Perú

Bandera de Perú

Orientación

Identificación. Perú tiene una larga y rica historia. Los conquistadores españoles Francisco Pizarro (c.1475-1541) y Diego de Almagro (1475-1538) recibieron noticias de un poderoso y rico imperio situado justo al sur del actual territorio de América Central. La población indígena de Panamá se refirió a este poderoso estado como la tierra de Piru o Perú (palabra que significa "tierra de abundancia" en la lengua nativa quechua de la región). La parte septentrional y central del continente sudamericano fue descrita como tal en todas las primeras crónicas y relatos etnohistóricos. Aunque el nombre de Perú fue utilizado por los extranjeros para describir a la población indígena inca, se llamaron a sí mismos el Tahuantinsuyu (que significa "las cuatro cuartas partes" en quechua). Hasta el día de hoy, uno de los grupos más poderosos para desafiar la identidad nacional peruana es el de la población indígena contemporánea, que en diferentes épocas de la historia se ha visto como herederos legítimos del imperio incaico y ha resistido la influencia europea en su cultura. El nombre Perú fue omnipresente durante el período colonial y se usó para denominar a las secciones más grandes del poderoso virreinato de Lima. Después de la independencia, Perú fue el nombre dado al país.

Ubicación y Geografía. Perú tiene una superficie aproximada de 496.225 millas cuadradas (1.285.223 kilómetros cuadrados) y se encuentra en la parte central occidental del continente sudamericano. Limita con Ecuador y Colombia al norte, Brasil y Bolivia al este, Chile al sur, y el Océano Pacífico al oeste. La capital de Perú, Lima, se encuentra en la costa, a unos 13 kilómetros del océano Pacífico. Lima es el hogar de casi un tercio de la población total de Perú, con un total de dos tercios de la población del país que viven en la región costera.

Perú está dividido en tres regiones principales. La costa occidental contiene regiones secas y desérticas, tanto al norte como al sur, con más tierras agrícolas a lo largo de los valles principales formados por los ríos andinos que drenan al oeste. Los Andes Centrales funcionan como la columna vertebral del Perú y se componen de dos grandes cordilleras con espectaculares volcanes nevados y valles montañosos templados. Las montañas andinas eran el hogar tradicional del reino inca ancestral. Hasta el día de hoy, los Andes apoyan a muchas de las actuales poblaciones indígenas sobrevivientes, algunas de las cuales aún reclaman una ascendencia Inca directa. Finalmente, en el noreste, la gran región del bosque tropical amazónico ha sido recientemente escenario de proyectos de exploración petrolera y colonización política. La cuenca de los bosques tropicales de Perú es también la fuente de tres de los principales afluentes del río Amazonas, los ríos Ucayali, Huallaga y Marañón.

Desde la década de los ochenta, ha habido el creciente impacto de la corriente El Niño (el niño). Esta fuerte corriente meridional, denominada El Niño porque se produce alrededor de Navidad, es responsable del calentamiento de la temperatura del agua frente a la costa peruana que provoca grandes lluvias, grandes inundaciones a lo largo de la costa y periodos de sequía a lo largo de la sierra sur.

Demografía. La población peruana en 2000 fue de aproximadamente 25 millones. En el momento de la conquista (mediados de 1500), la población indígena original ascendía a unos 12 millones. Sólo en los últimos cuarenta años del siglo XX el Perú volvió a ser capaz de alcanzar ese número inicial, ya que la población indígena había sido casi completamente diezmada. Dos tercios de la población se concentra en los principales centros urbanos de la costa y el resto en los Andes, convirtiendo a la Amazonia en la región menos poblada de la región. Hay cuatro grupos étnicos principales en Perú: (1) blancos (de ascendencia europea); (2) mestizos (de ascendencia mixta europea e india-pejorativamente llamados cholos ); (3) Indios (de ascendencia nativa americana); Y (4) afro-peruanos (de ascendencia africana). Estadísticas precisas para cada una de estas cuatro poblaciones son difíciles de recolectar debido a la fluidez y la arbitrariedad en la definición de las personas como miembros de cada comunidad. Las siguientes estimaciones aproximadas se dan generalmente para cada grupo: la población india es la más grande, que comprende casi el 45 por ciento de la población total; La población mestiza es la segunda, con alrededor del 40 por ciento; Y los blancos y los negros son tercer y cuarto distantes con 10 y 5 por ciento, respectivamente.

A finales del siglo XX, la comunidad asiático-peruana (principalmente de origen chino y japonés) obtuvo mayor reconocimiento público, especialmente con la elección de un presidente peruano de ascendencia japonesa (Alberto Fujimori). Ambas poblaciones asiáticas tienen historias de migración similares a partir de finales del siglo XIX y tienden a ser incorporadas a la misma categoría racial / étnica.

Afiliación lingüística. El español y el quechua son reconocidos como lenguas oficiales en el Perú. El español, sin embargo, es el lenguaje aplicado tanto por el sistema educativo como por el gobierno. Introducido por los españoles, el español fue forzado sobre la población indígena durante todo el período colonial por la Corona española. Esta práctica lingüística forzada continuó durante todo el período de la república peruana (desde la década de 1830 hasta la actualidad). El español hablado en Perú es también único en la región, combinando la lengua castellana con muchos términos quechua y aimara nativos.

Aunque el quechua es hablado por la mayor parte de la población indígena de Perú, una cantidad significativa de la población india habla aymara como lengua materna. Los hablantes de Aymara se localizan típicamente en la región sur del país a lo largo de las orillas del Lago Titicaca, que Perú comparte como frontera con Bolivia. Debido a la gran migración dentro del país, los hablantes aymara y quechua también se encuentran en los principales centros urbanos del Perú.

Originalmente hablado por los incas, el quechua se impuso a todas las poblaciones conquistadas por ellos, permitiendo a los incas un medio más fácil de comunicación y dominación. Después de la conquista española, el quechua se ganó el reconocimiento como lingua franca indígena y adquirió también una característica de resistencia más que de dominación. También hay varias otras docenas de lenguas habladas por otros grupos indígenas, la mayoría de los cuales viven en la cuenca amazónica del Perú. La rica influencia africana también ha contribuido a una variación cultural y estilísticamente distinta del español peruano.

Simbolismo. Los restos arqueológicos de la real hacienda Inca de Machu Picchu son una de las imágenes más impactantes y emblemáticas de la cultura peruana. La imagen majestuosa de esta antigua ruina encaramada en los Andes se utiliza para simbolizar la resistencia de las tradiciones peruanas. El hecho de que Machu Picchu se encuentre en un cerro de 2.400 metros (8.000 pies) y que escapara a la destrucción de los españoles se cierne sobre la imaginación de peruanos y turistas. Las ruinas evocan el pasado indio de la nación y legitiman tanto la herencia histórica como la tradición cultural del Perú.

Otras figuras emblemáticas del Perú son el del Lago Titicaca y la isla del sol. La isla del sol es la más grande de las islas en el Lago Titicaca y fue considerada sagrada por los incas. Como resultado de este estado sagrado, los incas mantuvieron un templo al sol en la isla y un grupo de criados religiosos incluyendo mujeres del celibat (llamadas acllas ) todo el año. El lago navegable más alto del mundo a 3.850 metros sobre el nivel del mar y con una extensión de 8.300 kilómetros cuadrados, el Titicaca es una frontera natural entre Perú y Bolivia. Las aguas templadas del lago Titicaca, así como las diferentes comunidades indígenas que todavía mantienen sus medios de subsistencia fuera de los recursos del lago, son recordatorios de las antiguas tradiciones del Perú. Al igual que otros países sudamericanos, el Perú también impregna su bandera, himno nacional y escudo nacional con valor sagrado. Estos tres símbolos nacionales se mantienen en gran estima y proporcionan un terreno común para que los peruanos conmemoren las luchas políticas y militares de su país.

Historia y relaciones étnicas

Surgimiento de la Nación. La configuración actual del Perú tomó forma el 28 de julio de 1821 cuando declaró su independencia del dominio español. La declaración siguió a la ocupación de Lima por el general argentino José de San Martín ya la huida de las fuerzas realistas al interior del país. Pero no fue sino hasta 1824 y las batallas de Ayacucho y Junín que los realistas fueron derrotados y el poder español en todo el continente fue finalmente derrocado. Estas batallas finales fueron dirigidas no por San Martín, sino por los generales venezolanos Simón Bolívar y Antonio Joséde Sucre. San Martín ya se había retirado a Europa después de buscar el apoyo de Bolívar para asegurar la independencia del Perú. De esta manera, la independencia peruana fue obtenida un par de años más tarde que la mayoría de los demás estados sudamericanos. Esta tardanza se debió al carácter políticamente y religiosamente más conservador de la aristocracia peruana, a la gran presencia de españoles en el territorio ya la sólida fortaleza militar española de Lima.

Identidad nacional. Los peruanos mantienen un sentido muy fuerte de la identidad nacional apoyado por una serie de características comunes tales como lengua, religión, alimento, y música. El español y el catolicismo han proporcionado históricamente un sentido celoso de pertenencia nacional e identidad cultural. Estas características nacionales también han permitido que un ethos nacional resista las diferencias regionales y étnicas inherentes a la población peruana. Antes de la llegada de carreteras o vías de ferrocarril, la gran dificultad de atravesar la geografía peruana fue uno de los mayores obstáculos para consolidar una identidad nacional. Desde los años sesenta, y especialmente debido a una gran migración interna hacia los principales centros urbanos, las diferencias regionales parecen presentar un menor peligro de desestabilización. Este mismo fenómeno de migración también ha proporcionado cierto alivio a la estructura jerárquica divisoria de las diferencias raciales y étnicas. Desde la independencia, principalmente los indios y los negros, y los mestizos en menor grado, han sufrido el peso de la discriminación racial. Esta estructura étnica desigual ha hecho difícil que estos grupos participen plenamente como ciudadanos nacionales e identifiquen únicamente como peruanos. Sin embargo, aun con estas diferencias regionales y étnicas, la identidad nacional aún está sólidamente establecida, probablemente debido también a la naturaleza centralizada del sistema educativo y las estructuras burocráticas.

Relaciones étnicas. Una identidad peruana se encuentra más firmemente entre la élite blanca y las grandes comunidades mestizas. Los otros tres grupos étnicos -niños, negros y asiáticos- tienden a tener formaciones de identidad mucho más complejas como los peruanos. Los indios han enfrentado sobre todo cinco siglos de prácticas étnicamente discriminatorias y genocidas contra su población. Incluso después de la independencia su tratamiento general no era radicalmente diferente. Los indios todavía son retratados como atrasados ​​e inferiores y realizan las formas de trabajo más duras y menos remunerativas. Los más de sesenta grupos indígenas amazónicos aún enfrentan la extinción cultural como resultado de la exploración de petróleo, la producción agrícola, y las campañas de colonización minera.

Los afroperuanos también han sufrido el peso de la discriminación racial y cultural desde su emancipación en 1854. A través de la falta de oportunidades para mejorar sus situaciones sociales, la mayoría de los afroperuanos se han limitado al trabajo rural o al trabajo doméstico. La comunidad negra ha ocupado tradicionalmente las partes costeras de la nación y tiene sus principales concentraciones a lo largo de las áreas de Chincha (tres horas al sur de Lima) y los barrios de La Victoria y Matute dentro de Lima. Mientras tanto, los hombres negros en Perú han sido particularmente capacitados para sobresalir como iconos nacionales dentro de los equipos de fútbol locales y nacionales. Esta iconificación de los atletas afroperuanos como héroes deportivos nacionales contrasta fuertemente con la fricción que la comunidad tiene en general encontrada como parte de la cultura peruana.

Los inmigrantes chinos y japoneses llegaron a Perú a finales del siglo XIX y principios del XX. Ambos grupos fueron traídos a trabajar como trabajadores rurales en las grandes explotaciones de hacienda / hacienda. Los migrantes japoneses tienen una integración más difícil debido a su menor tendencia a casarse fuera de su cultura. Sin embargo, la elección de un presidente peruano de ascendencia japonesa ha puesto en tela de juicio muchas de las suposiciones tradicionales sobre la fricción entre los asiático-peruanos y sus contrapartes nacionales. Algunos analistas han argumentado que Fujimori fue votado al poder por indios y mestizos que se veían más cerca de un candidato asiático-peruano que de uno que representaba a la élite blanca tradicional.

Urbanismo, Arquitectura y Uso del Espacio

Hay tres tradiciones arquitectónicas importantes en Perú. La tradición prehispánica representa todos los rasgos arquitectónicos indígenas existentes en el territorio antes de la conquista española. Las ruinas de lugares como Machu Picchu en Ayacucho, el templo del sol en Cuzco y las ruinas de Sacsahuamán, también en Cuzco, solemnemente son testimonios de una forma no occidental de arquitectura y dinámica espacial. Los edificios prehispánicos están hechos de mampostería de piedra y están equipados con expertos entre sí, a tal grado que ni siquiera una aguja puede ser empujada entre ellos. Las principales construcciones de todos los centros urbanos incas son el palacio del Inca, el templo principal del sol y la casa de las Acllaconas (vírgenes femeninas seleccionadas para servicio religioso).

La conquista española trajo consigo una sensibilidad arquitectónica completamente diferente. En la mayoría de los lugares se destruyeron edificios prehispánicos y se construyeron iglesias católicas sobre los principales templos indios, como el convento de Santo Domingo que fue construido sobre el templo del sol en el Cuzco. Esta arquitectura colonial trajo consigo muchos de los estilos en boga en las cortes europeas de los siglos XVI, XVII y XVIII, incluida la del barroco. Algunos de los mejores ejemplos de este período colonial son las catedrales en Lima y Cuzco, así como la Iglesia de San Agustín y la residencia del Marqués de Torre Tagle en Lima. Tradicionalmente, la sensibilidad arquitectónica colonial impactó todo el espacio urbano, creando una plaza central rodeada de los edificios más importantes de la administración de la ciudad, como el palacio del gobierno, la catedral, el palacio del arzobispado y el edificio del gobierno de la ciudad. Las ciudades peruanas más antiguas como Arequipa, Cuzco y Lima son los mejores ejemplos de este estilo colonial.

Desde el siglo XIX, sin embargo, una noción más amplia de la tradición modernista se ha vuelto popular en la cultura peruana. Esto ha significado la expansión del espacio urbano y la construcción de edificios mucho más arquitectónicamente modernos y viviendas a través de Lima, pero más notablemente en la ciudad adyacente de Miraflores. Los bancos y otras instituciones financieras de todo el país también reflejan esta tendencia modernista. Estas torres financieras y sus construcciones de vidrio son muy indicativas de un cambio dramático en el estilo arquitectónico del Perú.

El espacio urbano, especialmente el de Lima, cambió rápidamente en las últimas tres décadas del siglo XX. Lima ha experimentado un aumento significativo de su población como resultado de las migraciones internas y la creación de chabolas ( pueblos jóvenes ) alrededor de su perímetro. La gente toma las tierras abandonadas justo fuera de los límites de la ciudad y durante la noche construye casas frágiles de acero de aluminio, madera contrachapada y otros materiales maleables. Sólo después de que los pueblos jóvenes hayan sobrevivido posible remoción forzada a manos de la policía se utilizarán cementos y materiales más resistentes para reconstruir las residencias.

Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. Perú es conocido por su cocina distinta. Las costumbres alimentarias diarias están marcadas regionalmente entre la costa y las tierras altas, aunque ambos dependen en gran medida de sopas y arroz como alimentos básicos. De esta manera los mariscos y los plátanos son típicos de la dieta costera, mientras que los diferentes tipos de carne, maíz y patatas son mucho más frecuentemente consumidos en las tierras altas. Ceviche, pescado marinado en ají, una salsa picante hecha principalmente de pimientos picantes, tomate, cebolla y limón, es un ejemplo de una especial delicadeza peruana. Platos africanos como el cau cau y la mazamorra son platos peruanos que reflejan esta tradición más que otros. Mientras tanto, el conejillo de Indias tostado es también un manjar andino que data más probablemente de los días prehispánicos.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales. Todas las fiestas peruanas se acompañan de grandes niveles de comidas y bebidas, una práctica que parece tener una larga tradición tanto en culturas indígenas como españolas. Las celebraciones indígenas típicas, como el Inti Raymi (solsticio de verano), se acompañan de una gran asación de carnes (llama, cobaya, cerdo y cordero) y la bebida ritual de la chicha de jora . Otra ocasión ceremonial peruana, la observación de la semana santa, tiene fuertes restricciones alimentarias. Durante este tiempo el consumo de carne es religiosamente restringido, proporcionando una amplia gama de platos a base de mariscos. En esta lista de alimentos alternativos se encuentran platos de pescado y frijoles, principalmente el consumo de bacalao, así como fanesca, y los infames humitas (tortas de maíz y queso). Los humitas son muy apreciados ya que originalmente fueron hechos sólo para la observación de la semana santa, pero en los últimos dos años se han convertido en parte de la cocina nacional que se encuentra en los restaurantes y tiendas de alimentos.

Economía básica. El Perú es tradicionalmente representado como un país con una economía en desarrollo dependiente de la exportación de materias primas y la importación de productos manufacturados. También es uno de los principales países pesqueros del mundo y se encuentra entre los mayores productores de bismuto, plata y cobre. Tradicionalmente, Perú también ha sido una sociedad basada en la agricultura, con casi un tercio de su fuerza de trabajo involucrada en el trabajo agrícola. Hasta la década de 1980, el Perú había podido ser más o menos autosuficiente en términos de alimentos; Desde entonces, sin embargo, la nación comenzó la importación a gran escala de trigo, maíz, arroz, aceites vegetales, productos lácteos y carne para alimentar a su población. Desde los años ochenta también se ha realizado un esfuerzo concertado, con un éxito limitado, para crear industrias no tradicionales de exportación (tales como harina de pescado, camarón, minerales y petróleo) y para fabricar ciertos bienes de consumo en lugar de importarlos.

Tenencia de la tierra y propiedad. Después de la independencia, la propiedad de la tierra permaneció en manos de las élites familiares tradicionales que habían gobernado el territorio colonial. Estos grandes terratenientes mantenían la estructura tradicional de hacienda en la que la población indígena y otros trabajadores rurales trabajaban casi como sirvientes contratados. Desde la década de 1960 se han implementado grandes proyectos de reforma agraria, y estas transformaciones radicales de la tierra han alterado significativamente las prácticas tradicionalmente sesgadas de acumulación de tierras. Sin embargo, la falta de técnicas agrícolas modernas y el tamaño limitado de las parcelas afectaron negativamente la producción total de estas nuevas estrategias agrícolas.

Actividades comerciales. El libro de Hernando De Soto, The Other Path (1989), influyó bastante en hacer explícito el gran lugar ocupado por la economía informal en el Perú. Según algunos, más de la mitad de la población peruana forma parte de esta economía informal como trabajadores no contratados que se ganan la vida fuera de la calle o en negocios no reglamentados, además de vendedores callejeros que venden de comida a flores, con algunos de los trabajos más típicos En el sector informal incluyen limpieza de automóviles, limpiaparabrisas y trabajo en tiendas y negocios familiares. Pero incluso la otra mitad de la fuerza laboral que trabaja bajo contratos legales firmados también debe confiar en el trabajo informal (como vender joyas y conducir taxis) en su tiempo libre para hacer lo suficiente para que ellos y sus familias puedan sobrevivir.

Industrias principales. La mayor parte de las industrias peruanas están ubicadas dentro del mayor radio de la capital, Lima, incluso después de esfuerzos concertados del estado para dispersar su ubicación. Tradicionalmente el Perú había proporcionado la mano de obra y las materias primas menores para su industria de montaje. Sin embargo, la reciente tendencia estatal ha sido proporcionar un apoyo más amplio a las industrias que satisfacen la demanda nacional de bienes de consumo, así como en las leyes que regulan la producción de cemento, acero, fertilizantes, alimentos procesados, textiles y petróleo. El apoyo ha llegado en forma de alivio tributario y políticas de protección comercial que han permitido que la manufactura se convierta en uno de los segmentos de más rápido crecimiento de la economía. La demanda de un mayor número de manufacturas se ha cumplido hasta cierto punto, aunque el hecho de que muchas de estas industrias incipientes todavía caigan dentro de las filas de la economía informal hace que sea muy difícil para el Estado regular su crecimiento y asegurar los beneficios completos.

Comercio. Debido al pasado colonial del Perú, el comercio siempre ha jugado un papel importante en la economía, principalmente la exportación de materias primas y la importación de productos manufacturados. Estados Unidos es, con mucho, el socio comercial más importante del Perú, representando un tercio de todas sus importaciones y exportaciones. Europa occidental, Japón, Colombia y Brasil comprenden la mayor parte del resto de las relaciones comerciales del país. Los principales productos que se venden a estos países son minerales (plata, plomo, cobre, bismuto y zinc) y productos agrícolas (algodón, azúcar y café). El petróleo también se ha convertido en un importante artículo de exportación desde la década de 1980, cuando se encontró una gran reserva en la cuenca del Amazonas junto con las reservas que ya se explotan a lo largo de la costa norte del Perú. Tanto camarones como otros tipos de pescado (anchoas y atún, por ejemplo) también figuraban en las exportaciones de Perú a finales del siglo XX.

División del Trabajo. En general, las formas de trabajo más humildes en el medio rural y urbano están reservadas a aquellas poblaciones de menor estatus social: indios, negros y mestizos. No es una coincidencia que estas poblaciones sean las que tengan menos educación formal o secundaria. Mientras tanto, la oficina política y las posiciones financieras de alto nivel son tradicionalmente ocupadas tanto por la élite blanca como por la mestiza. Estas personas tienden a tener al menos una educación secundaria, aunque la mayoría de las veces las posiciones son mucho más el resultado de las relaciones familiares que el mérito personal. El Perú también sufre de un "éxodo cerebral" ( fuga de cerebros ), ya que muchos de sus profesionales más capacitados y educados han abandonado el país para trabajar mejor y más seguros en el extranjero.

Estratificación social

Clases y castas. El Perú no reconoce ninguna forma oficial de sistema de castas, pero de hecho su tratamiento de la población indígena puede ser visto de muchas maneras como un arreglo implícito de castas. En este sistema de castas implícito, la raza y / o la etnicidad son la variable principal para dividir a la población en grupos fuertemente reforzados (y después de cinco siglos, voluntariamente). En la jerarquía racial peruana, muy presente en su pasado colonial, los blancos ocupan el peldaño más alto de la escalera mientras que el resto de la población se aferra a la parte más baja dependiendo de su color de piel y de su estatus cultural. La clase también juega un papel significativo en la estructura social, superponiéndose a la jerarquía racial sesgada del país. No es sorprendente que los blancos tiendan a ocupar las posiciones más altas en el país y también poseen la mayor cantidad de escolaridad. El arreglo de clase, sin embargo, es algo más fluido y ha permitido a los individuos tradicionalmente discriminados ocupar posiciones de alto rango en la política o en las artes (escritores reconocidos nacionalmente como César Vallejo y José María Arguedas eran de ascendencia indígena). Pero en gran medida estas son excepciones individuales que atestiguan, en lugar de cuestionar, la dura casta y el arreglo de clase presente en el Perú.

Símbolos de la estratificación social. El lenguaje y el vestido son los símbolos más comunes para designar las diferencias de casta o de clase en el Perú. Las comunidades indígenas continúan manteniendo sus lenguas indígenas como el quechua, el aimara y las lenguas indias menos conocidas que hablan los grupos amazónicos. Muchas de estas comunidades indias también han mantenido alguna forma de vestimenta tradicional que las identifica como pertenecientes a su grupo de origen. Tanto el legado colonial como la economía de mercado contemporánea han contribuido a la amplia competencia por los marcadores de status occidentales. La propiedad de automóviles, ropa cara, el conocimiento del inglés o de otras lenguas extranjeras, y los aparatos modernos son los marcadores típicos de la condición de élite en el Perú contemporáneo. Mientras tanto, los peruanos de clase baja pueden ser vistos usando ropa de segunda mano y luchando para sobrevivir casi al día a día.

Vida política

Gobierno. La constitución decreta a un presidente elegido popularmente que sirve un término de cinco años. El presidente selecciona al primer ministro que preside al resto de los ministros, que integran el gabinete. El país también posee una legislatura unicameral de 120 senadores, elegidos popularmente a los términos de cinco años. Mientras tanto, los jueces son elegidos a la Corte Suprema por el propio presidente de una lista de nominados presentados por el Consejo Nacional de Justicia. Los jueces deben ser aprobados por el Senado antes de ser juramentados en el cargo y se les permite servir hasta que alcancen los setenta años de edad.

Liderazgo y Funcionarios Políticos. El Perú, al igual que la mayoría de las naciones sudamericanas, es muy propenso al populismo, es decir, a votar y apoyar a las figuras más carismáticas de los líderes políticos. Sólo en las últimas tres décadas del siglo XX hubo cuatro figuras de este tipo que lograron la presidencia: Alberto Fujimori (ambos reelegidos presidente y expulsado del poder en 2000), Alan García Pérez, Fernando Belaúnde Terry y Víctor Raúl Haya De la Torre. Haya de la Torre fundó la Alianza Popular Revolucionaria Americana, que también fue el partido del socialista García, quien ganó la presidencia en 1985. Sin embargo, los candidatos más que partidos o ideologías son los elementos de votación clave en la elección de las personas oficina. También es típico que las partes se formen o se reúnan alrededor de individuos que se consideran tener buenas posibilidades de ser elegidos.

Problemas Sociales y Control. Perú se ha enfrentado al serio desafío de uno de los grupos guerrilleros más despiadados del continente, popularmente conocido como Sendero Luminoso. Desde que estalló a comienzos de la década de 1980, la lucha armada entre Sendero Luminoso y el Estado peruano ha costado más de treinta mil vidas y ha ayudado a justificar la creciente represión policial y militar. Esto ha significado una mayor presencia militar en las ciudades y un aumento significativo en el encarcelamiento de hombres y mujeres. En la década de 1990 las cárceles también se convirtieron en blanco de represiones militares, ya que en varias prisiones sus administraciones educativas estaban controladas por los internos más que por la policía. También durante esta década, a causa de las cada vez más violentas amenazas contra los jueces, se llevaron a cabo juicios secretos (donde los jueces permanecieron encapuchados).

El aumento del tráfico de cocaína también contribuyó a una mayor presencia de Estados Unidos en el país ya una mayor actividad militar en las laderas andinas orientales donde se cosecha el 80 por ciento de la coca del mundo utilizada en la producción de cocaína. Entre la presencia guerrillera (incluida la de otros grupos, como el Tupac Amaru), el narcotráfico y las condiciones generales de pobreza, el sistema judicial se ve continuamente atacado por sus deficiencias reales y prácticas cuestionables.

Actividad Militar. El ejército peruano está compuesto por aproximadamente 180.000 personas, divididas de la siguiente manera: el ejército, 75.000; La marina, 18.000; La fuerza aérea, 15.000; Y personal paramilitar, 70.000. Casi el 2 por ciento del producto interno bruto se gasta en defensa. Perú ha tenido grandes guerras con dos países vecinos: Chile y Ecuador. Su primera guerra con Chile (llamada la Guerra del Pacífico) a finales de 1800 fue una gran inversión y resultó en una pérdida de territorio para el Perú. Sus más recientes luchas armadas con Ecuador en las décadas de 1940, 1980 y 1990 tuvieron un resultado territorial y diplomático mucho más positivo para el Perú. Sin embargo, debido a las condiciones sociales inestables, la guerra de guerrillas y el narcotráfico, los militares peruanos a finales del siglo XX se concentraron más en mantener el orden interno que en luchar contra las guerras nacionales.

Programas de Bienestar Social y Cambio

Tradicionalmente, el gobierno peruano ha estado involucrado con beneficios nacionales de salud y seguridad social; Sin embargo, el gobierno ha tenido un éxito muy limitado en proporcionar a los ciudadanos peruanos la atención adecuada en ambas áreas. En cuanto a los programas nacionales de salud, la falta de suficientes médicos y enfermeras, instalaciones hospitalarias adecuadas, agenda de medicina rural competente y financiación general ha contribuido a un sistema de salud deficiente. Mientras tanto, la escasez de viviendas asequibles, condiciones laborales estables y beneficios de jubilación también ha impactado negativamente con el aumento de la economía informal y la construcción de barrios de chabolas alrededor de Lima. La modernización, que busca privatizar muchos de los servicios sociales proporcionados por el estado peruano, también ha tenido un impacto negativo en los programas de bienestar social.

Organizaciones no gubernamentales y otras asociaciones

Las principales organizaciones no gubernamentales (ONG) en el Perú están fuertemente vinculadas a los derechos humanos, la identidad étnica y las cuestiones de la mujer. También se han realizado esfuerzos concertados para alentar y apoyar los programas de bienestar social, pero se han reunido con resultados limitados. Entre estos programas los tres más exitosos han sido los comedores populares , vaso de leche y wawa wasis . También han existido organizaciones sociales como los asentamientos humanos vinculados a los pueblos jóvenes alrededor de Lima. Sin embargo, las actividades de guerrilla (principalmente del Sendero Luminoso) han limitado seriamente las actividades de estas organizaciones amenazando y matando a varios de sus líderes más populares, incluyendo a María Elena Moyano, una activista afroperuana de base. Estas tácticas de miedo incluso han impactado a las ONG internacionales, haciéndolas menos dispuestas a apoyar programas de desarrollo en Perú.

Papel y estado de género

División del Trabajo por Género. Los hombres y las mujeres han ocupado tradicionalmente diferentes funciones laborales. Desde los tiempos incaicos, las mujeres (pero no exclusivamente) se encargaban del tejido y de las obligaciones agrícolas menores, mientras que los hombres se ocupaban de la construcción de carreteras, la agricultura y las obligaciones militares. Una división del trabajo por género es aún más reforzada hoy en día. Hay también áreas, sin embargo, donde esta división es borrosa. A medida que las mujeres adquieren más formación y educación formal, las ocupaciones tradicionales como en los negocios, la política y la policía se están convirtiendo en opciones viables. Al mismo tiempo, la gran migración local e internacional ha dejado a las mujeres a cargo de los hogares y les obliga a involucrarse en los movimientos sociales y en la lucha por un cambio progresivo.

El estatus relativo de mujeres y hombres. Aunque algunos podrían argumentar lo contrario, el Perú podría ser descrito como una sociedad patriarcal. Los hombres son tratados preferentemente en la mayoría, si no todos, aspectos de la sociedad. Los hijos son preferidos a las hijas, se les da más libertad y están menos cargados con las tareas domésticas y las obligaciones familiares. En teoría se espera que los hombres se casen y provean para sus familias. Hay, sin embargo, un gran número de hogares dirigidos por mujeres donde la madre tiene que trabajar y cuidar a sus hijos. Mientras tanto, es una práctica social común para los hombres tener otras amantes femeninas y niños fuera de su matrimonio inicial.

Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. En general, los peruanos tienen libre elección sobre quién pueden o no pueden casarse, siendo la clase y el dinero las dos variables más importantes en términos de decisiones de matrimonio. Muchas parejas deciden vivir juntas (en contraposición a casarse) debido a su falta de recursos para llevar a cabo tanto las ceremonias legales como religiosas. La falta de recursos económicos también es una razón clave para que las parejas sigan viviendo con una de las familias de los cónyuges hasta que estén suficientemente seguras financieramente para trasladarse por su cuenta. Los matrimonios heterosexuales y monogámicos son los únicos sancionados por el Estado y la Iglesia Católica, aunque los hombres que tienen más de un hogar son tolerados e incluso esperados. El divorcio y el nuevo matrimonio son una posibilidad legítima, pero la Iglesia Católica y la sociedad conservadora fruncen el ceño al casarse nuevamente después de una ceremonia católica (u otra) religiosa.

Unidad interna. El modelo peruano para una unidad doméstica es la familia nuclear occidental. Sin embargo, debido a tradiciones indígenas tradicionales y escasos recursos, los familiares extendidos también pueden ser la norma. Los hombres en general tienen la máxima autoridad dentro de la casa, aunque las mujeres también tienen gran parte del poder de decisión, especialmente en lo que se refiere a los niños y las cuestiones familiares, a pesar de que tiende a no ser reconocido explícitamente.

Herencia. Los varones y las mujeres tienen iguales derechos legales con respecto a la herencia, aunque en algunos casos las mujeres deben trabajar más duro o conseguir representación legal porque sus reclamaciones podrían no tomarse en serio.

Grupos de parejas. A diferencia de la mayoría de los peruanos urbanos (más de dos tercios del país), las poblaciones rurales todavía mantienen fuertes lazos con sus parientes extendidos. Muchas poblaciones rurales, incluso cuando se han trasladado a los centros urbanos, reconocen sus vínculos con los grandes grupos de parientes extendidos conocidos como ayllus . Desde los tiempos prehispánicos los ayllus han definido las distribuciones de la tierra, las obligaciones sociales y las figuras de autoridad dentro de cada grupo de parentesco. En la actualidad, los ayllus siguen desempeñando un papel importante en la definición de los roles y obligaciones de las personas en las estructuras sociales de las aldeas.

Socialización

Cuidado infantil. Las diferencias más grandes en las prácticas de crianza de los niños están entre las poblaciones indígenas y las blancas / mestizas. Las madres indias tienden a llevar a sus bebés en eslingas coloridas sobre sus espaldas, incluso mientras realizan el trabajo agrícola tratando. Las madres indígenas también cuidan abiertamente a sus hijos en lugares públicos, viéndolo como una función natural, una práctica que es rechazada por las madres mestizas y blancas más occidentalizadas.

Crianza y Educación Infantil. Se anima fuertemente a niños y niñas a asistir a la escuela primaria y secundaria, aunque la falta de dinero o la necesidad de trabajo de un niño en casa convence a muchas familias de clase baja para que sus hijos no asistan a las escuelas públicas. En general, los niños son criados para ser respetuosos de sus mayores, obedientes y trabajadores.

Educación superior. La universidad más antigua de Sudamérica está ubicada en Perú. La Universidad Nacional de San Marcos de Lima fue fundada en mayo de 1551. Las universidades públicas han sufrido recientemente una crisis de credibilidad debido a su gran número de graduados ya la creciente infiltración de grupos políticos de izquierda. Esto también ha contribuido a la aparición de varias universidades privadas (incluyendo católicas), que han desarrollado características mucho más discriminatorias para las admisiones y la graduación.

Etiqueta

Posiblemente como un legado de las culturas prehispánicas fuertemente jerárquicas o del colonialismo europeo, la autodisciplina es fuertemente defendida entre los peruanos. El control de nuestras emociones y sentimientos es muy apreciado entre todos los peruanos, pero especialmente entre los hombres. El respeto por los ancianos, que se manifiestan a través de acciones tales como dar el asiento para personas mayores en los autobuses, también tiene un lugar fuerte entre los valores públicos. Estos valores de la disciplina y el respeto por los demás están en marcado contraste con una escena política marcada con grandes niveles de autoritarismo y corrupción generalizada. Los jóvenes también son responsables de proporcionar una fuerte contracultura alternativa a los principales valores normativos. Esta contracultura se expresa principalmente a través de salidas musicales, como la adaptación nacional de la música rock y punk, y los gustos norteamericanos en la moda y la cultura popular. Las expresiones públicas de la sexualidad, incluida la de la conducta homosexual, son fuertemente desalentadas.

Religión

Creencias religiosas. Perú se enorgullece de ser un país católico desde finales del siglo XVI. En la actualidad, alrededor del 90 por ciento de la población es católica, mientras que el otro 10 por ciento pertenece a la fe protestante, siendo los más importantes Evangelistas, Adventistas y Mormones. Las comunidades indígenas también han creado una forma simbiótica de religión que no se reconoce realmente con ningún otro nombre que una forma popular de catolicismo. Los grupos indios han mezclado santos católicos con tradiciones prehispánicas, permitiéndoles así mantener formas de culto antiguas bajo el disfraz de rituales católicos. Por ejemplo, la fiesta indígena del Inti Raymi (solsticio de verano) se celebra en muchas comunidades como las fiestas de los Santos Pedro y Pablo.

Profesionales religiosos. En la tradición católica, los sacerdotes varones, especialmente los obispos y los arzobispos, todavía exigen una enorme cantidad de respeto y autoridad. Las monjas vienen en segundo lugar y son muy respetadas por su compromiso religioso con la abstinencia sexual, la obediencia y la pobreza. Entre las comunidades indias los chamanes, o brujos / curanderas se consideran las contrapartes locales de los sacerdotes en términos de autoridad religiosa y espiritual.

Rituales y lugares santos. Las huacas (lugares sagrados de las montañas) siguen siendo consideradas viviendas sagradas de la deidad que exigen el respeto y la veneración de las poblaciones indígenas. Los misioneros católicos españoles eran muy conscientes de estas prácticas andinas, por lo que muchas iglesias católicas fueron construidas sobre huacas y otros templos prehispánicos.

La Muerte y el Más Allá. La noción peruana de una vida después de la muerte sigue mucho las nociones católicas del cielo, el purgatorio y el infierno. Incluso los grupos indígenas han sido fuertemente influenciados por las nociones cristianas de Armagedón y renacimiento. En las comunidades indígenas hay tradiciones milenarias y de la segunda venida del gobernante inca para castigar a los colonizadores blancos. Este mito simbiótico Cristiano-Andino de segundo venidero inicialmente ganó fuerza en el movimiento de resistencia de Tupac Amaru que inicialmente desafió al colonialismo español en el siglo XVII.

Medicina y Salud

La expectativa de vida en el Perú es de sesenta y siete años, cifra bastante alta considerando las graves deficiencias de los sistemas de salud pública del país. Sólo dos tercios de su población tiene acceso a atención médica pública y sólo el 25% de los que viven en condiciones de extrema pobreza. En general, la desinformación, la pobreza y la desnutrición son los mayores impedimentos para mejorar las condiciones de salud del país. Desde mediados de los años ochenta se ha realizado un esfuerzo concertado para combatir la mortalidad infantil y para llevar a cabo campañas nacionales de vacunación infantil que han tenido bastante éxito. Junto con la medicina occidental todavía existe una tradición de curanderos ( curanderos naturales), y parteras (parteras) que todavía son consultados regularmente, especialmente por la población rural e india.

Celebraciones seculares

Las principales celebraciones seculares peruanas son el Día Nacional de la Independencia (celebrado tres días consecutivos, 28, 29 y 30 de julio); La Batalla de Arica (7 de junio); Y Carnaval (una fiesta móvil celebrada en los tres días antes de la Cuaresma católica). Las fiestas religiosas, con la excepción de Navidad, solían tener un mayor nivel de celebración pública que en los tiempos modernos. Todas las fiestas tienden a ser celebradas con grandes cantidades de alimentos, bebidas alcohólicas, deportes (principalmente fútbol y voleibol), y la alegría general y la relajación.

Las Artes y Humanidades

Apoyo a las Artes. Debido a las difíciles condiciones económicas del país, las artes en general son una de las áreas que menos apoya el gobierno.

Literatura. Perú cuenta con una selección literaria internacional de autores, comenzando por escritores como Ricardo Palma (1833-1919) que fue el primero en utilizar los temas peruanos en su escritura. Sólo en el siglo XX Perú produjo escritores tan consumados como Ciro Alegria, José María Arguedas, Alfredo Bryce Echenique y probablemente la figura literaria más conocida del país, Mario Vargas Llosa. Mientras tanto, César Vallejo es considerado el poeta más dotado de Perú, y es por muchos segundos en el continente sólo por el premio chileno Pablo Neruda.

Artes graficas. Perú tiene una larga tradición artística, empezando por las famosas escuelas de pintura y escultura de Lima, una de las escuelas más completas del continente. Artistas contemporáneos, como Fernando de Szyszlo (pintor) y Joaquín Roca Rey (escultor), han seguido una tradición más abstracta.

Artes escénicas. El teatro tuvo un inicio temprano en el período colonial y el país también mantiene una Orquesta Sinfónica Nacional, una compañía de ballet nacional, así como compañías de danza folclórica. Mientras tanto, el género de la música popular ha ofrecido a gigantes como Lucho Barrios, Jesús Vásquez, Chabuca Granda y Susana Baca, por mencionar algunos.

El estado de las ciencias físicas y sociales

Las ciencias en Perú tuvieron un desarrollo temprano estrechamente ligado a la fundación de la Universidad Nacional de San Marcos en Lima. Las ciencias sociales más que físicas han tenido un desarrollo más prestigioso, con el trabajo de intelectuales como Gustavo Gutiérrez (teólogo y filósofo de la liberación), Julio C. Tello (arqueólogo), y José Carlos Mariátegui (filósofo político). Las difíciles condiciones políticas del país, así como los recursos limitados de las universidades, han limitado seriamente el avance general de las ciencias físicas y sociales.

Bibliografía

Alegría, Ciro. El mundo es amplio y extranjero, 1973.

Americas Watch. Terror incierto: Violencia contra las mujeres en el conflicto armado peruano, 1992.

Arguedas, José María. Deep Rivers, 1978.

-. Yawar Fiesta, 1985.

Brown, Michael y Eduardo Fernández. Guerra de las sombras: La lucha por la utopía en la Amazonía peruana, 1991.

Bryce Echenique, A. Un mundo para Julius, 1992.

-. Permiso para vivir (Antimemorias), 1993.

Classen, Constanza. Cosmología Inca y el Cuerpo Humano, 1993.

"Coca y Cocaína: Efectos en las Personas y las Políticas en América Latina", Cultural Survival, Report # 23, 1986.

Cotler, Julio. Clase, estado, y nación en el Perú, 1978.

Crabtree, J. Perú Under García: Una Oportunidad Perdida, 1992.

Deere, Carmen Diana. Relaciones Familiares y de Clase: Campesinos y Propietarios en el Norte del Perú, 1990.

Degregori, Carlos Iván. Ayacucho, 1969-1979: El surgimiento de Sendero Luminoso, 1990.

Durand, F. Negocios y Política en el Perú: El Estado y la burguesía nacional, 1994.

Flores Galindo, Alberto. Buscando un Inca: Identidad y utopía en los Andes, 1987.

-. La agonía de Mariátegui, 1989.

Glave, Luis Miguel. Trajinantes: Caminos indígenas en la sociedad colonial, siglo XVI-XVII, 1989.

Gootenberg, Paul. Imaginando el Desarrollo: Ideas Económicas en la "Prosperidad Ficticia" del Perú de Guano 1840-1880, 1993.

Gutiérrez, Gustavo. Las Casas: En busca de los pobres en Jesucristo, 1993.

Holligan de Díaz-Límaco, Jane. Perú en foco: Una guía para el pueblo, la política y la cultura, 1998.

Isbell, Billie Jean. Para defendernos: Ecología y Ritual en una Aldea Andina, 1985.

Jenkins, D. Perú: The Rough Guide, 1997.

Kennedy, Joseph. Coca Exótica, 1985.

Kirk, Robin. Grabado en piedra: Las mujeres de Sendero Luminoso, 1993.

Klaren, Peter. Modernización, Dislocación y Aprismo: El Origen de la Aprista Pary de Perú, 1870-1932, 1973.

Kristal, Efraín. Los Andes Vistas desde la Ciudad: Historia y Discurso Político sobre el Indio en Perú, 1848-1930, 1987.

Lowenthal, Abraham, ed. El experimento peruano, 1975.

Lumbreras, Luis. Los Pueblos y las Culturas del Perú Antiguo, 1974.

MacCormack, Sabine. Religión en los Andes, 1992.

Mallon, Florencia. Campesino y Nación: La Realización del México Poscolonial y el Perú, 1995.

Manrique, Nelson. Campesinado y nación: Las guerrillas indígenas en la guerra con Chile, 1981.

Mariátegui, José Carlos. Siete ensayos interpretativos sobre la realidad peruana, 1971.

Matos Mar, José, y José Carlos Mejía. La reforma agraria en el Perú, 1980.

Morales, Edmundo. Cocaína: La fiebre del oro blanco en Perú, 1989.

Mosely, Michael. Los Incas y sus Antepasados, Nueva York: Támesis y Hudson, 1992.

Noble, David Cook y Alexandra Parma Cook. Buena Fe y Verdadera Ignorancia: Un Caso de Bigamia Transatlántica, 1991.

Palmer, David Scott, ed. Sendero Luminoso del Perú, 1992.

-. "Arqueología, Historia, Indigenismo y Estado en Perú y México". En Peter R. Schmidt y Thomas C. Patterson, eds., Making Alternative Histories, 1995.

Patterson, Thomas. El Imperio Inca, 1992.

Poole, Deborah y Gerardo Renique. Perú: Tiempo del miedo, 1992.

Reid, M. Perú: Caminos a la Pobreza, 1985.

Rostworowski, María. Historia del Tahuantinsuyu, 1988.

Silverblatt, Irene. Luna, Sol y Brujas: Ideologías de Género y Clase en Perú Inca y Colonial, 1987.

Spalding, Karen. Huarochirí: Una sociedad andina bajo regla inca y española, 1984.

Stark, Orin, Carlos Iván Degregori y Robin Kirk, eds. El Lector de Perú: Historia, Cultura y Política, 1995.

Stein, Steve. Populismo en el Perú: El surgimiento de las masas y la política del control social, 1980.

Stern, Steve J. Los Pueblos Indígenas del Perú y el Reto de la Conquista Española: Huamanga a 1640, 2da ed. 1993.

Ed Resistencia, Rebelión y Conciencia en el Mundo Campesino Andino, siglos XVI-XIX , 1989.

Vallejo, César. Poemas recogidos de César Vallejo, 1970.

Varese, Stefano. La Sal de los Cerros, 1968

Vargas Llosa, Mario. Conversaciones en la catedral, 1975.

-. Tía Julia y el Guionista, 1982.

-. Un pez en el agua, 1994.

Wise, Carol y Manuel Pastor. "La política económica peruana en la década de 1980: De la ortodoxia a la heterodoxia y la espalda". Revista Latinoamericana de Investigación 27 (2): 83-118.