Paraguay

Bandera de Paraguay

Orientación

Identificación. El nombre "Paraguay" deriva del río que divide la mitad oriental de la nación de la región occidental del Chaco. La gran mayoría de la población (95 por ciento) comparte una identidad paraguaya, pero existen varias otras identidades culturales. La población indígena está compuesta por diecisiete grupos étnicos de cinco familias lingüísticas. La mayoría de los inmigrantes se han mezclado con la población nacional, pero varios grupos han mantenido identidades y culturas distintas. Estos grupos incluyen a los menonitas, que se asentaron en el oeste (Chaco) y en las regiones septentrionales a principios del siglo XX; Japoneses, que se establecieron en colonias agrícolas principalmente durante los años 1950 y 1960; Y los más recientes inmigrantes coreanos, libaneses y étnicos chinos, que se han asentado en los centros urbanos de Asunción y Ciudad del Este desde los años setenta. En los años sesenta y setenta, un gran número de campesinos inmigrantes brasileños se trasladaron a la región fronteriza oriental y se convirtieron en la columna vertebral del sector exportador de soja. En la década de 1990, una segunda generación de brasileños había nacido y criado en Paraguay, y unos pocos se casaron con la población local. Estos brasiguayos forman un subgrupo distinto.

Ubicación y Geografía. Paraguay es una nación sin litoral de 406,752 kilómetros cuadrados en América del Sur, rodeada por Brasil, Argentina y Bolivia. El inhóspito y semiárido Chaco forma la parte occidental de la nación. Plano e infértiles, gran parte cubiertos por bosques de matorral, el Chaco contiene aproximadamente el 61 por ciento de la superficie nacional, pero menos del 3 por ciento de la población. En contraste, el este de Paraguay tiene colinas, suelos más ricos, exuberantes bosques semitropicales y sabanas herbosas. La región impresionó tanto a los primeros exploradores que lo llamaron un "segundo Edén". Las temperaturas son altas en un clima subtropical húmedo en los meses de verano de octubre a marzo, mientras que en los meses de invierno de julio a septiembre las heladas nocturnas pueden ocurrir. Las lluvias ocurren durante todo el año, pero generalmente son más fuertes entre octubre y abril; Las variaciones anuales pueden ser extremas.

La capital, Asunción, se encuentra en el río Paraguay en el punto que divide el este y el oeste de Paraguay. La ciudad fue fundada en 1537 por Juan de Salazar y Espinoza, un explorador español que dirigió una expedición río arriba desde el fuerte de Buenos Aires. Se hizo amigo del Guaraní local, estableció el fuerte de Nuestra Señora de la Asunción con vistas a la bahía en la que se encuentra Asunción. El Asunción cabildo (Ayuntamiento) se estableció en 1541. Asunción ha dominado la sociedad nacional y la política desde entonces.

Mapa de Paraguay.
Mapa de Paraguay.

Demografía. En 1999 la población se estimó en 5.222.000. Aproximadamente el 95 por ciento de la población es mestiza. La población se ha más que triplicado desde 1950 y crece un 2,5 por ciento anual, con una tasa de fecundidad total de 3,8 hijos por mujer. La tasa de crecimiento ha disminuido ligeramente con respecto al período anterior a 1975. La población es relativamente joven; El 40 por ciento es menor de 15 años y sólo el 5 por ciento tiene sesenta años o más.

Las cifras de población para las poblaciones étnicas son disputadas. Las estimaciones sitúan a la población indígena en menos del 3 por ciento de la población nacional. Los grupos más grandes son Enxet Lengua, Pai-Tavyter, Nivaclé (Chulupí), Chiripá y Mbyá. Se calcula que los colonos japoneses y sus descendientes son unos ocho mil, y los menonitas aproximadamente quince mil. No hay estimaciones confiables para los inmigrantes coreanos, chinos y brasileños y sus descendientes. El censo de 1992 contó sólo con varios miles de inmigrantes coreanos y chinos, pero los observadores sitúan su número entre treinta y cincuenta mil. La mayoría de los observadores estiman que entre los 300.000 y 350.000 brasileños se establecieron en el este de Paraguay en los años sesenta y setenta.

Afiliación lingüística. La mayoría de la gente habla un idioma indígena, aunque no se identifican étnicamente como indígena. El guaraní, lengua tupi guaraní y lengua de la población indígena precolonial predominante en el este de Paraguay, es reconocido como lengua nacional oficial junto con el español. El español es el idioma de los negocios y el gobierno, y el guaraní se habla en la vida cotidiana. Según el censo de 1992, casi la mitad de la población habla tanto guaraní como español en el hogar y el 39 por ciento sólo habla guaraní. En las zonas rurales y entre las clases sociales más bajas, el guaraní es el idioma dominante. Aunque la mayoría de la escolarización se lleva a cabo en español, los niños también deben estudiar guaraní. Hay considerable endeudamiento léxico y cambio de código lingüístico en conversación informal.

El uso del Lenguaje Guaraní no implica la etnicidad indígena; Es el lenguaje de la cultura nacional. La forma de guaraní que se habla en la cultura nacional es algo diferente de la utilizada por los guaraníes indígenas, y muchos indígenas hablan lenguas no guaraníes. La religión, la residencia y la afiliación a la comunidad -no el lenguaje- son los marcadores culturales de la identidad indígena. Los historiadores atribuyen la prominencia de la lengua guaraní en la cultura nacional a la interconexión extensiva entre hombres españoles y mujeres guaraníes de los primeros tiempos coloniales.

Simbolismo. Los símbolos más poderosos de la cultura nacional son la lengua guaraní y las imágenes derivadas de la historia nacional de Paraguay, especialmente sus guerras. Más que un medio de comunicación, el guaraní es un poderoso marcador de identidad nacional que puede usarse para afirmar la unidad entre los paraguayos de clases sociales y de convicciones políticas dispares, especialmente en contraste con los extranjeros. Imágenes relacionadas con la herencia indígena de Paraguay que también simbolizan la cultura nacional incluyen música de arpa tradicional, ciertos alimentos y artesanías.

El territorio nacional y la soberanía y los grandes sacrificios que los paraguayos hicieron históricamente para defender ese territorio y soberanía figuran prominentemente en la imaginería y tradición nacional. La Guerra de la Triple Alianza (1865-1870), en la que Paraguay luchó contra Brasil, Argentina y Uruguay, continúa atormentando la conciencia nacional y sigue siendo un poderoso símbolo nacional. La Guerra del Chaco (1932-1935) también simboliza los sacrificios que los paraguayos han hecho para defender su patria. Las batallas clave se conmemoran con fiestas nacionales. La imagen dominante es la de la sangre derramada para defender el patrimonio nacional.

Historia y relaciones étnicas

Surgimeinto de la Nación. Los orígenes de la población moderna radican en la mezcla cultural y biológica que se produjo en el primer período de contacto español. Los guaraníes eran horticultores organizados en jefaturas basadas en parentesco extendido. Aunque rastreaban descendencia patrilinealmente, tenían patrones de asentamiento matrilocales y se formalizaban alianzas a través del intercambio de mujeres. Pocas mujeres vinieron con el puñado de exploradores españoles que establecieron el fuerte de Nuestra Señora de la Asunción en 1537. Los caciques guaraníes intercambiaron mujeres para formalizar su alianza con los españoles contra los pueblos hostiles del Chaco. El pueblo paraguayo traza sus orígenes a los hijos de esos sindicatos.

Las tradiciones nacionales de autonomía y orgullo también tienen sus orígenes en los primeros años coloniales. Distante de los centros coloniales y carente de la riqueza mineral de otras regiones, la colonia permaneció aislada y empobrecida. Los terratenientes y encomenderos españoles (receptores de las donaciones coloniales al trabajo y otro tributo de determinados grupos indígenas) a veces invalidaban e incluso derrocaban al gobernador designado. La política colonial fue tumultuosa, con una intensa rivalidad entre los primeros conquistadores y entre los colonos y sus rivales económicos, notablemente las misiones jesuitas. Los colonos también se irritaron bajo el dominio económico de Buenos Aires y la imposición de sus exportaciones por parte de los argentinos. La colonia enfrentó amenazas militares de pueblos indígenas hostiles, cazadores de esclavos brasileños e intentos portugueses de anexar parte de la colonia. Dejados a su suerte por los españoles, los colonos tuvieron que defenderse de esas amenazas levantando milicias ciudadanas y armándose lo mejor que pudieron, y como resultado la colonia ha sido descrita como la más militarizada de América Latina. La colonia estaba tan empobrecida y aislada que los visitantes comentaban la obsolescencia de los brazos de los colonos. Hasta los últimos años del período colonial, el trueque era el medio normal de intercambio y la economía se basaba principalmente en actividades de subsistencia. Este período estableció así la tradición de la mezcla étnica, la autosuficiencia local basada en el aislamiento y la pobreza, la necesidad de defender la vida y la tierra contra la amenaza continua y el resentimiento de la explotación económica por Brasil y Argentina.

Estas orientaciones fueron reforzadas por las experiencias del siglo XIX. Después de que los argentinos depusieran al virrey español en 1810, intentaron extender su control para incluir el territorio de Paraguay. Los paraguayos resistieron y en 1811 derrotaron al ejército argentino en la batalla de Paraguari. En mayo de ese año, los paraguayos derrocaron al último gobernador español. Después de varios años de maniobras políticas, José Gaspar Rodríguez de Francia emergió como líder de la nueva república y fue elegido perpetuo dictador por el Congreso Popular en 1816. Popular, de hierro y ferozmente nacionalista, Francia implementó políticas que beneficiaron a los residentes ordinarios mientras Limitando o destruyendo el poder de las élites españolas y criollas, de la Iglesia católica, de las casas mercantiles y de las haciendas. Aunque se burló de los críticos y enemigos extranjeros como un loco aislacionista que llevó a su país a la pobreza, los estudiosos ahora argumentan que Francia amplió el comercio interno y externo. Sin embargo, permitió el comercio sólo bajo su supervisión, garantizando que la nación cosechó los beneficios, y controló estrictamente los movimientos de extranjeros en el territorio nacional.

Después de la muerte de Francia en 1840, la presidencia fue asumida por Carlos Antonio López y luego, en 1862, por el hijo de López, Francisco Solano. En 1864, Francisco Solano López declaró la guerra a la poderosa Triple Alianza de Brasil, Argentina y Uruguay. Los acontecimientos que provocaron la declaración de guerra de López son debatidos. Aunque sus motivaciones fueron largamente descartadas como pretensiones megalómanas, algunos analistas recientes han argumentado que López se vio obligado a declarar la guerra para evitar que los diseños brasileño y argentino asumieran el dominio sobre sus vecinos más pequeños, incluido el Paraguay. Esta desastrosa guerra resultó en la muerte de la mayoría de los hombres paraguayos y muchas mujeres y niños y destruyó la economía de la nación. También terminó el breve período de autodeterminación de Paraguay y la prosperidad relativamente igualitaria. Sólo la intervención del presidente de los Estados Unidos, Rutherford B. Hayes, en 1878, impidió a Argentina reclamar una gran parte del Paraguay occidental. Argentina se convirtió en el intermediario de la mayor parte del comercio internacional de Paraguay, y los extranjeros adquirieron vastas extensiones de tierras de la nación.
La Guerra de la Triple Alianza dejó a Paraguay una nación en gran parte de pequeños agricultores dedicados a la producción de alimentos básicos para la subsistencia y el comercio local. Etnicamente y culturalmente, la población era homogénea, siendo la familia la unidad socioeconómica básica. Aunque la pequeña élite política surgida después de la guerra emulaba estilos europeos, la gran mayoría de la población hablaba guaraní y llevaba un estilo de vida basado en costumbres indígenas y españolas entrelazadas por las penurias de la vida en una frontera aislada y empobrecida.

Identidad nacional. La identidad nacional se deriva de estos antecedentes históricos. Aunque la lengua guaraní es su símbolo más destacado, esa identidad no se basa en un pasado guaraní precolombino real o mitologizado. En cambio, tiene su origen en la fusión de los pueblos indígenas y españoles en la época colonial y fue moldeada por las amenazas al territorio y la soberanía desde los primeros tiempos coloniales. El fuerte sentido de identidad nacional también se ha nutrido de la homogeneidad de la población en toda la historia moderna del país.

Relaciones étnicas. A pesar de la alianza de los pueblos guaraníes y españoles que dieron origen a la nación, las relaciones paraguayas con los pueblos indígenas han sido típicamente marcadas por la hostilidad y la explotación. Los colonos españoles enfrentaron continuas amenazas de los grupos indígenas en el Chaco y lanzaron repetidamente campañas armadas contra ellos. Aunque los guaraníes dieron a las mujeres a los españoles para cimentar su alianza, los españoles llevaron a la fuerza a muchas más mujeres, así como alimentos y otros bienes. Los españoles también se organizaron rápidamente para establecer su control sobre la mano de obra guaraní a través del sistema de la encomienda . Mientras que Francia reconocía las reivindicaciones de tierras de algunas aldeas indígenas, los paraguayos se apropiaron más tarde de tierras indígenas mediante la fuerza, el fraude y las maniobras burocráticas. Los pueblos indígenas siguen estando al margen de la sociedad nacional.
Las relaciones con los colonos menonitas y japoneses se han limitado a transacciones ocasionales burocráticas y económicas. Estos enclaves de inmigrantes, ubicados principalmente en áreas rurales remotas, mantienen sus propias instituciones económicas, sociales y culturales y en la mayoría de los casos tienen mayores recursos económicos que las comunidades paraguayas circundantes compuestas principalmente de pequeños agricultores. Los matrimonios mixtos son raros y son desaprobados. Los paraguayos perciben a los inmigrantes como despreciando y rechazando la cultura nacional.

En los años setenta y ochenta, los críticos afirmaron que la afluencia de inmigrantes brasileños amenazaba la cultura paraguaya y la soberanía nacional en la región fronteriza oriental. Sin embargo, la mayoría de esos inmigrantes se establecieron en comunidades étnicamente homogéneas, y hubo poco contacto directo entre ellos y la población local. Aunque ha habido algunos enfrentamientos entre los campesinos paraguayos y brasileños sobre la tierra, la mayoría de los conflictos han involucrado grandes extensiones de tierras reclamadas por propietarios ausentes en lugar de tierras cultivadas por colonos inmigrantes.

Urbanismo, Arquitectura y Uso del Espacio

Hasta mediados de la década de 1970, la mayoría de los residentes vivían en áreas rurales, casi todas en la región central que rodea a Asunción. La mayoría vivía en fincas en pequeñas casas de adobe con techos de palma, con sus campos rodeando la casa. Las ciudades eran de típico diseño colonial español, construidas alrededor de una plaza central y el hogar de unos cuantos administrativos, artesanos, y trabajadores profesionales y comerciantes. Las instituciones centrales del gobierno nacional, así como las instituciones religiosas y educativas, el comercio y la industria estaban y siguen estando en Asunción.

Desde la década de 1970, la población se ha vuelto cada vez más urbana, y en 1992, un poco más del 50 por ciento vivía en zonas urbanas. Asunción es el mayor centro urbano, con una población estimada de 550.000 habitantes. La ampliación de carreteras, la construcción de las obras hidroeléctricas en la frontera oriental y los programas de colonización agrícola atrajeron a personas de las regiones centrales a las regiones fronterizas escasamente pobladas, especialmente a lo largo de la frontera oriental con Brasil. Ciudad del Este, fundada en 1963, es ahora la segunda ciudad más grande y un importante centro comercial, con una población estimada de 234.000 habitantes.

Calle de Asunción, Paraguay
Calle de Asunción, Paraguay.

Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. El maíz, la mandioca (mandioca) y la carne de vacuno forman la dieta básica. Entre los platos típicos destacan el locro , la sopa paraguaya , el chipa guazú y el mbaipy so'ó . La raíz de Mandioca se sirve comúnmente hervida, y su almidón es un ingrediente principal de varios alimentos tradicionales, incluyendo chipa (un pan denso, al horno de almidón de mandioca y queso) y mbejú (un pan frito sin levadura). La comida principal del día se come al mediodía y normalmente incluye comida basada en maíz o mandioca . También se comen una gran variedad de frutas tropicales y semitropicales. Las bebidas de yerba maté (té paraguayo) son omnipresentes. El té puede ser bebido caliente ( maté ) o frío ( tereré ), y hierbas medicinales a menudo se agregan. Las hojas también se pueden tostar y hervir para hacer un té que se sirve en el desayuno o para un aperitivo por la tarde.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales. Las celebraciones familiares especiales y las reuniones sociales requieren un asado o barbacoa con carne asada sobre fogones y acompañada de mandioca hervida y sopa paraguaya. Chipa tradicionalmente está preparada para las grandes fiestas religiosas de Navidad y Semana Santa. Las comidas especiales durante estas vacaciones también pueden incluir un asado de carne o un cerdo asado.

Economía básica. La moneda de Paraguay es el guaraní, con un tipo de cambio de aproximadamente 3500 garantías a un dólar estadounidense en 1999. Hasta hace poco la economía era principalmente rural y agrícola. La mayoría de la población, los campesinos, producían cultivos de subsistencia, así como cultivos comerciales de algodón o tabaco. Aproximadamente el 40 por ciento de la población sigue participando en la agricultura, y la mayoría son pequeños agricultores que se dedican en cierta medida a la producción de subsistencia. La agricultura, junto con la silvicultura, la caza y la pesca, representa el 25 por ciento del producto nacional bruto (PIB) y casi todas las exportaciones. Paraguay tiene pocos recursos minerales, pero sus ríos han hecho de la generación de energía hidroeléctrica una fuente importante de ingresos. El sector manufacturero es pequeño (15 por ciento del PIB). La economía también tiene un sector informal muy grande compuesto de miles de vendedores callejeros urbanos, trabajadores domésticos y microempresas. Se calcula que el 10% de la población activa estaba desempleada en 1996 y casi la mitad estaba subempleada. A pesar de las promesas gubernamentales de reforma, el empleo en el sector público, que durante mucho tiempo fue una fuente importante de patrocinio político, ha seguido creciendo, aumentando un 17 por ciento entre 1989 y 1995.

Aunque el país es autosuficiente en los alimentos básicos de maíz, mandioca y trigo, depende de las importaciones de alimentos procesados, otros bienes de consumo, bienes de capital y combustibles. Aunque muchos pequeños agricultores continúan dependiendo de su propia producción para obtener alimentos, han sido atraídos a la economía de mercado para comprar productos procesados ​​como jabón, aceite de cocina, ropa, medicamentos y otros artículos básicos de consumo.

Tenencia de la tierra y propiedad. La distribución de la tierra es una de las más desiguales en América Latina. Según el censo agrícola de 1991, el 77 por ciento de las tierras agrícolas eran propiedad de apenas un 1 por ciento de la población. En el otro extremo, las fincas pequeñas de menos de 49,4 acres (20 hectáreas), que representan más del 80 por ciento de todas las explotaciones agrícolas, ocupan sólo el 6 por ciento de las tierras agrícolas.

Aunque el sistema de tenencia de la tierra se basa en la propiedad privada, la práctica común y la tradición histórica desempeñan un papel importante en la configuración de las nociones de derechos sobre la tierra. Los campesinos han reivindicado durante mucho tiempo el derecho a ocupar tierras públicas no utilizadas para fines agrícolas. Los mecanismos para formalizar los derechos de ocupación se especificaron en los códigos legales del siglo XX y en la constitución de 1967, que reconoció el derecho de todo ciudadano a un terreno. El derecho a poseer tierras para invertir o especular es visto por la mayoría de la población rural como secundario al derecho de los campesinos a usar la tierra para subsistir. Mientras que algunos campesinos poseen títulos claros sobre la tierra que cultivan y algunos arrendamientos o parcelas, la ocupación informal de la tierra es generalizada.

El régimen de propiedad privada se complica por una larga historia de fraude burocrático e ineptitud. Durante la dictadura de Stroessner (1954-1989), grandes extensiones de tierra fueron transferidas ilegalmente a los familiares y compinches de Stroessner, y algunas comunidades campesinas e indígenas fueron desplazadas violentamente a medida que las poderosas figuras militares se apoderaron de sus tierras. Aunque la mayoría de las reclamaciones de tierras han sido regularizadas en el centro de Paraguay, el conflicto por la tierra continúa siendo una fuente de disturbios en las regiones fronterizas del este y norte, donde muchos títulos son de origen dudoso. Los grupos indígenas han perdido vastas extensiones de sus tierras y enfrentan amenazas legales y físicas como resultado de sus esfuerzos para obtener el reconocimiento de sus reclamaciones.

Actividades comerciales. La agricultura y la energía hidroeléctrica representan la mayor parte de la producción comercial. Los principales productos agrícolas producidos para la venta incluyen granos, semillas oleaginosas (soja), algodón, caña de azúcar, tabaco, carne y aves, mandioca, frutas y verduras, madera, huevos y leche. Grandes haciendas y colonos inmigrantes producen gran parte de los granos, semillas oleaginosas y carne de res. Los menonitas son conocidos por la producción lechera. Los pequeños productores producen mandioca, algodón, tabaco y caña de azúcar, así como frutas y verduras para la venta en el mercado interno. Una multitud de microempresas y artesanos producen ladrillos para la construcción, ropa, muebles y otros pequeños artículos de consumo.

Debido a los controles fronterizos laxos ya los bajos aranceles, la reventa y el transbordo de bienes representan una parte significativa de la economía comercial. Estas actividades van desde el transbordo ilícito de cocaína y otras drogas desde los países productores hasta los mercados de América del Norte y Europa hasta la reventa de ropa, verduras y otros artículos de consumo baratos por parte de individuos que los compran en Brasil o Argentina y los llevan al país Sin pagar derechos de importación.

Industrias principales. Aparte de la generación de energía hidroeléctrica, las principales industrias dependen en gran medida del sector agrícola. Pequeñas industrias procesan harina, cerveza, cigarrillos, jabón, zapatos y muebles. Hay algunas procesamiento de semillas oleaginosas, embotellado de carne, y la producción textil, pero la mayor parte de la carne, el algodón y la soja se exportan en su estado crudo en lugar de ser procesados ​​en el país.

Comercio. No existen cifras fiables sobre el comercio internacional porque una gran parte de ese comercio consiste en la reexportación y transbordo de bienes lícitos e ilícitos. Las principales exportaciones registradas incluyen la soja y el algodón, los productos cárnicos y la madera. La mitad del comercio internacional de Paraguay es con países del Mercado Común del Sur (Brasil, Argentina y Uruguay). Brasil es el socio comercial más importante, seguido por los Países Bajos, que importa soja para la trituración. Las reexportaciones no registradas incluyen una amplia variedad de productos que van desde cigarrillos a automóviles, discos compactos de contrabando y drogas. Las principales importaciones de Paraguay incluyen maquinaria, vehículos, repuestos, combustibles y lubricantes, bebidas alcohólicas y tabaco, gran parte de los cuales se reexportan. Brasil y Argentina aporta la mayor parte de las importaciones de Paraguay, seguida de Estados Unidos y Japón.

Centros informales de comercio internacional en Ciudad del Este, que depende en gran medida del "turismo" comercial. Brasileños y argentinos viajan a Ciudad del Este para aprovechar los bajos derechos de importación para comprar electrónica de consumo, equipo de oficina, perfumes, whisky, cigarrillos y otros artículos de consumo. Este comercio, junto con el comercio ilícito a través de la zona, ha ganado Ciudad del Este la notoriedad como el paraíso de un contrabandista. El turismo de compras disminuyó en 1997 y años posteriores, debido al debilitamiento del crecimiento económico en Brasil y Argentina y controles más estrictos por parte de las autoridades brasileñas.

División del Trabajo. La posición económica de una persona depende principalmente de la educación y la condición social, con acceso a muchos puestos en la burocracia gubernamental y las empresas estatales y, a veces, las empresas privadas también dependen de una conexión personal con benefactores políticamente poderosos. Entre los pobres y las clases trabajadoras, se espera que los niños pequeños ayuden a asegurar la supervivencia familiar ayudando en la producción agrícola o trabajando fuera del hogar. Entre los pequeños agricultores, la mayoría de la mano de obra agrícola es provista por miembros de la familia. Sin embargo, los campesinos todavía practican una forma de trabajo cooperativo conocida como minga, en la que en momentos críticos del ciclo agrícola los vecinos o parientes trabajan juntos para preparar o cosechar los campos de cada uno.

Estratificación social

Clases y castas. La riqueza y la distribución del ingreso son extremadamente desiguales. Una pequeña élite posee la mayor parte de la tierra y la riqueza comercial y cosechó la mayoría de los beneficios del crecimiento económico en las últimas décadas. Estudios recientes indican que el 20 por ciento de la población del área metropolitana de Asunción y el 60 por ciento de la población de las zonas rurales viven en la pobreza. Los pueblos indígenas son los más empobrecidos. Los inmigrantes menonitas y japoneses han establecido colonias agrícolas prósperas, mientras que los más recientes grupos de inmigrantes coreanos, chinos y árabes se concentran en actividades comerciales urbanas y reexportación. Los inmigrantes brasileños están concentrados de manera desproporcionada en las empresas agrícolas comerciales de tamaño mediano, pero también incluyen pequeños agricultores y trabajadores extremadamente empobrecidos, así como terratenientes ricos y empresarios de clase media.

Símbolos de la estratificación social. El lenguaje es un importante marcador de la condición social. Los miembros de las clases superiores hablan principalmente español en público y en privado, aunque puedan entender el guaraní. Los miembros de los grupos sociales más pobres hablan el guaraní primariamente o exclusivamente, y pueden tener un conocimiento limitado del español. La distancia social entre las clases ha sido tradicionalmente extrema, y ​​se esperaba que los campesinos o trabajadores mostraran deferencia hacia los miembros de la élite política y terrateniente.

Vida política

Gobierno. Paraguay es una república que consiste en la ciudad de Asunción y diecisiete departamentos adicionales, que se subdividen en unidades administrativas locales conocidas como municipios . El Poder Ejecutivo está compuesto por el presidente y el vicepresidente, que son elegidos directamente por un período de cinco años, y un consejo de ministros nombrado por el presidente. El Poder Legislativo está integrado por el Senado y la Cámara de Diputados, que también son elegidos directamente por períodos de cinco años. El poder judicial, incluido el Tribunal Supremo, es nombrado. En 1991, Paraguay inició la elección directa de ejecutivos y consejos municipales y departamentales.

La vida política contemporánea ha sido moldeada por la dictadura de treinta y cinco años del general Alfredo Stroessner. Después de asumir el poder en un golpe militar en 1954, Stroessner aseguró su control al fusionar el Partido Colorado, las burocracias gubernamentales y los militares. El cumplimiento de su autoritario régimen autoritario se logró mediante una combinación de represión brutal y patrocinio. Stroessner aseguró la lealtad de los principales líderes militares y amigos políticos a través de concesiones de tierras, lucrativos contratos estatales y el control de actividades rentables de contrabando. Beneficios que van desde puestos del gobierno a las semillas se distribuyeron a los partidarios del Partido Colorado, con las cadenas patrono-cliente que se extiende hasta los barrios más pobres y las ciudades rurales. Aunque existía un sistema judicial formal, la sentencia de facto era por la ley del mbareté (la regla de los fuertes), en la que prevalecía el partido más poderoso o el partido con el benefactor más poderoso, asegurando así el dominio de los aliados de Stroessner.

En febrero de 1989, Stroessner fue destituido del poder en un golpe dirigido por el general Andrés Rodríguez. Aunque Rodríguez fue aliado de Stroessner durante mucho tiempo, cumplió su promesa de llevar a la nación a un gobierno más democrático. Se reconoce la libertad de prensa, la libertad de asociación y otros derechos fundamentales, y los funcionarios civiles han ganado el poder mediante elecciones abiertas. Sin embargo, el Partido Colorado sigue fuertemente arraigado, y muchos de los principales aliados y funcionarios de Stroessner todavía están en altos cargos gubernamentales y del partido.

Palacio de gobierno, Asunción
Palacio de gobierno, Asunción.

Liderazgo y Funcionarios Políticos. Los dos principales partidos políticos de Paraguay, los Colorados y los Liberales, tienen sus raíces en el período de la Triple Alianza, y la afiliación con un partido político se basa comúnmente en lazos familiares y personales. Tienen organizaciones jerárquicas con facciones internas rivales, y en 1993 se formó un nuevo partido, el Encuentro Nacional, para desafiar a los partidos tradicionales, con un mayor apoyo entre los votantes urbanos más jóvenes y más cultos, Entre los partidos principales.El acceso a las posiciones de liderazgo es a través de la jerarquía del partido y los lazos personales.

Problemas Sociales y Control. Paraguay tiene una policía civil responsable del orden público y un sistema legal basado en el derecho francés y romano. A nivel local, los jueces de paz y los magistrados son responsables de los procedimientos administrativos y penales. También hay tribunales de apelación, el Tribunal de Jurados y Jueces de Primera Instancia, y los jueces de arbitraje.

La delincuencia callejera y la violencia aumentaron durante la década de 1990 con el empeoramiento de las condiciones económicas. La policía es ampliamente percibida como corrupta y cómplice de algún crimen. El poder judicial ha sido el menos afectado entre todas las ramas del gobierno por las reformas políticas posteriores a Stroessner, y los magistrados locales y los jueces de paz son vistos por muchas personas como disponibles para la compra, especialmente en las zonas rurales. La corrupción gubernamental a todos los niveles es omnipresente y contribuye al cinismo público generalizado hacia la política y el gobierno.

El conflicto sobre la tierra se intensificó dramáticamente en los años noventa, especialmente en el norte y la región fronteriza oriental. Aunque ha habido informes de campesinos que toman las armas, la mayor parte de la violencia ha sido dirigida contra ellos. Los terratenientes (con o sin título legítimo) han empleado a pistoleros privados para defender sus reclamos y han desalojado de forma forzada e ilegal a los ocupantes y han destruido sus casas y cultivos. A principios de los años noventa, varios dirigentes campesinos fueron asesinados. El gobierno no ha tomado medidas significativas hacia la reforma agraria y ha actuado lentamente para resolver reclamos contradictorios.

Actividad Militar. Bajo Stroessner, Paraguay era una de las naciones más militarizadas del mundo, con una proporción extremadamente alta de personal policial y militar a la población civil. El personal militar gozaba de grandes beneficios y poder. Los esfuerzos para despolitizar a los militares desde 1989 han sido tenues, y los privilegios militares siguen siendo considerables. En abril de 1996, el general Lino Oviedo dirigió un intento de golpe de Estado contra el entonces presidente Guillermo Wasmosy. Aunque la mayor parte del ejército permaneció leal a Wasmosy y el golpe fue fracasado, Oviedo más adelante funcionó para y ganó el nombramiento del partido de Colorado para el presidente. Su candidatura finalmente fue anulada y fue encarcelado, pero la inseguridad política resultante inmovilizó al gobierno. Aunque los militares se han abstenido de intervenir directamente en los asuntos políticos recientes, nunca están lejos de los pasillos del poder.

Programas de Bienestar Social y Cambio

El gobierno administra un sistema de puestos de salud pública y hospitales insuficientemente financiados y provee beneficios de jubilación para los empleados del gobierno y las empresas estatales y veteranos de la Guerra del Chaco. Los programas gubernamentales nominales para beneficiar a los campesinos y los pueblos indígenas son ineficaces y corruptos. Las organizaciones religiosas y las agencias no gubernamentales prestan algunos servicios sociales y desempeñan un papel central en la promoción del cambio.

Organizaciones no gubernamentales y otras asociaciones

Los trabajadores están representados a través de cuatro sindicatos importantes. Actualmente, tres confederaciones de organizaciones campesinas trabajan para promover los intereses de los campesinos en el debate nacional sobre políticas públicas y ocasionalmente intervienen para apoyar a los campesinos en los conflictos de tierras. Varias organizaciones campesinas regionales asumen funciones similares a nivel local y promueven iniciativas de desarrollo local. Existen varias asociaciones comerciales y empresariales, las más poderosas representan los intereses de los terratenientes y rancheros rurales, los exportadores de algodón y las empresas de granos. Desde 1989, se ha formado un gran número de organizaciones y asociaciones no gubernamentales, con intereses que van desde la promoción del desarrollo sostenible hasta la promoción de las mujeres, los niños de la calle y los pueblos indígenas. Aunque el número de personas directamente involucradas en estas organizaciones es pequeño, desempeñan un papel importante en la defensa de los derechos humanos y en la promoción del cambio social.

Roles y estados de género

División del Trabajo por Género. Aunque la concepción dominante de los papeles de género confiere la responsabilidad de la esfera doméstica a las mujeres mientras que los hombres dominan en la esfera pública, las mujeres han desempeñado un papel central en el suministro de sus familias y son económicamente activas fuera del hogar. Ellos jugaron un papel crítico como trabajadores en la reconstrucción nacional después de la Guerra de la Triple Alianza. Siempre han jugado un papel importante en la agricultura, tanto en la producción de subsistencia como en la producción de cultivos comerciales en pequeñas granjas campesinas. Sin embargo, las contribuciones económicas de las mujeres frecuentemente no se reconocen porque su trabajo agrícola y el trabajo del sector informal realizado dentro del hogar son difíciles de distinguir de las actividades domésticas. Las encuestas recientes en las zonas urbanas indican que las mujeres constituyen al menos un tercio de la población económicamente activa. Las mujeres son empleadas predominantemente en el servicio doméstico y las ventas y como oficinistas, mientras que los hombres están empleados en una gama más amplia de actividades. Las mujeres también están más involucradas en el sector informal que los hombres.

Las mujeres asumieron papeles más activos en los partidos políticos y el gobierno después de la caída de la dictadura de Stroessner en 1989, y varias mujeres ahora tienen posiciones de alto nivel en los partidos políticos, la legislatura y los ministerios del gobierno. Sin embargo, las posiciones de poder son todavía dominadas por los hombres. Aunque los hombres dominan la burocracia formal de la Iglesia Católica, las mujeres son importantes en la práctica del catolicismo popular.

El estatus relativo de mujeres y hombres. Paraguay es una sociedad conservadora y dominada por hombres en la que los derechos y privilegios formales en muchas esferas fueron hasta hace poco negados a las mujeres. Fue la última nación latinoamericana en conceder a las mujeres el derecho al voto (1961). Antes de las reformas constitucionales de 1992, las mujeres casadas no podían trabajar fuera del hogar, viajar o disponer de sus propios bienes sin el consentimiento de sus cónyuges. Los esposos tenían derecho a disponer de la propiedad conyugal, incluida la propiedad que la esposa había traído al sindicato, como les pareció conveniente. Las reformas de 1992 modificaron esas disposiciones, otorgando formalmente a las mujeres iguales derechos e intereses dentro del matrimonio. Las mujeres también están desfavorecidas económicamente. Una encuesta de 1990 en el área metropolitana de Asunción encontró que las mujeres ganaban sólo 56 por ciento tanto como los hombres. La brecha de ganancias fue mayor para los trabajadores más altamente educados y entrenados. Los hogares encabezados por mujeres están entre los más pobres de la sociedad.

Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. Los matrimonios están formados por la elección de la pareja y pueden ser iglesias, civiles o consensuales. Según el censo de 1992, 68 por ciento de las mujeres mayores de diecinueve años estaban en sindicatos, de los cuales el 78 por ciento estaban casados ​​en una iglesia o ceremonia civil. El divorcio legal es raro, aunque los sindicatos suelen ser inestables, especialmente entre los pobres. Aunque se trata de una sociedad católica conservadora, Paraguay se caracteriza desde hace mucho tiempo por inestables uniones consensuales y una alta tasa de ilegitimidad. El comportamiento extraconjugal de los hombres es poco criticable, siempre y cuando no afecte a la seguridad de la familia, pero el comportamiento de las mujeres se refleja en la familia y se espera que las mujeres sean fieles si están en una unión estable.

Unidad interna. La mayoría de la gente vive en una familia nuclear que consiste en una pareja casada y sus hijos solteros o una sola mujer y sus hijos. En 1992, el 20% de los hogares encabezado por mujeres. Los hogares extendidos son raros, aunque las familias urbanas relativamente acomodadas pueden recibir a los hijos de parientes rurales más pobres o los de una mujer pariente no casada. El hombre tiene autoridad formal dentro de la familia y es tratado con respeto por los niños. La mujer es responsable de administrar el hogar, cuidar a los niños, mantener vínculos con parientes extendidos y, a menudo, obtener ingresos fuera del hogar.

Herencia. La tierra y otros bienes pasan por herencia a un cónyuge sobreviviente y luego a hijos biológicos o adoptados. El derecho a especificar una disposición alternativa de propiedad se otorga al marido, pero su esposa puede impugnar legalmente su decisión.

Grupos de parejas. La familia y los parientes extendidos son el centro más importante de lealtad e identidad para los individuos, y el ideal es una extensa y fuerte red de parentesco extendida. Los familiares pueden ser llamados a proporcionar apoyo y asistencia esenciales en tiempos de necesidad, y los ricos pueden movilizar a familiares extendidos para apoyar sus ambiciones políticas. Además de los lazos de parentesco por el matrimonio y el nacimiento, se pone gran importancia en los lazos de parentesco ficticio establecidos a través de la paternidad divina. Los padres eligen padrinos para el bautismo, la confirmación y el matrimonio de sus hijos. Esos padrinos tienen derechos y responsabilidades especiales hacia sus ahijados y se espera que ayuden a satisfacer las necesidades de un niño si es necesario. Se espera que los niños muestren a sus padrinos deferencia y respeto especiales, pero los lazos con los padres del ahijado (coparents) pueden ser aún más importantes y extenderse más allá de la muerte del ahijado. Los iguales sociales y los parientes extendidos son preferidos como padrinos, aunque los padres más pobres pueden buscar benefactores más influyentes como padrinos para sus hijos.

Socialización

Cuidado infantil. Los bebés son regados con afecto y atención tanto por mujeres como por hombres de todas las edades. Un niño llorando será reconfortado al instante por el adulto más cercano o un niño mayor. Los bebés normalmente se llevan en los brazos en lugar de en una eslinga o cochecito. Por lo general se dejan jugar en el suelo o en el suelo o se colocan en una cama para dormir, aunque el uso de parques y cunas es común entre las clases media y alta urbanas. Los padres esperan que los bebés sean activos y sensibles.

Crianza y Educación Infantil. Mientras que los niños de la clase media y de la clase alta son consentidos y se espera que se dediquen a estudiar y jugar, se espera que los niños de familias urbanas y rurales más pobres asuman papeles productivos del trabajo en una edad muy joven. Estos niños ayudan en el trabajo agrícola, las tareas domésticas y el cuidado de los hermanos menores. No es raro que niños muy pequeños trabajen como vendedores ambulantes. La disciplina física es común, y los niños son controlados a través de la amenaza del castigo físico.

La educación formal consta de seis años de educación primaria seguido de seis años de educación secundaria. La educación primaria es obligatoria desde los seis a los doce años, pero no hay suficientes escuelas, especialmente en las zonas rurales. Aunque las familias pobres valoran la educación, sus hijos a menudo deben faltar a las clases o abandonar una edad temprana para ayudar financieramente a la familia. En 1994, el 90 por ciento de los niños en edad primaria estaban inscritos, mientras que sólo el 34 por ciento de los niños en edad secundaria eran.

Educación superior. La posesión de un título universitario es una fuente importante de prestigio social y de acceso a puestos de trabajo de categoría superior, pero sólo está disponible para una pequeña proporción de la población.

Etiqueta

Los saludos varían según la clase social, el género y el nivel de intimidad de las partes. Excepto en las situaciones formales de negocios, las mujeres de clase alta y de clase media que son iguales sociales se saludan con un beso en cada mejilla, si son conocidos o se están reuniendo por primera vez. Hombres y mujeres conocidos en estas clases sociales se saludan de la misma manera. Los hombres de todas las clases sociales se dan la mano en situaciones formales. El abandono sigue las mismas reglas.

Religión

Creencias religiosas. Paraguay es abrumadoramente católico. También hay varias sectas protestantes y pequeños grupos de las religiones bahá'í, budista y judía.

Rituales y lugares santos. Además de los días y rituales católicos romanos, el Paraguay honra a la Virgen de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre. Este día se celebra con una peregrinación dirigida por religiosos y funcionarios del gobierno al santuario sagrado de Caacupé.

La Muerte y el Más Allá. Las creencias y prácticas relativas a la muerte siguen la tradición católica romana. Los muertos son enterrados en mausoleos, y la novena es tradicionalmente observada, aunque esta práctica está disminuyendo en las áreas urbanas. Tradicionalmente, el Día de Todos los Santos se celebra el 1 de noviembre decorando las tumbas de miembros de la familia fallecida y reuniéndose en cementerios para honrar a los muertos.

Medicina y Salud

Las prácticas biomédicas modernas se combinan con remedios herbarios y populares. Las clínicas de salud pública y los hospitales son inaccesibles para muchas personas, especialmente en las zonas rurales, y las clases trabajadoras urbanas y rurales y los pobres a menudo dependen de la automedicación o farmacias privadas para tratamientos médicos. Los remedios herbarios se utilizan simultáneamente con los productos farmacéuticos. Existen algunos especialistas en hierbas, pero la mayoría de las personas conocen los usos medicinales de las plantas comunes o recurren a parientes o vecinos para obtener consejos sobre su uso.

Celebraciones seculares

El 1 de enero (Día de Año Nuevo), 3 de febrero (Ban Blas, patrón de la nación), 1 de marzo (Día de los Héroes), 1 de mayo (Día del Trabajo), 14-15 de mayo (Día de la Independencia), 12 de junio (Paz de Chaco), 15 de agosto (Fundación de Asunción), 25 de agosto (Día de la Constitución), 29 de septiembre (Batalla de Boquerón, aniversario de una victoria clave en la Guerra del Chaco), 12 de octubre Del descubrimiento de América), 1 de noviembre (Día de Todos los Santos), 8 de diciembre (Inmaculada Concepción) y 25 de diciembre (Navidad). El Jueves Santo, el Viernes Santo, la Pascua, el Día de la Ascensión y el Corpus Christi son reconocidos como fiestas nacionales y se observan según el calendario religioso.

Las Artes y Humanidades

Literatura. El mercado interno de la literatura se vio limitado hasta hace poco por la pobreza y la educación limitada de la mayoría de la población y por la represión y la censura bajo la dictadura de Stroessner. No obstante, existe una tradición literaria activa. La mayoría de la literatura está en español, aunque los autores contemporáneos pueden incluir frases guaraníes y el diálogo en sus obras. Los autores contemporáneos más renombrados son Augusto Roa Bastos y Josefina Plá.

Artes graficas. Las artes folclóricas tradicionales incluyen ñanduti (una tela de araña tejida en la ciudad de Itaugua), ao poí (tela bordada), varios tipos de cerámica y arcilla (especialmente en los pueblos de Aregua y Tobatí) y joyería de filigrana de plata Centrada en la ciudad de Luque). Pinturas contemporáneas de los artistas se exhiben en una serie de galerías en Asunción.

Artes escénicas. El país es conocido por la música lenta ya menudo melancólica de la guitarra y el arpa. Aunque de origen europeo, esa música suele realizarse en guaraní y refleja temas nacionales. La música es realizada por la gente común para el entretenimiento en reuniones sociales y celebraciones así como por músicos profesionales. Las representaciones de la danza tradicional, incluyendo la danza de la botella (llamada así porque los ejecutantes balancean las botellas en sus cabezas) y polkas son populares. El teatro fue presentado por Francisco Solano López, y en 1863 la primera ópera italiana de una compañía de gira fue realizada en el Teatro Nacional de Asunción. El teatro hoy está centrado en Asunción, y las obras ocasionalmente se realizan en guaraníes así como en español.

El estado de las ciencias físicas y sociales

Las ciencias físicas y sociales, así como las humanidades, se imparten en las dos grandes universidades (Universidad Nacional y Universidad Católica), así como las ciencias aplicadas (agricultura e ingeniería) y las profesiones. El financiamiento para la investigación básica y la enseñanza es limitado, y las facultades estuvieron bajo estrecha vigilancia durante los años de Stroessner. El Centro Paraguayo de Estudios Sociológicos fue fundado en 1963 y ha sido el centro más importante para la investigación en ciencias sociales. En los últimos años de la dictadura de Stroessner, se establecieron otros institutos privados de ciencias sociales y el número de organizaciones de investigación privadas creció rápidamente después de la caída de Stroessner. Estos institutos obtienen la mayor parte de su financiación de fuentes internacionales.

Bibliografía

Galeano, Luis. Ensayos Sobre Cultura Campesina, 1984.

-. "Las Transformaciones Agrarias, las Luchas y los Movimientos Campesinos en el Paraguay". Revista Paraguaya de Sociología. 28: 80, 1991.

Kleinpenning, JMG Hombre y Tierra en Paraguay, 1987.

Lewis, Paul. Paraguay bajo Stroessner, 1980.

López, Adalberto. La Revuelta de los Comuneros: Estudio de la Historia Colonial del Paraguay, 1976.

Nickson, RA Diccionario Histórico de Paraguay, 1993.

Pastore, Carlos. La Lucha Por la Tierra en el Paraguay, 1972.

Pottthast-Jutkeit, Barbara. "El asno de una yegua y otros escándalos: el matrimonio y las relaciones extramaritales en el Paraguay del siglo XIX". Journal of Family History 16, (3): 215 - 239, 1991.

Riquelme, Marcial. Negociación de corredores democráticos en Paraguay: Informe de la Asociación de Estudios Latinoamericanos Delegación para observar las elecciones nacionales paraguayas de 1994 , 1994.

Roett, R. y RS Sacos. Paraguay: El legado de los personalistas, 1991.

Servicio, Elman R., y Helen Servicio. Tobatí, un pueblo paraguayo, 1954.

Warren, Harris G. Paraguay y la Triple Alianza: La Década de la Posguerra, 1869-1878, 1978.

-. Renacimiento de la República de Paraguay: La Primera Era de Colorado, 1878-1904, 1985.

Whigham, Thomas. La política del comercio fluvial: tradición y desarrollo En el Plata Superior, 1780-1877, 1991.

White, RA Revolución Autónoma del Paraguay, 1810-1840, 1978.

Williams, John Hoyt. La Subida y Caída de la República de Paraguay, 1800-1870, 1980.