México

Bandera de Mexico

Orientación

Identificación. La palabra "México" se deriva del mexicano (pronunciado "Me-shee-ka"), el nombre del grupo indígena que se estableció en el centro de México a principios del siglo XIV y es más conocido como los aztecas.

Los mexicanos hacen varias subdivisiones culturales dentro de la nación. El más común identifica el norte, central y sur o sureste de México. El extenso y desértico norte estaba poco poblado hasta mediados del siglo XX, a excepción de algunas ciudades importantes como Monterrey. Tradicionalmente ha abrigado sólo poblaciones indígenas pequeñas y es generalmente considerada como una cultura fronteriza. Densamente poblada central y occidental de México es la cuna de la nación. Las culturas indias altamente desarrolladas poblaron esta región en épocas precolombinas y también era el corazón de la colonia de Nueva España. Muchas ciudades coloniales prominentes son centros urbanos e industriales principales hoy. El sur de México tiene un clima tropical o subtropical y algunos bosques tropicales. Se caracteriza por un fuerte patrimonio indígena y es también la parte más pobre del país.

Otra división cultural relevante es la que existe entre las planicies centrales (el altiplano) y las regiones montañosas mucho más húmedas (las sierras) y las llanuras costeras. En muchas partes de México esta división es paralela a la presencia relativa de las poblaciones indígenas, siendo las regiones de la sierra las más indígenas.

En menor escala, la nación mexicana se ha caracterizado tradicionalmente por fuertes identidades culturales provinciales y locales. La gente se identifica estrechamente con su propio estado; Los estereotipos sobre la gente de otros lugares abundan. Fuertes identidades regionales y locales han dado lugar a la idea de que existen "muchos mexicanos". Sin embargo, aunque la cultura mexicana es diversa, también hay una fuerte identificación con el Estado-nación; El nacionalismo es vigoroso.

Ubicación y Geografía. México está situado en América del Norte, aunque culturalmente, se identifica más estrechamente con los países de América Central y del Sur. Limita con los Estados Unidos en el norte, Guatemala y Belice en el sur, el Océano Pacífico en el oeste y el Golfo de México en el este. El territorio nacional mide más de 750.000 millas cuadradas (casi dos millones de kilómetros cuadrados) y contiene una amplia gama de entornos físicos y recursos naturales. Dos enormes cadenas montañosas -la Sierra Madre occidental y la Sierra Madre oriental- corren de norte a sur y se reúnen en el centro de México. Al este y al oeste de las cadenas montañosas hay franjas de llanuras costeras húmedas. La península completamente plana de Yucatán en el sureste es una excepción en México montañoso. Las posibilidades y limitaciones de este sistema topográfico y climático han tenido una fuerte influencia en la organización social, económica y cultural de México.
La capital nacional es Ciudad de México, situada en el corazón del centro de México. En épocas precolombinas fue el sitio de la capital del Imperio Azteca y durante los tres siglos de dominio colonial fue la sede de los virreyes de Nueva España. Ciudad de México es hoy la segunda ciudad más grande del mundo con 17 millones de habitantes a partir de 1995. La mayoría de las actividades administrativas y económicas se concentran en la Ciudad de México. Un círculo de ciudades-Puebla, Cuernavaca, Toluca y Querétaro-rodea la capital. Otras ciudades importantes son Guadalajara en el oeste y la ciudad industrial de Monterrey en el norte. A finales del siglo XX, los principales centros urbanos se desarrollaron a lo largo de la frontera con los Estados Unidos.

Demografía. Los resultados preliminares del censo de población de 2000 calcularon el número total de mexicanos como 97.361.711. En 1950, la población total ascendía a aproximadamente 25 millones, con casi 50 millones en 1970. Estos números demuestran la rápida tasa de crecimiento demográfico que fue tan característica de México durante la segunda mitad del siglo XX. La tasa de crecimiento ha disminuido, pero la población sigue siendo muy joven. La esperanza de vida media en 1999 se estimó en sesenta y nueve años para los hombres y un poco más de setenta y cinco años para las mujeres; La tasa de mortalidad infantil era casi veinticinco por mil. A finales del siglo XX, la emigración a los Estados Unidos (principalmente de la variedad ilegal) se convirtió en un fenómeno significativo.

La población de México todavía contiene muchos grupos indios. Dependiendo de la definición utilizada, el número total de indígenas varió de 6,7 millones a 10 millones en 1995. Los grupos más significativos son los Nahuas, Otomís, Mayas, Zapotecas, Mixtecos, Tzeltales y Tzotziles.

Afiliación lingüística. Hablado por más del 95 por ciento de la población, el español es el idioma oficial de México y se introdujo a través de la conquista y la colonización. El español mexicano tiene sus raíces en el español de España. En términos de gramática, sintaxis y ortografía no hay diferencias importantes entre los dos, pero la pronunciación y el sonido son diferentes. Ciertas palabras de la lengua indígena principal (Nahuatl) se incorporan al español mexicano, especialmente en los dominios de la comida y del hogar. Algunas de estas palabras también se han incorporado a otros idiomas como el inglés 'chocolate' del náhuatl 'chocolatl'. La cultura nacional de México cuenta con sesenta y dos idiomas indígenas. En 1995 al menos 5,5 millones de personas hablaban una lengua indígena. El nivel de bilinguismo, sin embargo, era alto en 85 por ciento.

Simbolismo. Los símbolos más prominentes que expresan y refuerzan la cultura nacional pertenecen a los dominios del estado, la religión y la cultura popular. Como producto de la Revolución Mexicana (1910-1917), el Estado mexicano ha sido un importante punto de convergencia para la identidad nacional. Por ser un proceso ampliamente compartido que remodeló profundamente las características sociales, políticas, económicas y culturales del país, la propia revolución se ha convertido en una importante fuente de identidad nacional. El estado posrevolucionario ha sido muy activo y eficaz en nutrir símbolos nacionales y héroes. Los niños que asisten a escuelas públicas honran la bandera nacional y cantan el himno nacional cada lunes por la mañana. La bandera consta de tres tiras verticales en los colores verde (que representa "esperanza"), blanco ("pureza") y rojo ("sangre"). En la franja blanca central está la imagen de un águila de pie sobre una planta de cactus y comiendo una serpiente. Esta imagen representa el mito de la fundación de Tenochtitlán, la capital del Imperio Azteca.

El icono más importante de la cultura nacional mexicana es la Virgen de Guadalupe, que ilustra la influencia omnipresente del catolicismo romano en la cultura nacional. Ella es vista como la "madre" de todos los mexicanos. La Virgen de piel oscura es la versión mexicana de la Virgen María y, como tal, representa la identidad nacional como producto de la mezcla de las religiones y pueblos europeos y mesoamericanos. Su imagen fue utilizada en la lucha por la independencia contra los españoles.
Los mexicanos han desarrollado un sentido particular de singularidad, que se expresa en el dicho popular como México no hay dos (México es insuperable). Este sentido también se expresa en numerosos elementos de la cultura popular como la comida y la música.

Historia y relaciones étnicas

Surgimiento de la Nación. La cultura nacional mexicana surgió lentamente de un proceso de acomodamiento entre las culturas indígenas y la dominación colonial española que duró tres siglos. México ganó la independencia en 1821. En el siglo XIX, la formación de la cultura y la política nacionales seguía siendo una tarea difícil principalmente debido a la inestabilidad política, a levantamientos militares, ya invasiones extranjeras. En estos años México perdió grandes porciones de su territorio original. Lo más importante a este respecto fue la guerra con Estados Unidos entre 1846 y 1848, que estalló cuando Estados Unidos intentó anexionar a Texas independiente. La guerra terminó con las fuerzas estadounidenses derrotando al ejército mexicano. El tratado de paz de 1848 cedió Texas, California y Nuevo México a los Estados Unidos y redujo el territorio de México a la mitad. A pesar de esta trágica pérdida, la guerra contribuyó al desarrollo de un auténtico nacionalismo por primera vez. En 1853, en una decisión contradictoria, el gobierno mexicano vendió el actual sur de Nuevo México y Arizona a los Estados Unidos para resolver problemas presupuestarios. La relación entre México y Estados Unidos sigue siendo difícil y ambivalente desde entonces.

México fue invadido nuevamente en 1862, esta vez por los franceses, quienes instalaron una monarquía en coalición con las élites conservadoras mexicanas. La guerra civil siguió hasta que los franceses fueron derrotados por los liberales mexicanos en 1867, que inauguraron una nueva república que finalmente se convirtiera en un estado-nación. Fueron años de incipiente modernización económica, infraestructural y política. La estabilización política y el desarrollo económico fueron también los sellos del régimen de Porfirio Díaz (1876-1910). Los años del régimen de Díaz fueron también el momento en que México se convirtió cada vez más conectado en una red ferroviaria. Estos procesos fomentaron la integración política, económica y social de los diferentes grupos y regiones dentro de la nación y fortalecieron la construcción del estado y la nación. Estas profundas transformaciones, sin embargo, también crearon muchas tensiones y conflictos entre ricos y pobres, campesinos y grandes terratenientes, indios y no-indios, y las clases políticas influyentes y aspirantes. Esta inestabilidad condujo finalmente al estallido de la Revolución Mexicana en 1910, que llevó a Díaz fuera del poder y luego se convirtió en una dura y violenta guerra civil. Se estima que un millón de personas murieron durante el período revolucionario (de una población total de poco más de 15 millones en 1910). La lucha armada terminó formalmente con la adopción de una nueva Constitución a comienzos de 1917, pero aún se necesitaron varias décadas antes de que se consolidara un nuevo Estado-nación. La reconstrucción posrevolucionaria afectó a todos los ámbitos de la sociedad y dio un significado totalmente nuevo a la nación.

Identidad nacional. El desarrollo de la identidad nacional mexicana ha ocurrido por medio de un posicionamiento distintivo en el ámbito internacional y por avances internos hacia la unidad y la homogeneidad. La historia de México de complicadas relaciones con potencias coloniales o imperiales explica su actual impulso hacia una identidad orgullosa y autoconsciente. Especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, la nación buscó formas de proyectarse en la escena internacional. Por ejemplo, México organizó importantes eventos deportivos mundiales en tres ocasiones: los Juegos Olímpicos de 1968 y los campeonatos mundiales de fútbol en 1970 y 1986 -un logro alcanzado de otra manera sólo por países ricos como Francia e Italia.

El desarrollo de la identidad nacional mexicana también se ha centrado en la relación distintiva de México con los Estados Unidos. La influencia económica y cultural de Estados Unidos en México es fuerte. Los mexicanos se resienten de esta situación, pero al mismo tiempo admiran los logros de sus vecinos del norte.

Internamente, la forja de una identidad nacional siempre giraba en torno a la cuestión de la raza. La adopción del liberalismo en el siglo XIX implicó que todos los grupos raciales en México se hicieron legalmente iguales en el marco del incipiente estado-nación, aunque no en la práctica social. La ideología dominante buscó activamente eliminar la heterogeneidad racial. Se creía que sólo una población racialmente homogénea podría desarrollar una identidad nacional, lo que condujo a la promoción de la mezcla racial, o mestizaje.

Después de la revolución, el énfasis pasó de las diferencias raciales a las culturales. El valor atribuido a los pueblos indígenas de México también cambió. La grandeza de la cultura indígena precolombina se incorporó a las imágenes nacionales. Al mismo tiempo, persistieron las ideas y políticas que enfatizaron la uniformidad cultural y la homogeneidad. En la ideología de la revolución, la oposición entre indio y europeo había dado lugar a una síntesis, el mestizo , considerado el auténtico mexicano. A mediados del siglo XX, la elaboración de la identidad nacional se concentra cada vez más en el supuesto carácter (psicológico) del mestizo mexicano por excelencia. Esto dio origen a la mitología de la mexicanidad , o "la esencia de ser mexicano".

En los últimos años, las ideas sobre la identidad nacional mexicana han cambiado de nuevo. Aunque la mayoría absoluta de la población es mestiza, hay una atención y una apreciación renovadas de las diferencias culturales y de la diversidad. El replanteamiento del papel y el significado de los pueblos indígenas ha dado lugar a la noción de una identidad nacional pluricultural.

Relaciones étnicas. Las políticas sociales encaminadas a la emancipación de los grupos indios ya la eliminación de profundas desigualdades socioeconómicas se han empleado desde los años treinta. Sin embargo, las poblaciones indígenas se encuentran entre los grupos más pobres y marginados de México. Persiste el prejuicio entre amplios sectores de la población hacia los indios. Elites en ciudades provinciales en regiones predominantemente indígenas son a menudo abiertamente racistas. Esta situación ha tensado las relaciones étnicas y ha habido un aumento de los movimientos indígenas en los últimos años que demandan un nuevo espacio en la cultura nacional. Lo más significativo ha sido el estallido de la rebelión indígena armada en el estado de Chiapas, donde el Ejército Zapatista de Liberación Nacional declaró la guerra al gobierno en enero de 1994.

Urbanismo, Arquitectura y Uso del Espacio

Las ciudades mexicanas han sido construidas desde la plaza central ( zócalo ) hacia el exterior. La iglesia principal y el palacio municipal o estatal se encuentran invariablemente en el zócalo, que es el centro de un patrón de tablero de ajedrez colonial. El zócalo con sus bancos, coreto y fuente es un lugar crucial para que los ciudadanos se reúnan para actividades de ocio, manifestaciones políticas, rituales cívicos y manifestaciones. El enorme zócalo en la Ciudad de México se ha convertido en sinónimo de un espacio público apropiado por la gente común.

En las últimas décadas, las ciudades mexicanas han crecido a un ritmo que supera las capacidades de planificación urbana. El crecimiento urbano ha estado acompañado de asentamientos ilegales y expansión comercial e industrial incontrolada. Este crecimiento también ha consumido cantidades extremas de espacio, ya que los edificios de poca altura prevalecen y porque se da prioridad a nuevos y prestigiosos proyectos en las afueras en lugar de la renovación urbana.

La arquitectura mexicana estuvo fuertemente influenciada por las tradiciones española y francesa. Sin embargo, las tradiciones locales y las artesanías indígenas siempre influyeron en las influencias europeas. En el siglo XX, la arquitectura mexicana desarrolló un estilo propio. Los edificios públicos construidos en la segunda mitad del siglo respiran una atmósfera monumental, que recuerda a las grandes pirámides precolombinas.

Las casas de los mexicanos acomodados han estado mirando hacia el interior, hacia un patio, desde la época colonial. Sus lados delanteros consisten principalmente en paredes enyesadas y ventanas con rejas. Esto refleja el deseo de proteger a la familia del mundo exterior y subraya el papel clave de la vida familiar en la cultura nacional. Hoy en día, los barrios ricos son mosaicos de residencias totalmente amuralladas. La mayoría de los pobres mexicanos viven en casas pequeñas y muy modestas y edificios de apartamentos. Construir una casa propia es un imperativo cultural importante. A los mexicanos les gusta pintar sus casas en colores vivos.

Una extensa red de autopistas une las ciudades y pueblos mexicanos. Todas las principales autopistas convergen en la capital, lo que ilustra la tradición centralista profundamente arraigada de la cultura nacional.

Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. México posee una extensa y sofisticada cultura culinaria, con una gran variedad de platos regionales. Tres productos constituyen el corazón de la mayoría de los platos mexicanos: el maíz, los chiles y los frijoles, productos que provienen de la época precolombina. El maíz se consume en todas las formas posibles: como una mazorca de maíz cocinada o asada, grano cocido de maíz, gachas de avena ( atole ), envuelto y cocido al vapor con relleno ( tamal ), pero lo más importante como tortilla, "crepe." Las tortillas están hechas de masa de maíz y vienen en muchos tamaños, aunque la tortilla tradicional que acompaña a la mayoría de las comidas tiene un diámetro de aproximadamente 15 centímetros. Cuando las tortillas se llenan con carne u otros ingredientes se llaman tacos o quesadillas, que son especialmente populares en el centro de México. Gran parte de la sofisticación de la cocina mexicana proviene del uso de más de cien diferentes tipos de chiles, que van desde el grande y "dulce" chile ancho hasta el pequeño y extremadamente caliente chile habanero.

Los mexicanos generalmente tienen un desayuno ligero de café y / o fruta antes de salir para el trabajo o la escuela. A mitad de la mañana, la gente puede comer un bocadillo caliente a base de tortilla o un rollo de pan. La comida más importante del día se sirve entre las dos y las cuatro de la tarde (la comida ) y consta de tres o cuatro platos: sopa; Arroz o pasta; Carne o pollo, si es asequible, acompañado de tortillas y frijoles refritos; Y el postre. La cena se sirve entre las ocho y las diez de la noche y consta principalmente de panecillos dulces, café y leche. Los mexicanos frecuentemente comen al aire libre. Los acogedores restaurantes sirven menús fijos de bajo costo conocidos como comida corrida . Los mexicanos beben grandes cantidades de refrescos y cerveza. Aunque el licor nacional es el tequila, que se produce a partir del cactus maguey, los mexicanos prefieren el ron con cola durante las bodas y otras celebraciones, o fiestas.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales. Hay numerosas ocasiones religiosas y seculares en México que se acompañan de comida especial. Una fiesta religiosa popular es el Día de la Candelaria (Candelaria) el 2 de febrero, que celebra la purificación de María y la presentación y bendición de Jesús. Después de la ceremonia de la iglesia, familiares y amigos cercanos se unen a los tamales . Durante el Día de los Muertos, el 2 de noviembre, la gente consume pan de muerto , un pan largo y plano preparado con muchos huevos y azúcar. En Navidad la gente come romeritos , una planta similar al romero servida con salsa y patatas; Bacalao , bacalao seco cocinado y servido en salsa de tomates, aceitunas y cebollas; Y todo tipo de pavo relleno. En septiembre, la gente conmemora la independencia y, en el centro de México, come un sofisticado plato llamado chile en nogada , un chile poblano cubierto con salsa blanca de nuez, granada roja y perejil verde, en una representación de la bandera mexicana.

Economía básica. México tiene una economía de libre mercado con una mezcla de industria moderna y tradicional y agricultura, cada vez más dominada por el sector privado. Hasta mediados de los ochenta, la regulación estatal de la economía y las políticas proteccionistas fueron influyentes, pero desde entonces la economía mexicana ha experimentado la desregulación, la internacionalización y la privatización. El número de empresas estatales disminuyó de más de mil en 1982 a menos de doscientas en 1998. La reestructuración económica fue promovida por grupos de interés nacionales e internacionales en respuesta a varias crisis económicas y financieras de fines del siglo XX.

El producto interno bruto (PIB) ascendió a $ 415 mil millones (US $) en 1998. La composición del PIB por sector fue la siguiente: la agricultura, un poco más del 5 por ciento; Industria, 29 por ciento; Y los servicios, casi el 66 por ciento, de los cuales comercio, restaurantes y hoteles representaron un tercio. La deuda externa de México ascendió a US $ 154.000 millones en 1997.

Tenencia de la tierra y propiedad. La distribución desigual de la tierra fue una de las causas clave de la Revolución Mexicana. La lucha por la tierra condujo a la adopción de una política de reforma agraria que alcanzó su apogeo en la década de 1930, pero que se desaceleró constantemente después. Desde entonces México ha conocido tres tipos de tenencia de la tierra: pequeña propiedad, ejido, y la tierra comunal. La primera categoría se refiere a tierras de propiedad privada. La tierra ejidal, que se estableció después de la revolución, es propiedad oficial del estado, lo que confiere derechos de usufructo a los beneficiarios de la reforma agraria. Las tierras comunales legalmente reconocidas, la tierra comunal, pertenecen a comunidades particulares y se distribuyen según la tradición. En 1992, una controvertida reforma constitucional puso fin a la reforma agraria y posibilitó la privatización de los ejidos.

Actividades comerciales. El PIB del comercio, los restaurantes y los hoteles representaron 77.000 millones de dólares en 1998. Los mexicanos tienen una larga tradición de adquirir bienes básicos y productos alimenticios en tiendas de abarrotes . Estas tiendas pueden vender cantidades muy pequeñas de ciertos productos. En 1998, más de la mitad de todas las unidades comerciales pertenecían a esta categoría y casi un tercio de todo el personal empleado en actividades comerciales trabajaba en estas tiendas. Al mismo tiempo, en las zonas urbanas hay una tendencia creciente a comprar en grandes supermercados. Los comerciantes mexicanos poseen la mayoría de las cadenas nacionales de supermercados, pero las compañías estadounidenses y francesas están ganando rápidamente influencia en este sector.

Industrias principales. El producto nacional bruto (PNB) de la industria manufacturera en 1998 ascendió a casi $ 82 mil millones (EE.UU.). Los principales productos manufacturados eran vehículos de motor, bienes duraderos, alimentos, bebidas, tabaco, productos químicos, textiles y prendas de vestir. Después de la Ciudad de México, el centro industrial más importante es Monterrey, en el norte. Gran parte de la industria reciente se organiza en las llamadas maquiladoras (plantas de ensamblaje de mano de obra intensiva). Todos los tipos de maquiladoras se introdujeron originalmente sólo en una zona estrecha a lo largo de la frontera de los Estados Unidos, pero ahora están permitidos en todo México.

Comercio. En 1998, las exportaciones de México ascendieron a más de 117.000 millones de dólares y sus importaciones ascendieron a más de 125.000 millones de dólares. Aunque México produce y exporta grandes cantidades de petróleo, la abrumadora mayoría de la industria manufacturera. Los sectores más importantes fueron, en orden decreciente, maquinaria, automóviles, textiles y prendas de vestir. Estados Unidos es con mucho el socio comercial más importante, ya que representa más de las tres cuartas partes de las importaciones y exportaciones de México. El comercio con Estados Unidos y Canadá aumentó sustancialmente tras la aplicación en 1994 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. México está llevando a cabo acuerdos comerciales adicionales con países de América Latina, así como con Israel y la Unión Europea para disminuir su dependencia de Estados Unidos.

División del Trabajo. La mano de obra estaba compuesta por 38.617.500 personas en 1998, de las cuales 20 por ciento estaban empleadas en el sector primario, casi 25 por ciento en el sector secundario (especialmente en manufactura y construcción) y 55 por ciento en el terciario, que incluye comercio y servicios. Aunque los puestos de trabajo se asignan formalmente sobre la base de las cualificaciones, el acceso a los puestos de trabajo es crucialmente mediado por las redes personales.

Estratificación social

Clases y castas. México tiene una distribución muy desigual de la riqueza, incluso en comparación con otros países latinoamericanos. Con la introducción de las políticas económicas neoliberales, las desigualdades se han agudizado. En 1998, el 20 por ciento de los ingresos representaba el 55 por ciento de los ingresos de México, mientras que el 27 por ciento de la población vivía por debajo de la línea de pobreza. El tamaño de las clases medias se ha reducido en los últimos años.

Aunque la pobreza y la marginación son generalizadas, son particularmente fuertes en el centro y sur de México y especialmente en las zonas rurales. Un índice oficial de marginación que incluye los niveles de ingreso y la disponibilidad y calidad de los servicios (como agua potable, alcantarillado y educación) indica que los asentamientos más pequeños son los más desfavorecidos.

Existe una correlación entre la jerarquía socioeconómica y la etnicidad. Entre los segmentos más pobres de la población se puede encontrar una fuerte presencia de grupos indios. En 1995, casi todas las comunidades cuyas poblaciones estaban compuestas por más del 40 por ciento de hablantes de la lengua materna sufrieron altos grados de marginación. Esto contrasta fuertemente con los segmentos más ricos de la población mexicana, predominantemente de blancos.

Símbolos de la estratificación social. Las diferencias de clases están marcadas en México y se expresan simbólicamente de muchas maneras. Los mexicanos ricos viven en barrios que están cerrados por guardias. Al mismo tiempo, el consumo conspicuo y la grandeza es una característica importante de la cultura mexicana. Un medio prominente es la posesión de coches nuevos y costosos. Los miembros de la clase media baja realizaron grandes esfuerzos financieros para demostrar al mundo exterior sus aspiraciones, a veces en detrimento de las necesidades elementales.

La gente rica se viste elegantemente de acuerdo a las normas internacionales de ropa y usa relojes y joyas caras. Los códigos de vestimenta son muy estrictos en México, especialmente en el trabajo y en la escuela. En la escuela primaria y secundaria, los estudiantes usan uniformes. Desde la época colonial, el uso de sandalias se ha asociado con el campo, la pobreza y los indios.

Un importante marcador cultural de la diferencia de clases es el acceso a todo tipo de instalaciones privadas. Mientras que los ricos y los miembros de la clase media alta envían a sus hijos a escuelas y universidades privadas, utilizan medios privados de transporte y van a hospitales privados y clubes deportivos, los no tan buenos hacen uso de instalaciones abarrotadas y subvencionadas por el Estado.
Las diferencias de clase también se confirman en ciertas reglas de comportamiento. Una de esas reglas implica el ritual de esperar que una persona de una posición inferior en la jerarquía social tiene que soportar cuando se busca acceso a alguien en un nivel superior. Cuando las diferencias de clase coinciden con las distinciones étnicas, las prácticas discriminatorias no son inusuales.

Vida política

Gobierno. México es una república federal, de ahí su nombre oficial, Estados Unidos Mexicanos, que opera bajo un gobierno centralizado. Los poderes gubernamentales a nivel federal están divididos entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, pero en la práctica política el ejecutivo, es decir, la presidencia, ha tenido un fuerte control sobre el Poder Legislativo. Sólo en los últimos años el poder legislativo ha visto aumentar su poder debido al fortalecimiento del sistema multipartidista. El presidente es elegido por el voto popular por un período de seis años y es el jefe del estado y el jefe del gobierno. El presidente nombra a los miembros del gabinete. El Poder Legislativo es un Congreso Nacional bicameral compuesto por la Cámara de Diputados y el Senado. La Cámara de Diputados tiene quinientos miembros, elegidos por períodos de tres años; El Senado tiene 128 miembros, elegidos por períodos de seis años. En el Poder Judicial la Corte Suprema de Justicia es el tribunal supremo.

La federación está compuesta por treinta y un estados y el Distrito Federal (la capital). Cada estado tiene un gobernador, que sirve un término de seis años, y una legislatura unicameral. Ambos son elegidos por voto popular. Antes de 1997, el jefe del Distrito Federal fue nombrado por el presidente, pero desde entonces ha sido elegido directamente por voto popular. El Distrito Federal también tiene una Asamblea de Representantes. El nivel administrativo local es el municipio, que se rige por un alcalde popularmente elegido y un consejo municipal por períodos de tres años. El sufragio es universal y obligatorio (pero no se aplica) para los mayores de dieciocho años.

Liderazgo y Funcionarios Políticos. La presidencia moderna está en una larga tradición de gobernantes precolombinos ( tlatoani ), virreyes coloniales españoles, y caudillos revolucionarios del siglo XIX. El presidente tiene grandes poderes discrecionales. El poder y el liderazgo se alcanzan a través de la gestión de las relaciones personales, que se rigen por principios de lealtad, confianza y reciprocidad. Estas redes informales están interconectadas de forma piramidal y forman los verdaderos centros de toma de decisiones. Las relaciones verticales patrono-cliente se pueden encontrar en todos los segmentos de la sociedad. Las interacciones entre políticos, dirigentes sindicales, burócratas de primera línea y gente común también tienen lugar a través de estas redes. En los últimos años, las credenciales académicas y el conocimiento tecnocrático se han vuelto más importantes que la experiencia política y electoral.

Además de ser jefe de Estado y jefe de gobierno, el presidente ha sido tradicionalmente el líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que tuvo el poder de 1929 a 2000. Durante gran parte del siglo XX, México fue una democracia de partido único. El PRI surgió de la revolución e incorporó organizaciones de masas de trabajadores, campesinos y clases medias urbanas. Debido a sus orígenes particulares, su longevidad en el poder, y la influencia de diversos grupos de interés, el PRI es difícil de clasificar ideológicamente. Hay otros dos partidos importantes en México. El Partido Democrático de la Revolución Democrática (PRD) surgió como un movimiento separatista del PRI en 1987 y comenzó a gobernar la Ciudad de México en 1997. Ambos El PAN y el PRD apuntan a la democratización, pero el PRD también propone una distribución más equitativa de la riqueza. El predominio del PRI en las elecciones federales se rompió finalmente el 2 de julio de 2000, cuando el candidato del PAN obtuvo una victoria impresionante con el 43 por ciento de los votos.

Problemas Sociales y Control. Tanto la delincuencia juvenil como la delincuencia organizada aumentaron en los años noventa. Los asaltos y los robos, cada vez más violentos, se generalizaron. La violencia relacionada con las drogas constituyó otra causa grave de preocupación. La seguridad pública se ha convertido así en un tema clave para los ciudadanos comunes y las autoridades. Al mismo tiempo, se cree que la policía y el sistema judicial son ineficaces y carecen de credibilidad pública, en parte debido a los asesinatos políticos de alto nivel y la corrupción. Esto ha dado lugar a incidentes de personas que toman la ley en sus propias manos. Los relojes de vecindarios pagados son comunes dondequiera que la gente pueda pagarlos. Los guardias de seguridad privados ya no patrullan sólo en los bancos y edificios gubernamentales, sino también en oficinas medianas y tiendas. En respuesta, el gobierno creó una fuerza de policía adicional en 1999, la Policía Nacional Preventiva.

Actividad Militar. México ha tenido presidentes civiles desde 1946 y no ha estado involucrado en disputas internacionales en las últimas décadas. El papel primordial de los militares es el mantenimiento del orden interno. El Ministerio de Defensa Nacional (el ejército y la fuerza aérea) y los marines formaron una fuerza armada formada por casi 240.000 miembros en 1998. Los gastos militares han aumentado sustancialmente en los últimos años y ascendieron a 2.500 millones de dólares en 1996, lo que representa casi 1 por ciento del PIB. En los últimos años los militares han estado involucrados en dos graves problemas: el levantamiento armado en el estado de Chiapas y la lucha contra las drogas. México es un importante proveedor de marihuana y heroína para el mercado estadounidense y es el principal país de transbordo de cocaína de América del Sur. En 1998 el gobierno gastó $ 147 millones (EE.UU.) para combatir el tráfico de drogas, cantidad que ha aumentado espectacularmente en los últimos años.

Programas de Bienestar Social y Cambio

Como parte de su herencia revolucionaria, el estado proporciona facilidades de bienestar para la mayoría de los mexicanos. En los centros urbanos, pero no en las zonas rurales, las instalaciones sanitarias están en su mayoría bien equipadas. Basado en la constitución revolucionaria de 1917, la educación es proporcionada libremente por el estado. Las personas que han trabajado en la economía formal reciben pequeñas pensiones después de jubilarse. No hay beneficios de desempleo. Después de 1982, la capacidad del Estado para mantener los gastos sociales se vio gravemente socavada por las crisis económicas, la carga financiera de la deuda externa y la adopción de políticas de ajuste estructural. A fines de los años ochenta se puso en marcha una importante iniciativa gubernamental, el Programa Nacional de Solidaridad, para intentar contrarrestar este desarrollo y revitalizar las políticas sociales. El programa se basaba en una obligación compartida por el Estado y las comunidades locales para ejecutar proyectos encaminados a mejorar el nivel de vida. El Programa de Solidaridad Nacional se interrumpió prácticamente con la elección de un nuevo presidente en 1994 y se sustituyó por programas nuevos, pero menos ambiciosos. Dada la magnitud de los problemas de pobreza, desempleo y subempleo en México, y los deficientes servicios sociales, los efectos de estos programas han sido modestos.

Organizaciones no gubernamentales y otras asociaciones

Varios grupos de presión política en México han fundado organizaciones poderosas. Muy influyentes son las asociaciones empresariales nacionales que tienen secciones en todos los estados y ciudades importantes. Las más importantes son la Confederación de Empresarios de la República Mexicana, el Consejo Coordinador de Empresarios y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio.

En las últimas décadas, numerosas organizaciones y asociaciones han surgido en torno a cuestiones sociales particulares. Se esfuerzan por ser independientes de los partidos políticos y luchar abiertamente contra las organizaciones controladas por el gobierno. También ha habido una tendencia a formar alianzas nacionales de organizaciones locales y regionales. Dos grandes redes de organizaciones campesinas son la Unión Nacional de Organizaciones Campesinas Autónomas Regionales y el Comité Nacional Coordinador "Plan de Ayala". Las organizaciones no gubernamentales (ONG) también han surgido en las zonas urbanas debido a las condiciones inadecuadas en la vivienda, el transporte, los servicios públicos y la seguridad. El más importante de ellos es el Comité Nacional de Coordinación de Movimientos Populares Urbanos. En la Ciudad de México, la Asociación de Vecindarios surgió después del terremoto de 1985. Los movimientos indígenas han proliferado en los últimos años, fundando el Congreso Nacional Indígena. En la década de 1990, las ONG que se centran en la defensa de los derechos humanos se han vuelto influyentes. Son una respuesta a la violencia política ya la brutalidad policial. El movimiento ecologista es cada vez más activo en México.

Roles y estados de género

División del Trabajo por Género. El grado de participación económica de las mujeres era del 35 por ciento en 1995, mientras que el de los hombres era del 75 por ciento. Sin embargo, la participación económica femenina está aumentando rápidamente. Además, generalmente se supone que muchas mujeres están empleadas en actividades informales no registradas y mal pagadas. Las mujeres también suelen ganar menos que los hombres y su nivel de educación es menor. La mayoría de las mujeres son económicamente activas cuando son jóvenes (entre veinte y veinticuatro años de edad).
Aunque la esfera política está fuertemente dominada por los hombres, la presencia de las mujeres en el espacio público se ha convertido en un lugar más común. A principios del siglo XXI, por ejemplo, el liderazgo de los principales partidos políticos estaba en manos de mujeres políticas, al igual que el gobierno de la Ciudad de México y el presidente del sindicato más grande de México. La participación de las mujeres en numerosos movimientos sociales también ha sido significativa.

El estatus relativo de mujeres y hombres. Aunque las mujeres y los hombres son iguales ante la ley, persisten diferencias claras en términos de autoridad y privilegios. Las mujeres juegan papeles cruciales en la familia, pero incluso aquí el varón es "jefe de familia". Las mujeres son vistas como las cuidadoras de la moralidad y, por lo tanto, ocupan un lugar central en el dominio de la religión.
Al asignar varones y mujeres a diferentes roles económicos, políticos y sociales, los mexicanos pueden hacer uso de representaciones culturales complejas ya veces contradictorias de la masculinidad y la feminidad. Los dos íconos culturales clave para definir la feminidad son La Malinche y la Virgen de Guadalupe. El mito de La Malinche se refiere a la mujer india que se le dio al conquistador Hernán Cortés en 1519. Durante la parte restante de la conquista fue su intérprete y "amante". La Malinche es la colaboradora y traidora, pero también la sexualmente violada que dio a luz a un hijo ilegítimo, el primer mestizo . A diferencia de La Malinche, la Virgen de Guadalupe representa el sufrimiento y el sacrificio. Esto ha dado lugar a la imagen de la mujer sumisa, abnegada, pero virtuosa ( la abnegada ). En conjunto, estos mitos explican la ambigüedad asociada a la definición de las mujeres. El concepto clave para definir la masculinidad es el machismo, que está asociado con la violencia, el poder, la agresividad y la asertividad sexual. Estas representaciones culturales generales han formado la base para las ideas de dominación y poder masculinos "naturales" y el sufrimiento femenino y la maternidad. Han sido influyentes en las imágenes de hombres y mujeres mexicanos, pero cada vez se consideran más bien simples estereotipos. Bajo la influencia de profundas transformaciones sociales y culturales en un México cada vez más urbanizado, las percepciones de masculinidad y feminidad están cambiando continuamente.

Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. Los mexicanos son libres de elegir a sus parejas matrimoniales. Informalmente, sin embargo, hay reglas que limitan las elecciones, sobre todo las relacionadas con la clase y la etnia. La gente suele casarse después de un período de compromiso formal que puede durar varios años. En 1995, la edad media de matrimonio de un varón era casi veinticuatro años; Para una mujer era casi veintidós años. De todos los mexicanos de doce años o más, poco más de la mitad estaban casados ​​o unidos de otro modo. Aunque la base para el matrimonio es el amor, muchos mexicanos buscan conscientemente o inconscientemente un socio que pueda proporcionar seguridad social y económica o movilidad ascendente. La monogamia es la única forma de matrimonio permitida. Una ceremonia de matrimonio consiste en un registro civil y una boda religiosa. Después, la pareja celebra una fiesta enorme y costosa con familiares y amigos. A comienzos de la década de los noventa, la tasa de divorcios era un relativamente bajo 6,5 por ciento. Es legalmente fácil divorciarse pero la presión social contra ella puede ser formidable.

Unidad interna. La familia nuclear es la unidad doméstica común: en 1995, casi tres cuartas partes de todos los hogares familiares eran nucleares. Los hogares consistieron en un promedio de 4.6 miembros. En el mismo año, casi el 6 por ciento de los hogares eran solteros. Al mismo tiempo, un número significativo de hogares consta de familias nucleares "extendidas", que a menudo existen de manera temporal. Particularmente entre los pobres urbanos hay hogares que consisten en padres, niños, abuelos ya veces otros parientes. Las parejas recientemente casadas pueden vivir unos cuantos años con los familiares de su esposo o esposa para ahorrar dinero suficiente para establecer una unidad doméstica independiente. En el campo, diferentes familias nucleares pueden vivir cerca unas de otras y compartir recursos comunes. En 1995, el 82% de los hogares eran hombres. Aunque las mujeres generalmente tienen responsabilidades fundamentales en el hogar, los hombres siguen siendo la autoridad principal. La violencia doméstica constituye un grave problema en México.

Herencia. Las leyes de herencia no hacen distinción entre hombres y mujeres. Cada niño tiene legalmente derecho a una participación igual, pero en la práctica los descendientes varones son a menudo privilegiados. En el campo la tierra se distribuye a menudo solamente entre los hijos.

Grupos de parejas. La familia extensa es de crucial importancia para la mayoría de los mexicanos. Aunque los miembros de la familia generalmente viven dispersos, a veces muy lejos debido a la migración internacional, buscan oportunidades para reunirse en varias ocasiones. Los miembros de la familia ocasionalmente se reúnen para una comida durante el fin de semana, pero normalmente se reúnen en ocasiones religiosas. Las relaciones de parentesco fictivo se establecen a través de padrinos y madrinas en las ceremonias bautismales católicas. La familia y los grupos más amplios son el principal lugar de confianza, solidaridad y apoyo en México. Estas redes se movilizan con diversos objetivos, como encontrar trabajo, establecer conexiones políticas y evadir la burocracia.

Socialización

Cuidado infantil. El número promedio de niños por hogar ha disminuido en las últimas décadas y fue algo más de dos en 1995. Los niños son atendidos en su mayoría en el hogar de los padres. Algunos son atendidos en un vivero privado desde los tres meses de edad. A la edad de cuatro años, los niños están oficialmente obligados a asistir a un jardín de infantes durante dos años. Los niños en México se integran rápidamente en las actividades de los adultos, pero también están fuertemente protegidos y no se les anima activamente a descubrir sus alrededores por sí mismos.

Crianza y Educación Infantil. Después del kindergarten, los niños deben ir a la escuela primaria por seis años. Sin embargo, en 1995 casi el 32 por ciento de la población mayor de quince años no había concluido la escuela primaria. En las escuelas públicas y privadas los alumnos deben llevar uniformes. Mientras que las escuelas públicas enfatizan los valores cívicos y la educación laica, la mayoría de las escuelas privadas tienden a poner más énfasis en los valores religiosos. También hay escuelas privadas más liberales. Las relaciones entre profesor y alumnos tienden a ser estrictas.
La diferenciación de roles y reglas entre niñas y niños comienza a una edad temprana y forma aspectos clave de la crianza de los hijos hasta la adolescencia. Los bebés masculinos están vestidos de azul y bebés femeninos en rosa suave. Hay una tendencia a elevar a los niños como "hombres pequeños" y las niñas como "mujeres pequeñas", preparándolos así para sus futuros roles de género. La educación sexual dentro de la familia sigue siendo un tabú para muchos mexicanos. Los métodos de crianza también muestran diferencias según la clase. En los hogares de clase baja puede ser estricta y tradicional. Durante los años 90, el gobierno lanzó campañas contra el uso del castigo corporal.

La ceremonia de iniciación más importante para las niñas se celebra cuando cumplen quince años. Esta fiesta de quince años marca la transición de niña a señorita , es decir, una joven virgen. El evento también indica que la joven está ahora disponible para el matrimonio. El ritual incluye una santa misa durante la cual se hace hincapié en la necesidad de mantener la pureza hasta el matrimonio. Después, la familia celebra una gran fiesta. No hay ritual comparable para los niños.

Educación superior. En México, la educación superior se considera un camino hacia el progreso socioeconómico y el bienestar. Durante varias décadas, las universidades públicas fueron sitios de reclutamiento para la élite política y administrativa. Esta función ha sido cada vez más asumida por las más prestigiosas universidades privadas. En 1995, casi el 12 por ciento de la población mayor de veinticinco años disfrutaba de algún grado de educación superior. Al inicio de los cursos universitarios en 1998, había poco más de 1,5 millones de estudiantes en las universidades (excluyendo las escuelas preparatorias), de los cuales 811.000 eran hombres y 704.000 eran mujeres. La mitad de los estudiantes estudiaron ciencias sociales y administrativas y un tercero en ingeniería y tecnología.

Etiqueta

La etiqueta mexicana está fuertemente informada por la cultura de las jerarquías sociales y la distancia. Estos pueden existir a lo largo de las líneas de raza y género, pero las distinciones de clase regulan la interacción social de manera más decisiva. Huelga decir que las diferentes jerarquías sociales suelen ser paralelas.

En términos generales, los mexicanos se dan la mano cuando se encuentran o en el caso de dos mujeres que se encuentran o un hombre y una mujer que se encuentran, se besan en la mejilla una vez. En el caso de amigos cercanos y en ocasiones especiales, como la víspera de Año Nuevo, hombres y mujeres mexicanos se abrazan, se palmadan suavemente en la espalda y luego se dan la mano. Este abrazo expresa la confidencialidad y el valor crucial de la confianza. Debido a que los extraños no pueden ser colocados dentro de los diferentes círculos de intimidad y confidencialidad, generalmente son tratados con sospecha.

Cuando las personas de diferente nivel socioeconómico se reúnen, el individuo con el estatus inferior socialmente atribuido esperará a que la persona con estatus superior defina los términos del encuentro. Los mexicanos están muy interesados ​​en ser abordados con su título académico o profesional. El título académico más utilizado es el de licenciado. La forma de dirección del licenciado está más vinculada a la posición que tiene alguien que a las credenciales académicas precisas de esa persona. Las personas de menor nivel también invariablemente se dirigirán a un socialmente superior con el formal you ( usted ), mientras que el último lo más probable es que utilice el informal you ( tu ). Estas formas de dirección trazan límites, crean distancia y confirman las jerarquías sociales tan características de la cultura nacional.

Los mexicanos valoran el arte de la elocuencia. Las conversaciones en su mayoría comienzan con intercambios cortés e informal y se mueven lentamente hacia el tema. Aún así, los mexicanos siguen siendo oradores indirectos, evitando declaraciones claras. Políticos y los altos burócratas son identificados como los maestros de este estilo retórico. Se han convertido en el objeto de ironía en las manos del célebre cómic Cantinflas, que al hablar mucho pero diciendo nada dio a luz al verbo cantinflar.

Religión

Creencias religiosas. El catolicismo romano es la religión dominante en México. Después de la conquista por parte de los españoles, los pueblos indígenas de México aceptaron fácilmente las creencias y prácticas católicas, pero lo hicieron sobre la base de sus creencias religiosas prehispánicas. La Virgen de Guadalupe, por ejemplo, se asoció con la diosa pagana Tonantzin. Como resultado, el catolicismo popular mexicano es frecuentemente descrito como sincrético. Las creencias católicas impregnan la vida de los mexicanos comunes. Debido a que la Iglesia Católica ha sido una institución muy poderosa en la historia de México, su relación con el estado a veces ha sido tensa ya veces abiertamente hostil. En las últimas décadas, los misioneros protestantes han sido particularmente activos en el sur de México y entre los pobres urbanos.

Profesionales religiosos. Los practicantes más importantes son los sacerdotes católicos, que realizan misas regulares y ofician sobre eventos que los mexicanos consideran cruciales como el nacimiento, bodas, muerte y quince años. Los sacerdotes también realizan rituales más cotidianos como la bendición de casas nuevas o coches. Como los párrocos están profundamente involucrados en la vida social de las comunidades locales, su influencia va más allá de las cuestiones religiosas.

Rituales y lugares santos. Los rituales religiosos más significativos de México están determinados por el calendario católico. La Pascua ( Semana Santa ) es quizás la más importante de todas. En diferentes lugares de México, la recreación de la crucifixión de Jesucristo en el Viernes Santo es asistida por grandes multitudes. El más grande se encuentra en Iztapalapa en la Ciudad de México y atrae a más de 100.000 creyentes.

La patrona de la nación, la Virgen de Guadalupe, tiene su santuario en la Ciudad de México, cerca de la colina de Tepeyac, donde apareció por primera vez en 1531. La enorme basílica moderna atrae a cientos de miles de peregrinos de todo el país cada año, especialmente El 12 de diciembre, Día de Guadalupe. Cada comunidad (rural o urbana) tiene su propio santo patrón que es honrado con procesiones y fiestas cada año.

La Muerte y el Más Allá. Las representaciones y los rituales de la muerte juegan un papel destacado en la cultura popular, el arte y la religión. Se ha sugerido que esto está relacionado con las creencias indígenas precolombinas. Tales rituales se expresan con más vigor en las fiestas de los Días de los Muertos, 1 y 2 de noviembre. En esta ocasión, los mexicanos arreglan altares para los muertos en sus hogares con alimentos, bebidas y otros objetos (como cráneos hechos de azúcar o chocolate) para darles la bienvenida en su regreso a la tierra. Muchos mexicanos también visitan cementerios y adornan las tumbas con grandes flores naranjas. Pasarán algún tiempo por la oración grave, pero también compartirán recuerdos de los difuntos. El llamado culto mexicano de los muertos ha atraído mucha atención en el extranjero.

Medicina y Salud

El sistema de salud mexicano está fuertemente dividido entre las instalaciones públicas y privadas, siendo esta última accesible sólo a los acomodados. La abrumadora mayoría de la población depende de las instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social. El sistema nacional de salud consistía en más de diecisiete mil unidades sanitarias en 1998, de las cuales 885 eran hospitales y el resto de centros de servicios médicos básicos en zonas rurales. El sector de salud del gobierno tenía un presupuesto de aproximadamente $ 11 mil millones (US) en 1999 y empleó alrededor de 300,000 médicos y enfermeras. Muchos médicos de los hospitales públicos también tienen sus propias clínicas privadas de consulta.

Los mexicanos comunes y corrientes suelen discutir la enfermedad, la salud y la medicina y están familiarizados con el auto-tratamiento. Dado que la mayoría de los medicamentos se pueden comprar libremente en las farmacias comerciales, los mexicanos tienden a consumir medicamentos en cantidades considerables. Además, existen varios proveedores de salud populares y tienen una clientela regular. Herbolarios se pueden encontrar en los mercados locales. Curanderos ("curanderos") usan procedimientos tradicionales de curado y plantas medicinales. Los curanderos espiritualistas se consideran a sí mismos practicantes religiosos primero y proveedores de salud alternativos en segundo lugar. Generalmente, los mexicanos no asumen una inconsistencia fundamental entre los proveedores de salud populares y los médicos.

Celebraciones seculares

La batalla contra los franceses se celebra el 5 de mayo ( Cinco de Mayo ), recordando la victoria de las fuerzas mexicanas sobre los invasores franceses en las colinas cerca de la ciudad de Puebla en 1862. Llevó a los franceses un año para traer refuerzos y tomar el mexicano Capital en 1863. Cinco de Mayo es un símbolo importante de la soberanía nacional y los desfiles se llevan a cabo en todo el país.

El Día de la Independencia es el 16 de septiembre y celebra el inicio de la lucha por la independencia en 1810, que comenzó cuando el sacerdote católico Miguel Hidalgo y Castilla tocó las campanas en el pueblo de Dolores y pidió a los feligreses expulsar a los españoles. Este acto -el llamado Grito de Dolores- se repite ritualmente en la noche del 15 de septiembre por las autoridades de todo México e incluso por embajadores en el extranjero. El ritual termina con el vigoroso grito de " Viva México " tres veces. En la mañana del 16 de septiembre hay desfiles militares organizados por el gobierno. El Día de la Independencia es el ritual cívico más importante y goza de amplia participación popular. Durante todo el mes de septiembre las casas, oficinas y edificios públicos están decorados con los colores de la bandera mexicana.

El Día de la Revolución, 20 de noviembre, conmemora el levantamiento planeado de Francisco Madero contra el dictador Porfirio Díaz en 1910 que marcó el inicio de la Revolución Mexicana. Se trata principalmente de un evento orquestado por el Estado que provoca una participación popular modesta. El evento principal es el largo desfile deportivo frente al Palacio Nacional en el centro de la Ciudad de México.

Las Artes y Humanidades

Apoyo a las Artes. La institución federal más importante en el campo de las artes es el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA). La CNCA coordina las actividades de más de treinta instituciones públicas en el mundo de las artes; Uno de ellos es el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, fundado en 1989, que proporciona un modesto apoyo financiero (tales como becas y financiamiento de proyectos) a artistas jóvenes y distinguidos en una amplia variedad de disciplinas. También hay fondos privados que apoyan las artes.

Literatura. La evidencia más temprana de la escritura data de 600 aC en forma de glifos zapotecas, que aún no han sido descifrados. La literatura precolombina generalmente se considera que incluye los escasos escritos de antes de la conquista, así como la poesía y prosa en lenguas indígenas que fue grabado en la escritura alfabética y producido después de la conquista. El primer grupo comprende los códices, escritos pictográficos sobre el amate acordeón-plisado ("papel"), la mayoría de los cuales fueron destruidos. Su contenido es principalmente religioso e histórico. Los textos literarios mayas más importantes, como el Popol Vuh, pertenecen al segundo grupo. Uno de los legados más significativos de la cultura azteca es la poesía del rey de Texcoco, Nezahualcóyotl (1402-1472).
En la Nueva España colonial, el siglo XVII produjo dos talentos literarios sobresalientes: el escritor y científico Carlos Sigüenza y Góngora (1645-1700), y Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), una mujer brillante que se convirtió en monja en orden Para continuar sus actividades académicas y literarias. Ella es mejor conocida por su poesía y su prosa teológica y secular.

Después de la independencia, las tendencias literarias internacionales como el romanticismo, el realismo y el modernismo influyeron en los logros literarios de México. Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893) fue el principal representante del romanticismo mexicano, que se esforzó por desarrollar una literatura nacional nutrida por las realidades del país. Otros incluyen a José López Portillo y Rojas (1850-1923) y Amado Nervo (1870-1919).

La Revolución Mexicana y sus consecuencias condujeron a la aparición de una nueva generación de escritores y temas literarios. La "novela de la revolución", que comenzó con la publicación de 1915 de Los de abajo de Mariano Azuela (1873-1952) y se amplió con las novelas de Martín Luis Guzmán, echa una mirada amarga a la revolución, a la violencia , Y sus líderes. Este tema también ha inspirado a otros autores, entre ellos el gigante literario contemporáneo mexicano Carlos Fuentes. Juan Rulfo publicó muy poco pero Pedro Páramo (1955) es considerado una obra maestra. En poesía, un grupo centrado en torno a la revista literaria Contemporáneos estableció nuevos estándares en la década de 1920. El poeta más destacado de México, sin embargo, fue Octavio Paz (1914-1998), quien también escribió numerosos ensayos como El laberinto de la soledad (1950), un ensayo clásico sobre el carácter nacional de México que le valió el reconocimiento internacional. En 1990 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. En las últimas décadas, novelistas como Elena Poniatowska, Angeles Mastretta y Laura Esquivel han ganado prestigio en México y en el extranjero.

Artes graficas. La larga tradición mexicana de las artes gráficas se remonta a la época precolombina. Cuando las diferentes civilizaciones indias prosperaron, construyeron impresionantes centros urbanos y edificios religiosos y produjeron arte gráfico sofisticado como alfarería y frescos. En general, las esculturas precolombinas e imágenes de dioses provocan un sentimiento de asombro y temor. El arte precolombino ha adquirido un lugar destacado en el canon de la cultura nacional y se exhibe en numerosos museos, especialmente el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México. Estos museos son frecuentemente visitados por alumnos de escuelas primarias y secundarias como parte de sus asignaciones de historia.

Después de la conquista española, la iglesia y los monasterios fueron los principales contribuyentes en el campo de las artes. Como consecuencia, la arquitectura religiosa se convirtió en la forma más importante de expresión creativa. Aunque los iconos y estilos fueron importados, las técnicas, los materiales y las formas utilizadas por los artesanos indígenas gradualmente dieron paso a un estilo distintivamente mexicano. A finales del siglo XVII se desarrolló un barroco mexicano reconocible con una abundancia de elementos decorativos. En el siglo XVIII, esto se convirtió en el estilo churrigueresco aún más profuso. La escultura y la pintura se desarrollaron en líneas similares.
La inestabilidad política y la guerra recurrente obstaculizado gravemente el desarrollo artístico en el siglo XIX, con la excepción de la pintura, donde había un interés vacilante en temas precolombinos. Los artistas más importantes fueron Pelegrín Clavé y paisajista José Maria Velasco.

Después de la Revolución Mexicana, un período de intensa innovación artística comenzó, dando lugar a la forma de arte mexicano más ampliamente reconocido, el mural. Un reconocimiento de la independencia artística por el nuevo apoyo del Estado de élite y activa revolucionaria coincidió con un renovado interés en la cultura popular, como los grabados de José Guadalupe Posada (1851-1913), y en temas precolombinos y expresiones artísticas. México, su historia y su gente se convirtieron en los temas más importantes individuales de los enormes murales que decoran las paredes de los edificios públicos. Los exponentes más conocidos de la escuela muralista mexicano Diego Rivera son (1886-1957), David Alfaro Siqueiros (1896-1974), y José Clemente Orozco (1883-1949). En los últimos años, las pinturas excéntricas de Frida Kahlo (1907-1954) han atraído la atención de todo el mundo. Pintores de generaciones posteriores que han ganado reputación nacional e internacional incluyen José Luis Cuevas, Juan O'Gorman, Rufino Tamayo y Francisco Toledo.

cualidades artísticas de México se ilustra mejor por la amplia variedad de arte popular y artesanías. artistas populares se pueden encontrar en México, pero las regiones e incluso los pueblos se especializan en oficios particulares.

Artes escénicas.En la música clásica, la orquesta sinfónica nacional basada en la Ciudad de México y la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional son de más renombre. Compositor más importante del siglo XX de México fue Carlos Chávez (1899-1978). La música popular, como el mariachi y ranchera música, ha adquirido fama en todo el mundo y producido estrellas como Vicente Fernández y Juan Gabriel. México también tiene una escena del rock nativo. Ciudad de México se ha convertido en un centro importante de la grabación para el mundo de habla española. Lo mismo es cierto para la producción de series de telenovelas para la televisión. Cine mexicano floreció en los años 1940 y 1950, la producción de tales héroes de la cultura popular como Jorge Negrete y Pedro Infante. Uno de los lugares más importantes de México para las artes escénicas es el Festival Cervantino, que se celebra cada año en la ciudad de provincias de Guanajuato.

El estado de las ciencias físicas y sociales

La mayoría de la investigación científica en México se lleva a cabo en las universidades públicas, principalmente en la Universidad Nacional Autónoma y la Universidad Autónoma Metropolitana, tanto en la Ciudad de México. El Instituto Politécnico Nacional, también en la Ciudad de México, es el instituto de investigación más importante en la ingeniería y la tecnología. En los últimos años ha habido apoyo del gobierno para el desarrollo de centros de investigación fuera de la capital. También hay una extensa red de institutos de investigación especializados autónomas que dependen de las finanzas del Estado, como el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica y el Colegio de México.

Más de la mitad de la cercana a $ 2 mil millones (US) del gasto federal en ciencia y tecnología en 1998 fue canalizado a través del Ministerio de Educación Pública y el otro 34 por ciento se canalizó a través del Ministerio de Energía. La mayoría de los últimos fondos se gastan en investigación en la explotación del petróleo. La política pública se concentra en tres áreas: promoción de la calidad y cantidad de la investigación científica, el establecimiento de vínculos entre la ciencia y la industria, y la promoción de la innovación tecnológica.

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología es el organismo de financiación más importante para las ciencias físicas y sociales. En 1998 tuvo un presupuesto de $ 287 millones (US), con el 47 por ciento asignado a becas de postgrado individuales, un 25 por ciento a la investigación científica y el desarrollo tecnológico, y 22 por ciento al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), un programa de incentivos financieros a académicos productivos. En 1998, más de sesenta y cinco centenar de investigadores en el SNI. La información sobre la financiación empresarial de la investigación y el desarrollo no está disponible, pero se estima que es muy modesto en comparación con los principales socios comerciales de México.

Bibliografía

Bartra, Roger. La jaula de la melancolía: Identidad y metamorfosis del mexicano, 1987.

Basave Benítez, Agustín. México mestizo: Análisis del nacionalismo mexicano en torno a la mestizofilia de Andrés Molina Enríquez, 1992.

Bethell, Leslie, ed. México desde la Independencia, 1991.

Billeter, Erika, ed. Imágenes de México: la contribución de México a la Twentieth Century Art (catálogo), 1987.

Bonfil Batalla, Guillermo. México Profundo: negada Una Civilización, 1987.

El Colegio de México (varios autores). Historia de la Revolución Mexicana, 23 vols., 1978-1979.

Chant, Sylvia. Las mujeres y la supervivencia en las ciudades de México: Perspectivas de Género, los mercados de trabajo y hogares de bajos ingresos, 1991.

Cornelius, Wayne A., Ann L. Craig, y Jonathan Fox, eds. La transformación de las relaciones entre Estado y sociedad en México: La Estrategia Nacional de Solidaridad, 1994.

Cypess, Sandra M. La Malinche en la literatura mexicana: De la historia a mito, 1991.

Dealy, Glen Caudill. Los latinoamericanos: Espíritu y Ethos, 1992.

Díaz-Polanco, Héctor. La rebelión zapatista y la Autonomía, 1997.

Finkler, Kaja. Los sanadores espiritistas en México: éxitos y fracasos de alternativas terapéuticas, 1985.

Florescano, Enrique. Memoria mexicana, 1994.

Foster, David William, ed. Literatura Mexicana: Una Historia, 1994.

Foweraker, Joe, y Ann L. Craig, eds. Movimientos populares y cambio político en México, 1990.

Gamio, Manuel. Forjando patria, 1916, segunda ed., 1960, tercera ed., 1982.

Garrido, Luis Javier. El Partido de la Revolución Institucionalizada: La formación del nuevo estado en México, 1928-1945, 1982.

Grayson, George W. Fuerzas armadas de México: A Factbook, 1999.

Gruzinski, Serge. La colonización del imaginario: Sociedades indígenas y occidentalización en el México español, Siglos XVI-XVIII, 1991.

Gutmann, Matthew C. Los significados de Macho: Ser un hombre en la ciudad de México, 1996.

Hart, John Mason. México Revolucionario: La Venida y el Proceso de la Revolución Mexicana, 1987.

Harvey, Neil. La Rebelión de Chiapas: La lucha por la tierra y la democracia, 1998.

Ingham, John M. Mary, Michael y Lucifer: El catolicismo popular en México Central, 1986.

Caballero, Alan. La Revolución Mexicana, 2 vols., 1986.

Loaeza, Soledad. El Partido de Acción Nacional, la larga marcha, 1939-1994: Oposición leal y partido de protesta, 1999.

Lomnitz-Adler, Claudio. Salidas del Laberinto: Cultura e Ideología en el Espacio Nacional Mexicano, 1992.

Melhuus, Marit. "Poder, valor y los significados ambiguos del género". En Marit Melhuus y Kristianne Stoler, eds., Machos, Madres, Madonnas: Contestación del poder de las imágenes latinoamericanas de género, 1996.

Meyer, Michael C., William Sherman. El Curso de Historia Mexicana, 1987.

Mraz, John. Nacho López y el fotoperiodismo mexicano en los años cincuenta, 1999.

Pansters, Wil, ed., Ciudadanos de la pirámide: Ensayos sobre la cultura política mexicana, 1997.

Paz, Octavio. El laberinto de la soledad, 1950.

Pilcher, Jeffrey M. Que ¡Vivan los Tamales! La Alimentación y la Creación de la Identidad Mexicana, 1998.

Ramírez, Santiago. El mexicano: Psicología de sus motivaciones, 1977.

Ramos, Samuel. El perfil del hombre y la cultura en México, 1934.

Rothenstein, Julian. JG Posada: Mensajero de la Mortalidad, 1989.

Schryer, Frans J. Etnicidad y clase en México rural, 1990.

Calle-Porter, Tim. Casa Mexicana: La arquitectura, el diseño y el estilo de México, 1995.

Vasconcelos, José. La Raza Cósmica / La raza cósmica, 1997. Originalmente publicado en 1925.

Womack, John. Zapata y la Revolución Mexicana, 1968.

Zermeño, Sergio, ed. Movimientos sociales e identidades colectivas: México en la década de los noventa, 1997.

Zolov, Eric. Refried Elvis: La subida de la contracultura mexicana, 1999.