Países Bajos

Bandera de Paises Bajos

Orientación

Identificación. La palabra inglesa "Dutch" deriva del alemán deutsch ("alemán"). "Holandés" se refería originalmente tanto a Alemania como a los Países Bajos, pero llegó a ser restringido al pueblo y la lengua de los Países Bajos cuando este país se independizó en el siglo XVII. "Holanda" y "los Países Bajos" a menudo se utilizan como sinónimos, aunque "Holanda" se refiere sólo a las provincias del Norte y Holanda del Sur.

Los holandeses distinguen entre dos grandes subdivisiones culturales de su nación. La distinción más importante es entre las culturas de Randstad (Ciudad de Rim) y no de Randstad. Randstad cultura es claramente urbana, situada en las provincias de Holanda Septentrional, Holanda Meridional, y Utrecht. La cultura no Randstad corresponde a la división histórica entre el norte predominantemente protestante y el sur católico, separados por el río Rin.

Las variaciones locales significativas de la cultura holandesa incluyen la cultura frisona en el norte extremo y las culturas de Brabante y de Limburgo en el sur. La cultura del sur estuvo sujeta a políticas discriminatorias hasta el siglo XIX. Los frisones premian su lengua y su descendencia de los antiguos frisones, mientras que los Limburgers y los Brabantines hacen hincapié en su cultura sureña y su herencia católica.

Los Países Bajos han proporcionado durante siglos un refugio seguro para las minorías étnicas que huyen de la discriminación y la persecución, y cada minoría influye en la cultura holandesa a su manera. Muchos judíos de España y Portugal y comerciantes protestantes de los Países Bajos meridionales gobernados por España se refugiaron en la República Holandesa en los siglos XVI y XVII. El siglo XX se caracterizó por la afluencia de trabajadores invitados del Mediterráneo, los migrantes de las antiguas colonias holandesas y los refugiados de países devastados por la guerra.

Los Países Bajos no tienen una fuerte cultura nacional uniforme. La mayoría de los holandeses rechazan la noción y la consideran manchada con una forma inaceptable de nacionalismo. En cambio, hacen hincapié en la diversidad cultural del país, la tolerancia de la diferencia y la receptividad a las influencias extranjeras. Sin embargo, la cultura Randstad ha sido hegemónica en los Países Bajos debido a la concentración del poder político, económico y cultural en esa región densamente poblada.

Ubicación y Geografía. Los Países Bajos se sitúan en el noroeste de Europa y limita con Alemania al este, Bélgica al sur, y el mar del Norte al oeste y al norte. El nombre "Países Bajos" significa "Tierras Bajas" en referencia a la topografía de la nación como un llano aluvial. Las diferencias de altitud son mínimas. Casi una cuarta parte de la masa terrestre está por debajo del nivel del mar, protegida del mar que lo invade por diques y dunas. Los Países Bajos son también un país relativamente pequeño (34.225 kilómetros cuadrados) sin agua superficial.

Los Países Bajos están divididos en doce provincias. Amsterdam (730.000 habitantes) es la capital, pero el gobierno se reúne en La Haya (440.000 habitantes). Utrecht (235.000 habitantes) es el centro de transporte, mientras que la ciudad portuaria de Rotterdam (590.000 habitantes) constituye el centro económico. Estas cuatro ciudades, junto con una serie de ciudades interconectadas, forman el Randstad, que tiene una población de 6.100.000.

Demografía. Los Países Bajos tenían una población de 15.898.331 habitantes en 2000. Es el país más densamente poblado de Europa (1.196 habitantes por milla cuadrada [462 por kilómetro cuadrado] en 1996). Hay 2.700.000 residentes extranjeros. La mayoría, aproximadamente 780.000, proviene de la Unión Europea, incluyendo 432.000 alemanes. Otros grupos importantes son surinameses (297.000), turcos (300.000), marroquíes (252.000) y antillanos (99.000).

La esperanza de vida media en 1996 fue de 75,2 años para los hombres y 80,7 años para las mujeres, mientras que la tasa de mortalidad infantil fue de 5,1 por 1.000.

Afiliación lingüística. El idioma oficial de los Países Bajos es el holandés estándar. Este lenguaje se utiliza en todos los asuntos oficiales, en los medios de comunicación y en las escuelas y universidades. El holandés se parece mucho al alemán tanto en la sintaxis como en la ortografía. Presta libremente palabras y términos técnicos del francés y especialmente del inglés.

El holandés es también el idioma oficial en Flandres, Bélgica, donde se llama flamenco. Las lenguas criollas están reemplazando cada vez más a los holandeses en Suriname y las Antillas Neerlandesas a medida que avanza la descolonización. El afrikaans, que se habla ampliamente en Sudáfrica, está relacionado con el holandés. Frisón es el segundo idioma oficial de los Países Bajos; Es hablado por un medio millón de frisones. Además, hay cerca de veinticinco principales dialectos del holandés.

Simbolismo. La exhibición de la bandera nacional y el canto del himno nacional son expresiones de identidad importantes para un número decreciente de ciudadanos. La bandera consiste en tres tiras horizontales en los colores rojo, blanco y azul. El himno nacional es el Wilhelmus . Fue una canción rebelde durante la guerra de independencia contra España y fue adoptado como himno nacional en 1932.

La compleja relación del pueblo holandés con el mar es notable. Históricamente, el mar ha sido adversario y aliado. Los holandeses solían repeler a los invasores extranjeros perforando deliberadamente los diques de los ríos. Sin embargo, si no fuera por las extensas obras hidráulicas, el 65 por ciento de los Países Bajos se inundarían permanentemente. Los holandeses se enorgullecen de su lucha contra el mar y de la recuperación de la tierra, que consideran un dominio de la naturaleza.

Otra fuente de orgullo nacional que deja a un lado las diferencias regionales y religiosas es el deporte, especialmente el fútbol y el patinaje de velocidad. Siempre que la selección nacional participe en competiciones internacionales, reina el orangemania. La gente se viste de naranja (en referencia al nombre de la familia real), levanta banderas nacionales y anaranjadas, y decora casas y calles como un sentimiento patriótico de superioridad atlética inunda la nación. El Elfstedentocht también eleva la conciencia nacional. Este evento de patinaje de velocidad en Frisia se produce sólo ocasionalmente, ya que toma un período prolongado de escarcha para endurecer los 125 kilómetros de lagos y canales que conectan las once ciudades frisones.

El ejemplo más claro del simbolismo nacional es la familia real holandesa. La reina es considerada como la personificación de la nación holandesa y un símbolo de esperanza y unidad en tiempos de guerra, adversidad y desastre natural. Su popularidad se manifiesta anualmente en la celebración de Queensday el 30 de abril. La capital, Amsterdam, en particular, se transforma en un gigantesco mercado de pulgas y festival al aire libre.

La ocupación de 1940-1945 por la Alemania nazi proporciona una fuente continua de identidad nacional. Hay más de ochocientos monumentos y monumentos de la Segunda Guerra Mundial, y el pueblo holandés todavía utiliza los años de la guerra como el punto de referencia histórico más importante. La confusión del sufrimiento holandés judío y no judío es una característica llamativa del recuerdo nacional. Los holandeses se enorgullecen de su feroz resistencia al régimen nazi y de su refugio de 25.000 judíos y 300.000 holandeses no judíos, pero también hubo una amplia colaboración con los nazis. Más de cien mil judíos fueron deportados a campos de concentración. Ana Frank simboliza esta autopercepción profundamente ambigua de los holandeses como víctimas, resis- tentes, colaboradores y espectadores pasivos. La familia Frank fue albergada durante dos años por resistidos holandeses antes de ser finalmente traicionada por colaboradores holandeses.

Historia y relaciones étnicas

Surgimiento de la Nación. La identidad nacional holandesa surgió durante los siglos XVI y XVII, especialmente en la lucha por la independencia de la España católica durante la Guerra de los Ochenta Años (1568-1648). El pueblo holandés recibió la independencia de la Casa de Habsburgo en el Tratado de Munster en 1648. Los Países Bajos se unió temporalmente con Bélgica después del Congreso de Viena. La élite católica belga buscó su libertad de los protestantes holandeses, y Bélgica se independizó en 1839.

Identidad nacional. La identidad nacional holandesa surgió de la lucha por la soberanía política y la libertad religiosa de los Habsburgo católicos (Felipe II). La clase mercantil holandesa formó una alianza con la Casa de Orange; Los comerciantes suministraron los fondos para hacer la guerra, mientras que la Casa de Orange proporcionó estabilidad política y protección militar. La política se volvió más dependiente del consenso y la negociación que del gobierno autoritario, ya que el poder descansaba en manos de los virreyes provinciales.

La rápida expansión de la flota mercante holandesa permitió el establecimiento de una red mundial de relaciones comerciales que creó la dominación naval y el aumento de la riqueza para la clase mercantil. La república holandesa comenzó a declinar, perjudicada por una pequeña población (670.000 habitantes en 1622) y sitiada por el creciente poder inglés y francés. Paradójicamente, en aquella época, el conspicuo consumo de la rica clase mercantil dio lugar a la llamada Edad de Oro. En Amsterdam se construyeron casas majestuosas de canal y se encargaron grandes obras de arte.

En 1713, al final de la ocupación francesa (1795-1813), Guillermo I de la Casa de Orange-Nassau aceptó el trono y se convirtió en el primer rey holandés. La nobleza holandesa nunca tuvo una posición de prominencia e influencia en la sociedad holandesa. Sólo después de las reformas constitucionales de 1851 la nación comenzó su ascenso a la industrialización.

La migración rural-urbana y especialmente el establecimiento del sufragio masculino en 1887 minaron los modos de vida tradicionales a los ojos de algunos políticos. El Partido Anti-Revolucionario fue fundado en 1878 para invertir esa tendencia. Ese partido abogaba por la autonomía de las diferentes comunidades políticas y religiosas. Su iniciativa dio lugar a principios del siglo XX en un proceso de segmentación vertical o pluralismo conocido como pilarización. La pilarización significaba que cada subsección sustancial de la población holandesa podía participar en instituciones y organizaciones sociales (sindicatos, escuelas, universidades, partidos políticos, clubes sociales, iglesias, periódicos y emisoras de radio) que atendían a sus necesidades específicas. Los cuatro pilares principales son católicos, protestantes, socialistas y conservadores. La intensa cooperación y negociación entre los pilares tuvo lugar entre los políticos nacionales. La secularización y la emancipación a finales de los años sesenta dieron lugar a la depilarización debido a una mayor movilidad social vertical, al creciente matrimonio mixto ya una identificación cada vez menor con cada uno de los cuatro pilares.

Una fuerte identidad nacional autoconsciente no se desarrolló en los Países Bajos debido a estos procesos históricos centrífugos, y esta negación de una identidad nacional se convirtió en un sello de la cultura holandesa. La diversidad religiosa, cultural y étnica se considera la esencia de la cultura holandesa. La persistencia de importantes minorías religiosas y regionales y la descentralización del poder administrativo han permitido la supervivencia de la diversidad cultural. En ausencia de una identidad compartida a nivel nacional, la cultura hegemónica Randstad ha proporcionado la mayoría de los marcadores de la identidad nacional.

Relaciones étnicas. No hay mucho debate sobre el racismo o la discriminación étnica entre el pueblo holandés, probablemente debido a su tolerancia auto-atribuida. Sin embargo, la posición socioeconómica de la mayoría de las minorías no europeas es mucho peor que la de la población indígena. La situación de los grupos de inmigrantes después de la Segunda Guerra Mundial dependía principalmente del momento y la condición de su ingreso. Los indonesios de habla holandesa llegaron al auge del auge económico de la posguerra después de la independencia de Indonesia en 1950. Los indonesios tenían tiempo suficiente para asegurar una posición estable en la sociedad holandesa. Por el contrario, los trabajadores invitados mediterráneos que llegaron a finales de los años sesenta y principios de los setenta se consideraron a sí mismos y fueron vistos por las autoridades holandesas como residentes temporales y por lo tanto no se familiarizaron con la cultura holandesa. Los trabajadores invitados fueron reclutados principalmente de España e Italia y posteriormente de Turquía y Marruecos. Esos trabajadores realizaban mano de obra no calificada en la industria y los servicios. Muchos surinameses de habla neerlandesa llegaron después de que Suriname se independizara en 1975. Aquellos inmigrantes y los migrantes laborales turcos y marroquíes mal educados fueron los primeros en sufrir el declive económico de los años setenta. La posición de los surinameses mejoró durante los años ochenta y noventa, pero los turcos y los marroquíes siguieron siendo los grupos étnicos más desfavorecidos de la sociedad holandesa. Los residentes locales de las Antillas Neerlandesas han estado emigrando a los Países Bajos desde mediados de los años 70 en busca de trabajo y educación. La década de 1990 estuvo marcada por la inmigración de importantes grupos de refugiados de África Occidental, Somalia, Sri Lanka, Afganistán y los Balcanes.

Urbanismo, Arquitectura y Uso del Espacio

Las ciudades holandesas son extremadamente compactas y densamente pobladas. La intervención gubernamental asegura que las áreas interurbanas estén bien guardadas y que los ghettos étnicos y las tierras baldías industriales no surjan. Las grandes ciudades están constantemente sujetas a proyectos de renovación urbana. Se presta mucha atención a fomentar un sentido de comunidad mediante la creación de lugares públicos, tales como parques y plazas con bancos y parques infantiles. El país tiene una intrincada red de ferrocarriles y una red aún más densa de caminos para bicicletas.

La arquitectura holandesa temprana fue influenciada por un ethos calvinista de uniformidad y sobriedad. Este distinto estilo surgió después de que los Países Bajos se separaron de España en 1581. A diferencia de sus contemporáneos en Francia y Gran Bretaña, ricos comerciantes holandeses construyeron casas de canal bastante modestas pero majestuosas en Amsterdam. Las ciudades holandesas carecen de la grandeza y la extravagancia de París y Londres porque el gobierno se reúne en edificios discretos.

La arquitectura holandesa contemporánea es más cosmopolita. La expresionista Escuela de Amsterdam y los arquitectos cubistas Stijl de los años veinte fueron inspirados por movimientos artísticos internacionales. El modernismo se convirtió en el estilo principal del boom de la vivienda después de la Segunda Guerra Mundial. El centro de la ciudad de Rotterdam es un ejemplo típico. En gran parte destruido en la Segunda Guerra Mundial, el corazón de esta ciudad portuaria fue reconstruido en un estilo americano con rascacielos de acero y vidrio. A finales del siglo XX, las ciudades de Randstad comenzaron a desarrollar parques empresariales suburbanos posmodernos y centros comerciales cubiertos.

Los holandeses tienen un deseo de organización espacial que es informado por los supuestos calvinistas sobre el orden como un sinónimo de limpieza y sin pecado. El sentido calvinista del espacio se puede ver claramente desde el aire. La tierra está cuidadosamente dividida en cuadrados y rectángulos semejantes a Mondrian. En parte, esto se relaciona con la gestión de aguas superficiales con su necesidad de canales y diques, pero también refleja el deseo holandés de orden y uniformidad. Esto se puede ver más claramente en los proyectos de desarrollo de viviendas suburbanas poco distinguidos.

Las casas holandesas son relativamente pequeñas y tienen puertas delanteras prominentes y ventanas grandes. Las casas se apilan con cantidades formidables de muebles, plantas de interior y flores. Los interiores holandeses son un reflejo del mundo exterior, congestionado pero ordenado y limpio.

Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. Los Países Bajos no tienen una cultura culinaria distinta debido a su etnia protestante y la ausencia de una fuerte tradición culinaria en la corte debido a un énfasis en la sobriedad calvinista. La comida es vista como una parte necesaria de la vida, sin necesidad de lujo. Los alimentos tradicionales incluyen sopa de guisantes, estofado de kale, hotchpotch (un guiso grueso), espárragos blancos, papas fritas con mayonesa, croquet de carne y arenque crudo. Por la mañana, los holandeses consumen varios sándwiches con queso, mantequilla de maní o chispas de chocolate. El almuerzo consiste en los emparedados, a menudo con los cortes fríos y quizás una pequeña ensalada en el lado. La cena, que generalmente se sirve entre las cinco y las siete de la tarde , es una comida de dos o tres platos que a menudo comienza con sopa. El plato principal por lo general contiene una mezcla de patatas con verduras y carne, pescado o aves de corral y es seguido de postre. Los alimentos chinos-indonesios, surinameses e italianos se han convertido en parte de la dieta holandesa.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales. Los holandeses casi nunca invitan a gente con la que no están familiarizados con la cena. En cambio, el café tiene un fuerte significado social. Los vecinos a menudo se invitan a tomar una taza de café con la invariable una galleta, y la pausa de café de la mañana en el trabajo es una institución sagrada. Beber café en los rituales revelan el significado central de la palabra griega crucial gezelligheid ("acogedor", "sociable", o "agradable").

Economía básica. Los Países Bajos tienen una economía avanzada de libre mercado. Los holandeses se enorgullecen de tener una economía que se desenvuelva suavemente, conocida como el modelo polder, que depende de las negociaciones periódicas entre los sindicatos, las asociaciones de empleadores y el gobierno para controlar las escalas salariales y los impuestos. La mano de obra estaba constituida por 7,097,000 personas en 1999; Los desempleados ascendían a 292.000. El producto nacional bruto (PNB) anual ascendió a 323.000 millones de euros (373.000 millones de dólares) en 1997. Las importaciones sumaron alrededor del 55% del PNB; Y las exportaciones sumaron el 61 por ciento. El ingreso promedio después de impuestos es de 20.000 euros ($ 23.160). Los Países Bajos nunca tuvieron una gran ola de industrialización, pero se mantuvieron firmemente orientados hacia la agricultura, el comercio y las industrias de servicios. Dos por ciento de la población holandesa está empleada en el sector agrícola altamente mecanizado (que incluye la industria pesquera), el 24 por ciento está empleado en el sector industrial y el 74 por ciento trabaja en industrias de servicios.

Comercio. Las exportaciones holandesas se pueden dividir en cinco categorías principales: productos agrícolas, 15 por ciento; Combustibles naturales o enriquecidos, 6 por ciento; Productos químicos, 17 por ciento; Productos industriales, 12 por ciento; Y maquinaria, 24 por ciento. Alemania es el principal socio comercial. Dos tercios de las exportaciones neerlandesas van a cinco naciones: Alemania, Bélgica, Francia, Estados Unidos y el Reino Unido. Esos cinco socios comerciales representan el 61 por ciento de las importaciones holandesas.

Estratificación social

Clases y castas. Las diferencias de riqueza son relativamente pequeñas en comparación con muchos otros países debido a la imposición progresiva y la redistribución de los fondos fiscales a los desempleados y ocupacionalmente inactivos. Esta igualdad de ingresos se demuestra claramente cuando los hogares neerlandeses se subdividen en cuatro categorías de ingresos distintas. El cuartil más bajo tiene un ingreso promedio de 8.730 euros (10.105 dólares) después de impuestos, mientras que el cuartil más alto tiene un ingreso promedio de 38.365 euros (44.420 dólares). Una discusión abierta de las diferencias de clase, ingreso y estatus es más o menos tabú en una sociedad que enfatiza fuertemente la igualdad. Aunque la sociedad holandesa en general es firmemente clase media, se estima que entre 5 y 10 por ciento de la población vive en un nivel de subsistencia. Esta polarización de los ingresos y la subsiguiente segmentación social comenzaron en los años ochenta. Los trabajadores poco cualificados, los desempleados, los discapacitados, los ancianos y los hogares monoparentales han golpeado más duro. Los hogares de bajos ingresos se concentran en las ciudades de Randstad y las dos provincias más septentrionales, Friesland y Groningen.

Símbolos de la estratificación social. Las diferencias de clase implican pocos signos visibles de diferenciación cultural, pero esas diferencias menores tienen un gran valor simbólico en la creación de la distinción social. Las diferencias más obvias pueden observarse en la vivienda, los patrones de consumo y la participación comunitaria. Los hogares de clase baja son pequeños y tienden a tener una gran cantidad de muebles y artículos decorativos. Los hogares de clase superior son más espaciosos y tienden a tener menos muebles ya menudo más sobrios. La participación social de los holandeses no depende enteramente de los antecedentes de clase, pero los hogares de mayores ingresos tienden a tener menos participación en la vida comunitaria que los hogares de bajos ingresos. Las personas de clase baja están en general más arraigadas en la vida comunitaria y menos restringidas en los contactos con vecinos y familiares.

Las diferencias en el vestuario son relativamente leves pero importantes marcadores de clase. Los holandeses se visten con poco ojo para la extravagancia. Incluso los códigos de vestimenta corporativos son informales. Sólo los profesionales urbanos muy ricos y jóvenes tienen un estilo de vestimenta que se adhiere a las normas internacionales de ropa.

Los patrones de habla también pueden variar con la clase. Las personas de clase baja tienden a hablar en un dialecto local, mientras que las clases media y alta hablan holandés estándar.

Vida política

Gobierno. Los Países Bajos son un Estado unitario regido por un órgano central. El sistema político es una democracia parlamentaria, así como una monarquía constitucional. La reina tiene poca influencia política; Su papel es en gran parte simbólico. El poder político está en manos de un gabinete de ministros encabezados por un primer ministro. El gabinete es responsable ante el parlamento ( Staten-Generaal ), cuyos miembros son elegidos cada cuatro años. El Parlamento neerlandés consta de la Primera Sala y de la Segunda Cámara, que en conjunto constituyen el órgano legislativo. La Segunda Cámara inicia una nueva legislación. Sus miembros son elegidos directamente por el pueblo, que ha tenido sufragio universal desde 1919. Los miembros de la Segunda Cámara son elegidos por representación proporcional, lo que lleva a un gran número de partidos políticos que compiten por 150 escaños. La Primera Sala ratifica o rechaza la nueva legislación propuesta por la Segunda Sala. Sus miembros son elegidos por los miembros del Provinciale Staten . Cada una de las doce provincias tiene una junta directiva local ( Provinciale Staten ) cuya presidencia es el comisionado de la reina, que es nombrado por el gobierno por un período de vida. Sus miembros son elegidos por los habitantes de la provincia. Cada municipio tiene un consejo electo presidido por el alcalde y elegido concejales. Los comisionados y los alcaldes son escogidos por el gobierno para los términos de la vida.

Liderazgo y Funcionarios Políticos. Los principales partidos políticos son los PvdA (socialdemócratas), VVD (conservadores), y CDA (demócratas cristianos). Estos partidos se complementan con un gran número de partidos más pequeños, desde socialistas y nacionalistas hasta religiosos y verdes. Los gabinetes holandeses son invariablemente coaliciones de los principales partidos políticos. El debate abierto y la negociación hacia el consenso son parte de la cultura política holandesa.

La mayoría de los puestos de gobierno de alto nivel están ocupados por ex miembros de la Segunda Cámara que han ascendido en las filas del partido. La mayoría de los funcionarios públicos de los ministerios son burócratas de carrera. Las interacciones entre los políticos y los ciudadanos comunes y corrientes son bastante limitadas, especialmente a nivel provincial y nacional. Sólo las asociaciones industriales, los sindicatos, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y los lobbies políticos interactúan directamente en asuntos políticos. Estos grupos tienen un fuerte impacto en la toma de decisiones políticas.
Problemas Sociales y Control. Las infracciones de tráfico son la infracción legal más común. Los crímenes violentos son bajos en comparación con otros países europeos y los Estados Unidos; En 1996 se cometieron 273 homicidios, lo que equivale a 1,8 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Los ciudadanos holandeses se preocupan sobre todo por asaltos y robos. La gente casi nunca toma la ley en sus propias manos. Hay muy pocos relojes de barrio y no hay milicias de ciudadanos armados. Los Países Bajos tienen un control de armas muy estricto. La posesión de pequeñas cantidades de drogas blandas (marihuana y hachís) no es procesada. La venta de drogas blandas en los llamados coffeeshops no es legal, pero es tolerada. Países Bajos se ha convertido en un imán para los turistas de drogas debido a su postura liberal hacia las drogas y su posición como un importante centro de transporte en Europa. Los Países Bajos tienen una gran tolerancia a la prostitución. Las ciudades de Randstad tienen districtos rojos de la luz en los cuales las mujeres se exhiben detrás de ventanas a los clientes potenciales.

Actividad Militar. El ejército holandés fue profesionalizado durante la década de 1990, cuando el reclutamiento fue formalmente abolido. El presupuesto de defensa disminuyó sustancialmente entre 1989 y 1998 debido al final de la Guerra Fría. En ausencia de conflictos armados, las fuerzas armadas neerlandesas sólo actúan durante los desastres nacionales tales como grandes inundaciones y incendios forestales y en operaciones internacionales de mantenimiento de la paz bajo los auspicios de las Naciones Unidas o de la OTAN. A pesar de que los holandeses tienen a los militares en baja estima, su actitud hacia las misiones de mantenimiento de la paz es muy positiva.

Programas de Bienestar Social y Cambio

El moderno Estado de bienestar holandés, con su elaborado sistema de leyes y reglamentos, surgió después de la Segunda Guerra Mundial. La matriz actual de las leyes de bienestar es imposible de resumir, pero la principal suposición es que las personas tienen derecho a un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades básicas y no deben estar a merced de la caridad.

El sistema de asistencia social se creó para proporcionar a los ancianos y como una red de seguridad temporal para los sostenes de familia desempleados. Sin embargo, en el actual sistema económico postindustrial, este sistema se ha convertido en una fuente permanente de ingresos para un grupo grande y estable, lo que ha creado una creciente dependencia del Estado. El alto crecimiento económico a comienzos del siglo XX, los incentivos fiscales y los programas de reeducación gubernamental redujeron rápidamente el desempleo a largo plazo a mínimos históricos. Los subsidios de desempleo son suficientes para mantener a los beneficiarios con un nivel mínimo de vida.

Organizaciones no gubernamentales y otras asociaciones

Las organizaciones no gubernamentales en los Países Bajos consisten principalmente en fondos de caridad y organizaciones de derechos humanos y medioambientales. Importantes organizaciones incluyen Amnistía Internacional, Greenpeace, el Fondo Mundial para la Naturaleza y Natuurmonumenten (una organización para la protección del medio ambiente natural holandés), que tienen una gran clase media y alta. Tienen un impacto considerable en la política nacional. Los holandeses aportan grandes sumas a la asistencia internacional en casos de desastre y se consideran moralmente obligados a hacerlo.

Roles y estados de género

División del Trabajo por Género. Las mujeres constituyen sólo el 38% de la mano de obra y suelen trabajar a tiempo parcial. Esta baja tasa de participación tiene razones ideológicas e históricas. Existe una creencia dominante de que la atención de maternidad tiene grandes beneficios para el desarrollo de los niños. Además, la participación holandesa en ambas guerras mundiales contribuyó a la entrada tardía de mujeres en la fuerza de trabajo. A diferencia de Gran Bretaña y Alemania, donde muchos hombres lucharon en la guerra, los holandeses no entraron en la Primera Guerra Mundial. La ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial mantuvo a la mano de obra masculina en gran parte intacta a pesar de los cientos de miles de trabajadores forzados que eran Deportados a la Alemania nazi, y las mujeres no eran necesarias para ocupar el lugar de los trabajadores masculinos. Las mujeres holandesas poco a poco comenzó a entrar en la fuerza de trabajo después de la pilarización de la sociedad se desmoronó a finales de 1960. Todavía se quedan atrás de los hombres en términos de ingresos y situación laboral. El ingreso promedio anual de los hombres fue 26.410 euros ($ 30.580) antes de impuestos en 1997 frente a sólo 13.455 euros ($ 15.580) para las mujeres. Las mujeres se encuentran en su mayoría en trabajos de servicios de baja remuneración como enfermería y limpieza.

El estatus relativo de mujeres y hombres. Aunque las mujeres y los hombres son iguales ante la ley y la tendencia hacia la igualdad de género ha sido notable, las mujeres y los hombres siguen ocupando funciones distintas en la sociedad holandesa. Las diferencias entre hombres y mujeres son especialmente perceptibles dentro de la familia nuclear, donde la mujer sigue desempeñando el papel de ama de casa, mientras que el hombre es visto como el sostén de la familia o el proveedor. Esto es especialmente cierto entre las familias de la clase trabajadora. Las mujeres están subrepresentadas en posiciones de liderazgo en política y economía.

Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. Los holandeses son libres de elegir a sus cónyuges. La base común para el matrimonio es más a menudo el amor. Esto no significa que las personas se casen independientemente de las limitaciones de clase, etnia y religión. La elección de un compañero es a menudo basada en la clase. La monogamia es la única forma de matrimonio permitida. Muchas parejas holandesas viven en un acuerdo consensual. Las parejas del mismo sexo pueden casarse y tener los mismos derechos que las parejas heterosexuales.
La ceremonia de matrimonio puede consistir en dos eventos formales separados: el registro municipal y una ceremonia religiosa, siendo esta última facultativa. La pareja celebra una boda donde amigos y familiares se reúnen para celebrar el compromiso nupcial. Casi el 45 por ciento de la población holandesa está casada; Cerca de ochenta mil matrimonios se registran cada año, mientras que en promedio 30 mil parejas de divorciarse.

Unidad interna. La familia nuclear es la unidad doméstica más común, aunque está perdiendo cada vez más terreno para las familias monoparentales, parejas sin hijos y hogares de una sola persona. La autoridad principal en el hogar es generalmente el hombre, aunque hay una tendencia hacia más igualdad de los socios del matrimonio. Los hogares familiares extensos son raros. Las parejas holandesas tienen un patrón neolocal de residencia postmarital, ya que las parejas son libres de elegir dónde viven.

Grupos de parejas. Los holandeses hacen una distinción entre los parientes por el matrimonio y los familiares por la sangre. Los familiares consanguíneos se consideran más importantes que los parientes afines. La solidaridad y el apoyo (financiero y emocional) suelen dirigirse a los familiares más cercanos (padres, hijos y hermanos). Esto también se ilustra con los patrones de herencia prevalecientes. La desheredad no está permitida por ley. Cada niño recibe una parte igual.

Socialización

Cuidado infantil. La familia nuclear promedio es relativamente pequeña, con sólo uno o dos hijos. Los niños pequeños reciben mucha atención de los padres. Muchos niños son atendidos principalmente por sus padres en el hogar de sus padres. Los infantes se ponen generalmente en parques, donde los padres pueden dejarlos sin restringir su propio movimiento alrededor de la casa. Dado que en muchas familias ambos padres están empleados, los niños de 6 semanas de edad o más se colocan a menudo en una guardería cuando sus padres están en el trabajo. Los niños entran a menudo en grupos de juego a la edad de 2 años ya los 4 años se les exige oficialmente que asistan a la escuela primaria.

Crianza y Educación Infantil. Las prácticas holandesas de crianza son permisivas. Se anima a los niños a descubrir su entorno individualmente o con otros niños. La mayoría de los padres desaprueba el castigo corporal. En cambio, los padres reprenden a los niños que se portan mal verbalmente. Los grupos de pares son importantes entre los adolescentes holandeses. Los adolescentes han desarrollado una amplia gama de subculturas en las que explorar su identidad, tales como punks, head-bangers y en particular gabbers (argot holandés para "compañeros") cuyos miembros de la clase obrera se afeitan la cabeza, usan costosos trajes de entrenamiento y se congregan En las fiestas rave.

Educación superior. Los niños holandeses son elogiados por su desempeño exitoso en la escuela. Se cree firmemente que una buena educación y fluidez en inglés son un camino seguro para el éxito. Muchos niños buscan educación adicional después de terminar la escuela secundaria. Aproximadamente el 70 por ciento de la población adulta recibe educación formal después de la escuela secundaria, y 20 por ciento de la población adulta ha recibido formación profesional superior (HBO) o asistió a una universidad.

Etiqueta

La mayoría de los rasgos de la etiqueta holandesa se asemejan a los del resto del mundo occidental, pero hay varios códigos de conducta distintivos nacionales. Los holandeses se estrechan las manos cuando se reúnen y se van o, en el caso de las mujeres y los hombres y mujeres estrechamente se conocen, se besan tres veces en la mejilla.

Los holandeses tienen un fuerte deseo de ordenar su tiempo en agendas y calendarios. A los niños holandeses se les da su primera agenda en la escuela primaria para anotar las lecciones programadas y las tareas escolares. Una agenda completa significa una vida plena. Los holandeses son muy puntuales, y aparecer hasta con cinco minutos de retraso se considera inapropiado. Como resultado, todo tiene que hacerse a horas fijas: hay un tiempo para trabajar, un tiempo para limpiar la casa, un tiempo para tomar café, y un tiempo para visitar a los amigos.

Los holandeses no se alinean y no muestran casi ninguna consideración en público por el estatus, el género o la edad de una persona. El uso del "tú" formal ( U ) para dirigirse a una persona se está volviendo menos común, mientras que la creciente importancia del "tú" informal ( jij ) pretende ilustrar un compromiso con la igualdad.

Religión

Creencias religiosas. La congregación religiosa más grande de los Países Bajos es católica (30% de la población), seguida de protestantes reformados (14%), holandeses reformados (7%) y musulmanes (4%). Más llamativo, sin embargo, es el hecho de que el 40 por ciento de la población no es religiosa o está conectada a una denominación. La secularización extremadamente rápida de los Países Bajos después de los años sesenta ha significado que la religión juega un papel cada vez menor en ordenar la vida social y cultural de las personas, con la notable excepción de las pequeñas comunidades rurales en el Cinturón Bíblico Holandés que recorre las ciudades Zierikzee, Dordrecht, Utrecht, Zwolle y Assen. Entre el 60 por ciento que profesa ser religioso, un grupo cada vez mayor o no participa activamente en ceremonias religiosas o está implicado en religiones de la Nueva Era.

Profesionales religiosos. Los religiosos (sacerdotes, ministros e imanes) pertenecen a las principales religiones de los Países Bajos. La autoridad eclesiástica católica está representada por obispos que tratan de influir en los debates nacionales sobre la familia, el bienestar social, el aborto y la eutanasia.
Rituales y lugares santos. El sur católico de los Países Bajos es rico en procesiones religiosas anuales, algunos de los cuales se remontan a la Edad Media, como las procesiones de sangre en Boxtel y Boxmeer, ambos en la provincia de Brabante Septentrional. Los santuarios incluyen los de San Gerardus en Wittem y Onze Lieve Vrouwekerk en Masatricht.

La Muerte y el Más Allá. Las creencias sobre la muerte y la vida futura corresponden a las doctrinas de las principales religiones. El fallecido es enterrado en un cementerio o cremado en un centro de cremación. Todos los entierros y cremaciones son arreglados por los funerarios profesionales.

Medicina y Salud

El cuidado de la salud es casi completamente responsabilidad del estado. Los holandeses institucionalizaron, aunque no socializaron, el cuidado de la salud durante el siglo XX en un grado mucho mayor que el de muchas otras naciones occidentales. Incluso el cuidado de los ancianos y los discapacitados tiene lugar principalmente en un entorno institucionalizado. La secularización y el aumento de la riqueza han obligado al gobierno a asumir el cuidado de los ancianos porque las instituciones tradicionales como la iglesia, la comunidad y la familia ya no pueden o no están dispuestas a realizar esta tarea adecuadamente. Casi todo el mundo en los Países Bajos lleva seguro médico. Las familias desempleadas y de bajos ingresos están protegidas por el seguro público de salud, mientras que las familias de ingresos más altos tienen seguro privado.

Celebraciones seculares

Las celebraciones de Carnaval el fin de semana antes del Miércoles de Ceniza se han convertido en festividades seculares que se están extendiendo rápidamente desde el sur católico hasta el norte protestante. La celebración simbólica del cumpleaños de la Reina (Día de la Reina) tiene lugar el 30 de abril. Aunque la reina Beatrix nació el 31 de enero, las festividades se celebran en el cumpleaños de la reina Juliana. La conmemoración de las víctimas holandesas en la Segunda Guerra Mundial se celebra en el Memorial Day, el 4 de mayo. La nación observa un minuto de silencio a las ocho de la tarde para conmemorar a los muertos. Día de la Liberación, la celebración del fin de la ocupación alemana en 1945, se produce el 5 de mayo. La mayoría de las ciudades principales elaboran festividades y festivales de música. Los familiares y amigos intercambian regalos en la víspera del Día de San Nicolás (5 de diciembre), mientras que los niños reciben regalos en su cumpleaños (6 de diciembre). En la víspera de Año Nuevo, los holandeses reflexionan sobre el año que ha pasado y se reúnen con amigos en lugar de miembros de la familia. El año nuevo es bienvenido con champán y fuegos artificiales, y se hacen las resoluciones.

Las Artes y Humanidades

Apoyo a las Artes. Los graduados de las academias de arte reciben un estipendio de cuatro años de unos 455 euros ($ 525) al mes para iniciar una carrera de arte profesional. Además, varias fundaciones públicas y privadas proporcionan fondos modestos para los artistas. Una importante fuente de apoyo son las obras de arte para lugares públicos encargadas por gobiernos nacionales, provinciales y locales.

Literatura. La literatura oral holandesa se remonta a por lo menos 500 aC La literatura escrita holandesa más antigua se remonta a mediados de los años 1200 con las canciones del trovador Heynric van Veldeken. Las obras sobre la historia del mundo y las vidas de los santos escritas en verso por Jacob van Maerlant (1230-1300) marcan el comienzo de una literatura verdaderamente nacional. La literatura holandesa floreció durante el Renacimiento con dramaturgos como Hooft, Cats, Huygens, Bredero y Joost van den Vondel (1587-1679).

La literatura holandesa entró en un período de relativa decadencia después del siglo xvn, sólo para surgir a nivel mundial a mediados del siglo XIX con la publicación de Max Havelaar por Multatuli (un seudónimo de Eduard Douwes Dekker), que describe la explotación colonial de los Países Bajos Indias. El movimiento de los años ochenta (1880-1894), dirigido por los poetas Kloos y Gorter, marcó una nueva era en la literatura holandesa. Las novelas de Louis Couperus eran la apoteosis del fin-de-sicle de la literatura nacional.

La amplitud de la literatura holandesa del siglo XX es grande; Slauerhoff, Roland Holst, Bordewijk y Vestdijk son los autores más importantes del período entre guerras. Los principales poetas y escritores de la posguerra son Lucebert, Kouwenaar, Vroman, Haasse, Mulisch, Hermans, Reve, Wolkers, Nooteboom y Van der Heijden.

Artes graficas. Las artes gráficas holandesas contemporáneas han estado dominadas por el legado del siglo XVII con su énfasis en la pintura, el dibujo y el grabado. Las obras maestras de la pintura holandesa se muestran en el Rijksmuseum (Rembrandt y Vermeer), el Museo Van Gogh, y el Museo Stedelijk (arte contemporáneo) en Amsterdam. Además, hay importantes colecciones en el Museo Kröller-Müller (impresionismo, expresionismo) en Otterloo y el Haags Gemeentemuseum (Mondrian) y Mauritshuis (Rembrandt y Vermeer) en La Haya. Los museos son visitados principalmente por las clases media y alta, con excepción de las retrospectivas más importantes de pintores populares como Vermeer, Rembrandt y Van Gogh, que atraen a una amplia audiencia.

Artes escénicas. La música clásica (notablemente la orquesta del Concertgebouw) y el ballet (el ballet nacional y el teatro holandés de la danza) son las artes principales del funcionamiento con la súplica internacional. Cabaret tiene una larga tradición nacional y sigue siendo popular. El Early Music Festival de Utrecht es conocido por sus conciertos con música medieval y renacentista. El Festival de Jazz del Mar del Norte en La Haya es mundialmente conocido. Los festivales Pinkpop y Low Lands son dos eventos importantes para la música popular. El Festival Holland de Ámsterdam es la presentación anual más importante de la nueva temporada de programación de las artes escénicas holandesas contemporáneas. Las artes del espectáculo atraen principalmente a las clases media y alta.

El estado de las ciencias físicas y sociales

La mayor parte de la investigación científica en los Países Bajos se lleva a cabo en universidades y laboratorios de investigación corporativos. Hay trece universidades. Veinticuatro escuelas politécnicas inferiores, medias y superiores capacitan a los estudiantes exclusivamente en trabajos aplicados. La Organización Holandesa para la Investigación Científica (NWO) es la principal agencia de financiación de las ciencias físicas y sociales. Esta fundación está bajo la autoridad del Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia y financia siete áreas de ciencia (ciencias químicas, ciencias de la tierra y biológicas, humanidades, ciencias médicas, ciencias físicas, ciencias sociales y del comportamiento y ciencias técnicas). El presupuesto para 1998 asciende a 300 millones de euros (345 millones de dólares), de los cuales el 36% corresponde a las ciencias físicas y el 5,5% a las ciencias sociales y del comportamiento. Esta cifra se ve empequeñecida por los 3.300 millones de euros (3.800 millones de dólares) gastados en 1996 en investigación y desarrollo en laboratorios corporativos.

Bibliografía

Alpers, Svetlana. El arte de describir: arte holandés en el siglo XVII, 1983.

Bakvis, Herman. El poder católico en los Países Bajos, 1981.

Blom, JCH, y E. Lamberts, eds. Historia de los Países Bajos, 1999.

Boissevain, Jeremy y Jojada Verrips, eds. Dutch Dillemas, 1989.

Boxer, CR El Imperio Seaborne holandés 1600-1800, 1965.

Brachin, P. La lengua holandesa: una encuesta, 1985.

Oficina Central de Estadística. Anuario estadístico de los Países Bajos, ed. Dekker, G., J. de Hart y J. Peters. Dios en Nederland: 1966-1996, 1997.

Dieleman, FM, y S. Musterd, eds. El Randstad, 1992.

Engbersen, Godfried. Publieke Bijstandsgeheimen, 1990.

Ginkel, Rob van. Notities over Nederlanders, 1997.

Goudsblom, Johan. Sociedad Holandesa, 1967.

Oficina de Publicaciones del Gobierno. Informe Social y Cultural, informe bienal.

Horst, Han van der. El cielo bajo: Comprensión de los holandeses, 1996.

Jong, Louis de. Het Koninkrijk der Nederlanden en el Tweede Wereldoorlog, 1991.

Jonge, Huub de rojo. Ons Soort Mensen: Levensstijlen en Nederland, 1997.

Kalb, Don. Clase expansiva: poder y política cotidiana en las comunidades industriales, Países Bajos, 1850-1950 , 1997.

Lambert, Audrey. La elaboración del paisaje holandés: una geografía histórica de los Países Bajos, 1971.

Lijphart, Arend. La Política del Alojamiento: Pluralismo y Democracia en los Países Bajos, 1975.

Newton, Gerald. Los Países Bajos: una encuesta histórica y cultural, 1795-1977, 1978.

Presser, Jacob. La destrucción de los judíos holandeses, 1969.

Prüpper, Henk. Waterlanders: Bespiegelingen sobre Moraal van Nederland, 1995.

Righart, Hans. Het Einde van Nederland? 1992.

Roelandt, Theo. Verscheidenheid en Ongelijkheid, 1994.

Schama, Simon. La vergüenza de las riquezas, 1987.

-. Los Países Bajos en Perspectiva, 1987.

-. En Cuidado del Estado, 1988.

Ven, GP van de. Leefbaar Laagland: Geschiedenis van de Waterbeheersinq en Landaanwinning en Nederland, 1993.

Blanco, Colin, y Laurie Boucke. Los Undutchables, 1993.

Wouters, Cas. Informalisering, 1990.