación soviética, y muchos ministros fueron encarcelados. Sin embargo, los funerales y los días conmemorativos de los muertos eran asuntos altamente elaborados y llegaron a proporcionar un vehículo indirecto para la expresión del sentimiento nacional. La era post-soviética ha sido testigo de un renacimiento de la práctica religiosa y la introducción de un gran número de nuevos movimientos religiosos.

Medicina y Salud

La Letonia soviética estaba bien provista en términos de atención médica y psiquiátrica. Sin embargo, hubo una ausencia de médicos de familia, y esto llevó a un uso extensivo de servicios de ambulancia de emergencia. Los intentos post-soviéticos de privatizar la asistencia sanitaria han encontrado resistencia. Letonia tiene una fuerte tradición de remedios populares y tratamientos que está experimentando un renacimiento.

Celebraciones seculares

Las conmemoraciones de la Ley Molotov-Ribbentropl (23 de agosto) y la colectivización forzada bajo el régimen soviético (15 de junio y 25 de marzo) son ahora días de luto nacional.

Las Artes y Humanidades

Apoyo a las Artes. Durante el período de independencia, el gobierno apoyó generosamente las artes visuales, literarias y de representación. Fundada exactamente dos años después de la declaración de independencia, la Fundación Cultural fue establecida en 1920 para promover y dar apoyo financiero a las artes; Su justificación auto-declarada estaba estrechamente ligada al desarrollo de la identidad nacional.

Durante el período soviético, artistas y escritores fueron mantenidos bajo vigilancia y su trabajo fue fuertemente censurado. Esto se hizo en gran medida a través del patrocinio estatal. Los artistas que fueron aprobados por el estado se les dio un alojamiento superior y el estado compró su trabajo.
Durante el período post-soviético, el apoyo del gobierno a las artes se ha visto severamente reducido. Incluso el Teatro Nacional de la Ópera, cuya restauración ha llegado a simbolizar el resurgimiento de una identidad cultural independiente, ha tenido dificultades para obtener fondos del gobierno.

Artes escénicas. El primer festival de la canción ocurrió en 1872 e implicó la reunión de coros locales de diversas partes del país. Estos primeros festivales desempeñaron un papel importante en la aparición de la identidad nacional y atrajeron a grandes números. Durante el período soviético las fiestas fueron reprimidas o usadas como vehículos de propaganda. Durante el movimiento hacia la independencia de la Unión Soviética, las canciones populares volvieron a ser un poderoso vehículo de crítica social y sentimiento nacional.

Bibliografía

Bunkse, Edmunds Valdemars. "El simbolismo del paisaje en la campaña letona por la independencia". Geografiska Notiser 4: 170 - 178, 1990.

Eglīte, P. y Zariņa, IB, eds. Uso del tiempo por género en Letonia , 1999.

Gimbutas, Marija. Los Bálticos , 1963.

Grosa, Silvija. Art Nouveau Tiempo y espacio: los países bálticos a la vuelta del siglo , 1999.

Hiden, John y P. Salmon. Las Naciones Bálticas y Europa , 1996.

Karklins, Rasma. "Integración étnica y políticas escolares en Letonia". Nationalities Papers 26 (2): 283-302, 1998.

Kundzins, Pauls. Latvju Seta: La granja letona , 1974.

Lieven, Anatol. La revolución báltica , 1993.

Plakans, Andrejs. "Granjas campesinas y hogares en el litoral báltico, 1797." Estudios Comparativos en Sociedad e Historia 17: 2-35, 1975.

-. Un diccionario histórico de Letonia , 1997.

Silins, Janis. Latvijas Maksla 1915-1940 , 1990.

Skujenieks, Margers. Atlas Estadística de la Letonia , 1938.

Skultans, Vieda. El Testimonio de las Vidas: Narrativa y Memoria en la Letonia Post-soviética , 1998.

Svabe, Arveds. Historia Agraria de Letonia , 1930.

Vikis-Freibergs, Vaira, ed. Lingüística y Poética de las Canciones Folclóricas de Letonia , 1998.