Somalia

Bandera de Somalia

Orientación

Identificación. Somalia era conocida por los antiguos egipcios como la Tierra de Punt. Valoraban sus árboles que producían las resinas de goma aromática, incienso y mirra. Punt también se menciona en la Biblia, y los antiguos romanos lo llamaron Cabo Aromatica. Somalia es el nombre del legendario padre del pueblo somalí, Samaal (o Samale).

El pueblo somalí comparte un idioma común, somalí, y la mayoría son musulmanes de la secta sunita. Los somalíes también viven en el norte de Kenia; En la región de Ogaden, en el este de Etiopía; Y en Djibouti, al noroeste de Somalia. A pesar de las fronteras nacionales, todos los somalíes se consideran un solo pueblo. Esta unidad los convierte en uno de los grupos étnicos más grandes de África.

Ubicación y Geografía. Somalia se encuentra en el extremo exterior de la península somalí, también llamada Cuerno de África, en la costa de África oriental. Limita al norte con el Golfo de Adén, al este con el Océano Índico, al suroeste con Kenya y al oeste y noroeste con Etiopía y Djibouti.

Alrededor de 246.200 millas cuadradas (637.658 kilómetros cuadrados), Somalia es aproximadamente del tamaño de Texas. Su costa se extiende alrededor de 1.800 millas (2.896 kilómetros). Somalia es caliente durante gran parte del año, con dos estaciones húmedas y dos secas. La vegetación es generalmente escasa, excepto en la zona entre los ríos Jubba y Shabeelle en el centro-sur de Somalia.

Una llanura semiárida llamada Guban corre paralela a la costa norte de Somalia. Las montañas de Karkaar se extienden de la frontera del noroeste de Somalia al extremo del este del cuerno de África, con el punto más alto, Shimber Berris, en 2.900 pies (2.408 metros). Al sur de las cordilleras, una meseta central conocida como Haud se extiende hasta el río Shabeelle y hacia el oeste en la región de Ogaden, en el este de Etiopía. Durante las estaciones lluviosas, de abril a junio y de octubre a noviembre, esta zona ofrece abundante agua y pastos para el ganado.

Los dos ríos de Somalia, el Jubba y el Shabeelle, fluyen desde las tierras altas de Etiopía hacia el sureste de Somalia. El río Shabeelle (Leopard) no entra en el Océano Índico, sino que se gira paralelo a la costa y se extiende hacia el sur por 170 millas (274 kilómetros) antes de secarse en pantanos y pisos de arena. El Jubba fluye durante todo el año en el Océano Índico.

La ciudad portuaria de Mogadishu, en el sureste de Somalia en el Océano Índico, es la ciudad más grande y la capital tradicional de Somalia. Mogadishu fue destruido en gran parte en los combates entre clanes durante la guerra civil de los años noventa. En 2000, una asamblea somalí votó por hacer de Mogadiscio la base del nuevo presidente, pero para trasladar otras funciones gubernamentales a la ciudad de Baidoa, al noroeste de Mogadiscio, hasta que la capital pudiera ser reconstruida. 

Demografía. No se realizó ningún censo en Somalia hasta 1975, y esas cifras no se informaron. El gran número de nómadas hace que sea difícil obtener un recuento preciso de la población. Las estimaciones de población se han hecho sobre la base del censo 1986-1987, que registró una población de 7,1 millones. A pesar del número de muertes por hambre y guerra civil en los años noventa, 2000 estimaciones de población oscilan entre 9 millones y 14,5 millones. Cerca de tres cuartas partes de la población vive en zonas rurales y un cuarto en las ciudades. Los somalíes étnicos representan alrededor del 95 por ciento de la población. El resto son indios, paquistaníes, otros asiáticos, árabes, europeos y grupos de ascendencia mixta.

Afiliación lingüística. Todos los somalíes hablan somalí, el idioma oficial. En la familia afro-asiática de lenguas, somalí es una lengua Cushitic del este. El somalí no se convirtió en un idioma escrito hasta enero de 1973. El somalí común es el dialecto más hablado, pero también se habla somalí costero y somalí central. Los somalíes usan con frecuencia el juego de palabras y el humor en la comunicación cotidiana.

El árabe, el idioma del Corán, es hablado y leído con fines religiosos. Un pequeño porcentaje de somalíes también hablan italiano, y un número creciente habla inglés. Los jóvenes adultos educados de familias urbanas acomodadas pueden hablar cinco o más idiomas.

Simbolismo. El símbolo más reconocido es el camello, ya que proporciona transporte, leche, carne, ingresos y estatus a una mayoría de somalíes.

Otros símbolos de Somalia son la estrella blanca de cinco puntas en la bandera somalí y la media luna, que representa la luna nueva y es un símbolo universal de la fe islámica. Cada punto de la estrella representa una tierra que es el hogar del pueblo somalí: la porción dentro de las fronteras nacionales, una vez dividida en dos territorios, el italiano y el británico; La región de Ogaden de Etiopía; El Distrito Fronterizo Norte de Kenia; Y Djibouti. Los somalíes esperan que un día todos estos territorios puedan convertirse en una nación somalí unificada.

El leopardo es considerado el símbolo nacional de Somalia. Dos leopardos africanos adornan el emblema nacional, una estrella blanca de cinco puntas en un escudo azul claro con una frontera del oro.

Historia y relaciones étnicas

Surgimiento de la Nación. El origen del pueblo somalí es incierto. La teoría actual sugiere que los somalíes se originaron en las tierras altas del sur de Etiopía y emigraron al norte de Kenia durante el primer milenio antes de Cristo . Emigraron gradualmente hacia el norte para poblar el Cuerno de África en CE 100.
Los somalíes son altos y de estatura veloz, con rasgos aquilinos, cabezas alargadas y piel de color marrón claro a negro. Las mujeres somalíes son conocidas por su belleza.

Los árabes introdujeron la fe islámica en África a partir del siglo VII. En el siglo X, los puestos de comercio árabes prosperaron en el sur de Somalia, a lo largo del Océano Índico. Éstos incluyeron Mogadishu, establecido como el primer establecimiento árabe en África del este. La ciudad estaba en la cima de su influencia y riqueza durante el siglo XIII, cuando controlaba el comercio de oro en la costa africana oriental.
La mayoría de los somalíes se convirtieron al Islam hacia el año 1100. Se unieron a los árabes para luchar contra las guerras santas islámicas contra los cristianos etíopes en los siglos XV y XVI. En el siglo XVIII, los somalíes habían derrotado al pueblo oromo, que había amenazado a musulmanes y cristianos en Etiopía y Somalia. Los somalíes se convirtieron en la gente dominante en la tierra.

Los europeos se interesaron por Somalia durante el siglo XIX, comenzando con su exploración por el aventurero británico Sir Richard Burton en 1854. El interés creció cuando el Canal de Suez se abrió en 1869 y en 1887 declaró la costa norte de Somalia un protectorado conocido como Somalilandia Británica. Los franceses reclamaron la costa occidental (ahora Djibouti) aproximadamente al mismo tiempo, llamándola Somalilandia francesa. Italia tomó el control del sur de Somalia, incluyendo Mogadishu, en 1889, nombrándolo Somalilandia italiana.

En 1899, el maestro islámico somalí Muhammad Abdullah Hasan (1856-1920), conocido por los británicos como "el Mullah Loco", reunió un ejército. Esperaban ganar la región de Ogaden de Etiopía para los somalíes y expulsar a los europeos no islámicos. Hasan y su ejército, llamados derviches, combatieron a los etíopes y más tarde a los británicos desde 1900 hasta 1920. Los británicos bombardearon la capital del Derviche en 1920 y Hasan escapó, pero murió ese mismo año, poniendo fin al movimiento de resistencia.
Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los italianos expulsaron a los británicos del norte de Somalia. Los británicos recuperaron a Somalia y expulsaron a los italianos en 1941. En 1949 la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) otorgó a Italia el control administrativo sobre el sur de Somalia como un territorio de confianza por un período de diez años que conduciría a la independencia de Somalia. Somalilandia británica se concedió su independencia el 26 de junio de 1960 y se unió con Somalilandia italiana para establecer la República Somalí el 1 de julio de 1960. Después de la independencia, el líder parlamentario Aadan Abdullah Usmaan fue nombrado presidente por la legislatura. Nombró a Abdirashiid Ali Shermaarke primer ministro de Somalia.

Identidad nacional. Aunque se unieron como una sola nación en 1960, el norte y el sur de Somalia habían funcionado durante años como dos países separados, con sistemas escolares separados, impuestos, monedas, policía y administraciones políticas y legales. Ya en diciembre de 1961, los líderes militares somalíes del norte presionaron por la separación del norte y el sur. Al mismo tiempo, la mayoría de los somalíes querían unir las regiones fuera de Somalia que estaban pobladas con muchos somalíes -el Ogaden, el NFD en Kenia y Djibouti. En la década de 1960, una campaña de guerra de guerrillas de los shiftas somalíes en Kenya y escaramuzas sobre la región de Ogaden resultó en un acuerdo de defensa mutua contra los somalíes por Kenia y Etiopía.

El ex primer ministro Shermaarke fue elegido presidente en 1967, y su primer ministro, Muhammad Ibrahim Egal, se centró en el desarrollo interno y la restauración de la paz con Etiopía y Kenia.

Shermaarke fue asesinado por un guardaespaldas el 15 de octubre de 1969. Los militares somalíes tomaron el control de Mogadiscio en un golpe de Estado el 21 de octubre de 1969.

El nuevo gobierno, llamado Consejo Supremo Revolucionario (SRC, por sus siglas en inglés), eligió al comandante del ejército, el general de división Muhammad Siad Barre como presidente, y cambió el nombre de Somalia a la República Democrática de Somalia. Basada en los principios del marxismo, así como en el Corán y en las ideas de Siad Barre sobre la autosuficiencia para el pueblo somalí, esta nueva ideología política para Somalia fue conocida como "socialismo científico".

Somalia estuvo involucrada en la guerra de Ogaden con Etiopía en 1977-1978. Siad Barre fue herido gravemente en un accidente automovilístico el 23 de mayo de 1986, y una lucha por el poder por el control de la guerra de Siad Barre. El gobierno comenzó entre los líderes políticos y los líderes del clan. Siad Barre se recuperó y fue nominado por otro período de siete años, pero varios clanes cuyos miembros habían sido aterrorizados por las Boinas Rojas de Siad Barre (una unidad terrorista militar de su propio clan, el Mareehaan) se levantó contra él.

En 1990, los miembros del clan Hawiye del centro-sur de Somalia formaron el Congreso Somalí Unido (USC), y en diciembre asaltaron Mogadishu y derrotaron a las Boinas Rojas. Siad Barre escapó a Nigeria. El líder de la USC, Muhammad Ali Mahdi, fue nombrado presidente, pero el líder del subclán Hawiye, el general Muhammad Farah Aidid, del subclan Habir Gedir, también reclamó el poder. Los dos no estuvieron de acuerdo en formar un gobierno central para Somalia, y la guerra civil comenzó.

Los civiles somalíes sufrieron más en los años inestables que siguieron. Se estima que unos trescientos mil somalíes murieron entre 1991 y mediados de 1993. Aunque las organizaciones de socorro internacional enviaron alimentos y suministros, mucho fue robado por bandidos y miembros del clan en guerra antes de que pudiera llegar a aquellos que más lo necesitaban.

El secretario general de la ONU, Boutros Boutros-Ghali, organizó una tregua entre Mahdi y Aidid en diciembre de 1992, pero los miembros del clan siguieron luchando. Los Estados Unidos dirigieron la Operación Restore Hope en 1992, y los países de la ONU enviaron alimentos y suministros, junto con soldados, para asegurarse de que llegaran al pueblo. A mediados de 1993, el Consejo de Seguridad de la ONU decidió convertir la operación en un esfuerzo de "construcción de la nación" que incluiría desarmar a las milicias y restaurar las instituciones políticas y civiles. La operación se deterioró cuando los somalíes y las tropas de la ONU cometieron actos de violencia unos contra otros. Las tropas estadounidenses fueron retiradas de Somalia a principios de 1994 y las últimas tropas de la ONU partieron en marzo de 1995.
Aidid murió en la lucha en Mogadiscio en agosto de 1996, pero su hijo, Hussein Muhammad Aidid, tomó su lugar y continuó la misión de su padre de poner a su subclán en control de Somalia.

Después de que la ayuda de la ONU se ralentizó y las tropas fueron retiradas, la situación mejoró gradualmente en Somalia. Los agricultores regresaron a casa y produjeron una buena cosecha en 1995. Aunque los combates de clanes continuaron en 1997 y 1998 y no se estableció ningún gobierno central, los gobiernos locales continuaron funcionando.

En agosto de 2000, después de doce intentos fallidos de organizar un gobierno central, unos dos mil somalíes que representaban a los clanes y subclanes se reunieron en Djibouti para discutir la formación de un gobierno para Somalia.

Durante las guerras de clanes de principios de la década de 1990, el norte de Somalia se declaró la República Somalilandia independiente, nombró al ex primer ministro somalí Muhammad Ibrahim Egal como su presidente, escribió una constitución, desarrolló una asamblea e instituciones gubernamentales y comenzó a funcionar con éxito aparte de la Guerreando hacia el sur. Aunque no se ha reconocido como nación separada, la República de Somalilandia continúa declarándose independiente. Los miembros del clan Murjateen en el noreste de Somalia también formaron su propio gobierno durante la década de 1990, llamando a su territorio Puntlandia, aunque acordaron reunirse con Somalia si se formaba un gobierno central.

Relaciones étnicas. Alrededor del 95 por ciento de la población somalí es somalí, y las relaciones con el pequeño porcentaje de árabes, indios, paquistaníes, asiáticos, europeos y grupos mixtos que viven en Somalia son generalmente pacíficas. Con una historia de colonización por los británicos, franceses e italianos, se dice que los somalíes desconfían de los extranjeros, incluso temerosos de una posible renovada colonización. Los civiles somalíes, sin embargo, dieron la bienvenida a las tropas de la ONU que llegaron durante la Operación Restore Hope a principios de la década de 1990, y la mayoría de los somalíes reciben a los trabajadores de socorro internacionales que se han convertido en parte de la vida cotidiana en Somalia.

Urbanismo, Arquitectura y Uso del Espacio

Los pastores nómadas pasan casi todo su tiempo al aire libre. Un gran árbol de sombra podría proporcionar un lugar de reunión o un aula.

El refugio tradicional de los pastores es el aqal, una cabaña en forma de cúpula, plegable, hecha de postes cubiertos por cueros, esteras tejidas de fibra, o a veces tela o estaño. Fácil de descomponer y volver a montar, el aqal se lleva en la espalda de un camello y creado por las mujeres de la familia una vez que un nuevo campamento se hace. Una cama hecha de estacas de madera cubiertas con el único mueble en el aqal. Los nómadas tienen pocas posesiones, y cada artículo tiene usos prácticos. Los utensilios de cocina, cajas de almacenamiento, taburetes, alfombras tejidas y bolsas de agua están entre los únicos artículos de la familia. Un campamento nómada puede ser rodeado por una cerca hecha de arbustos espinosos para mantener a los depredadores. Los animales también se mantienen en corrales hechos de espinos. Un área de oración puede ser separada dentro del campamento por un círculo de piedras.

Los agricultores hacen casas permanentes que son similares al aqal. Las cabañas redondas llamadas mundales están hechas de postes y cepillos o enredaderas de barro, estiércol animal y cenizas, y están cubiertas con un amplio techo en forma de cono. Las cabañas rectangulares, a menudo con techos planos de hojalata, se llaman arish. Otras casas se construyen de troncos, piedra, ladrillo o cemento. Los agricultores tienen algunas piezas de muebles de madera y cerámica decorativa, calabazas o artículos tejidos.

Los habitantes de la ciudad a menudo viven en casas de estilo árabe encaladas de piedra o ladrillo cubierto de yeso o cemento. Se trata de casas de uno o dos pisos, con un techo plano. Las barras cubren las ventanas inferiores, que raramente tienen pantallas o vidrio. Los ricos somalíes, europeos y otros pueden tener casas tradicionales de estilo occidental con techos de tejas y patios amurallados. Muchos somalíes, incluso en las ciudades, no tienen electricidad y agua corriente en sus hogares.

Las ciudades más grandes de Somalia son los puertos de Mogadishu, Merca, Baraawe, y Kismayu en el Océano Índico, y Berbera en el Golfo de Adén. Otras ciudades importantes son Hargeisa y Burao en el norte y Baidoa en el sur. El sector más antiguo de Mogadiscio, Hammawein, contiene la mezquita de Fakr al-Din, así como muchos antiguos edificios de estilo árabe. Los ocupantes italianos también construyeron sus propios barrios en Mogadishu. Gran parte de esta arquitectura sufrió graves daños en la guerra civil, junto con edificios modernos del gobierno somalí como el Parlamento y la Universidad Nacional de Somalia. El antiguo palacio del sultán de Zanzíbar todavía está, aunque en malas condiciones, como un museo en Mogadishu. Algunas estatuas y monumentos fueron erigidos en Mogadishu, pero varios fueron destruidos, entre ellos una estatua ecuestre de Muhammad Abdullah Hasan, erigida después de la independencia de Somalia en 1960. Un monumento a la independencia también fue construido en Mogadishu. La mezquita más antigua de la ciudad, la mezquita del jeque Abdul Aziz, construida en 1238, sobrevivió a la guerra civil, junto con un arco romano construido a principios del siglo XX.

Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. La leche de camellos, cabras y vacas es un alimento importante para los pastores somalíes y las familias nómadas. Los jóvenes que cuidan los rebaños de camellos durante la temporada de lluvias pueden beber hasta diez litros de leche al día. Los camellos envejecidos pueden ser sacrificados por su carne, especialmente cuando los invitados son esperados para una celebración, y la joroba del camello grasa se considera una delicadeza. La carne, incluyendo el hígado, de ovejas y cabras también es popular, pero la carne se sirve sólo unas pocas veces al mes, por lo general en ocasiones especiales. Durra (un sorgo de grano), miel, dátiles, arroz y té son otros alimentos básicos para los nómadas. Los agricultores del sur de Somalia cultivan maíz, frijoles, sorgo, mijo, calabaza y algunas otras verduras y frutas. El mijo hervido y el arroz son alimentos básicos, pero el arroz debe ser importado. El pan más popular es el muufo, un pan plano hecho de harina de maíz molida. Los somalíes sazonan su comida con mantequilla y ghee, el líquido claro desnatado de mantequilla derretida. También endulzan su comida con azúcar, sorgo, o miel. Un holdover de la ocupación italiana en el sur es un amor para la salsa de la pasta y del marinara. Aunque el pescado es abundante en las aguas de la costa somalí, los somalíes generalmente no les gusta el pescado. De acuerdo con la fe musulmana, no comen cerdo o beben alcohol. La leche, el té, el café y el agua son las bebidas favoritas. Las bebidas carbonatadas están disponibles en las ciudades.
Entre los nómadas y los granjeros, la cocina se hace generalmente sobre un fuego de madera o de carbón al aire libre o en una choza común de la cocina, porque las casas son bastante grandes solamente para dormir. El grano es molido a mano, utilizando herramientas primitivas.

Los restaurantes son populares en las ciudades, pero las mujeres rara vez cenaban con hombres hasta finales de los 90. La cocina árabe es popular en muchos restaurantes, italianos en otros. Especialmente en Mogadishu, restaurantes internacionales sirven comida china, europea ya veces americana.

En casa es costumbre que las mujeres sirvan primero a los hombres y luego coman con sus hijos después de que los hombres hayan terminado. Los somalíes rurales comen recogiendo comida de un cuenco con los tres primeros dedos de su mano derecha o con una cuchara (como en muchas otras culturas musulmanas y africanas, la mano izquierda se considera impura porque se usa para lavar el cuerpo). Una hoja de plátano laminado también se puede utilizar para la excavación. Los somalíes urbanos pueden usar cubiertos cuando cenan, pero muchos todavía disfrutan comiendo con sus dedos.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales. Bodas, nacimientos, circuncisiones y fiestas islámicas y seculares requieren celebraciones relacionadas con la comida. Las familias sacrifican animales, hacen pan y preparan comida para los invitados y para los pobres, a quienes a menudo se les invita a unirse a la celebración.

Economía básica. Somalia es uno de los países más pobres del mundo, y muchos logros obtenidos durante los años posteriores a la independencia se perdieron en la destrucción causada por la guerra civil en los años noventa. Sin embargo, en 2000, las personas habían comenzado a ayudar a reconstruir las ciudades a través de negocios independientes. Entre los factores que obstaculizan el desarrollo económico está la falta de transporte adecuado. El país no tiene ferrocarriles, sólo una línea aérea, y pocas carreteras pavimentadas. La asistencia financiera de los Estados Unidos ayudó a mejorar los principales puertos marítimos de Somalia y el Aeropuerto Internacional de Mogadiscio durante los años ochenta. Los sistemas de telecomunicaciones fueron en gran parte destruidos durante la guerra civil. Sin embargo, en 1999, empresarios independientes de algunas ciudades establecieron sistemas de telefonía por satélite y electricidad, y los comerciantes somalíes de ganado y otros empresarios llevaron a cabo una gran parte de sus negocios por teléfono. También se estaban estableciendo redes bancarias.

La unidad monetaria básica es el chelín somalí, con cien céntimos igual a un chelín. Una gran parte de los ingresos recibidos por los somalíes proviene de los somalíes que han emigrado a otros países para encontrar trabajo y enviar dinero y bienes a sus familiares.

Tenencia de la tierra y propiedad. En épocas precolonial, las demandas de la tierra fueron hechas por las familias y con la negociación entre miembros del clan. Durante la colonización europea, los italianos establecieron plantaciones en el área ribereña y establecieron muchas familias italianas pobres en la tierra para cultivar. Desde la independencia gran parte de esta tierra ha sido cultivada por los somalíes.
Los nómadas somalíes consideran el pastizal a disposición de todos, pero si una familia cava un pozo de agua, se considera que es su posesión. Bajo el régimen socialista de Siad Barre había un esfuerzo para arrendar tierras de propiedad privada a las cooperativas gubernamentales, pero los somalíes se resentían con tierras que no poseían. Algunos terrenos fueron vendidos en áreas urbanas, pero los pastos continuaron siendo compartidos.

Actividades comerciales. En la época colonial los italianos desarrollaron plantaciones de banano, caña de azúcar y cítricos en el sur de Somalia. Éstos prosperaron otra vez a finales del vigésimo siglo con ayuda italiana después de una década de la declinación debido a la alta tributación del gobierno de las exportaciones en los años 80. El ganado y los productos de origen animal constituyen una gran parte de los bienes producidos en Somalia.

Los pocos recursos naturales del país, como el yeso-anhidrita, el cuarzo, el uranio, el mineral de hierro y posiblemente el oro, no han sido ampliamente explotados.

Industrias principales. Aunque Somalia no es una nación industrializada, hay algunas industrias, tales como conserveras de pescado y carne, plantas de procesamiento de leche, refinerías de azúcar, fábricas de curtido de cuero y fábricas farmacéuticas y electrónicas. Muchos de ellos fueron construidos con la ayuda de naciones extranjeras como la antigua Unión Soviética. Se ha realizado cierta exploración minera y petrolera, con la ayuda de países del Medio Oriente.

Comercio. Los equipos de transporte, maquinaria, cemento y otros materiales de construcción, hierro y acero son las principales importaciones de Somalia. La mayor parte de las importaciones proceden de Italia, Etiopía y Kenia, China, Arabia Saudita, India y Pakistán, Estados Unidos y Gran Bretaña. El ganado es la principal exportación del país, especialmente los camellos, que se venden a Arabia Saudita y otras naciones árabes. Las pieles de animales también se exportan. Los plátanos son la principal exportación de cultivos. El café, el algodón, los cacahuetes, los mangos, los cítricos y la caña de azúcar son otros cultivos importantes. La pesca y la exportación de incienso y mirra se suman a la economía.

División del Trabajo. Más de la mitad de todos los somalíes son autónomos, como pastores, agricultores o dueños de negocios independientes. En las ciudades, algunos trabajadores alguna vez tuvieron puestos de trabajo en el gobierno, y en el 2000 un porcentaje creciente de trabajadores tenía empleos en fábricas, plantaciones o industria pesquera. Entre los somalíes rurales de la familia de los clanes Saab, las castas inferiores todavía proporcionan ciertos tipos de bienes y servicios.

Estratificación social

Clases y castas. Los Samaal creen que su clan-familia es superior a la Saab. La familia de clanes Saab desarrolló un sistema de castas que otorga estatus a diferentes grupos basado en su herencia u ocupación. Los grupos de clase baja entre los Digil y Rahanwayn fueron identificados por ocupación. El grupo más grande era el midgaan (un nombre despectivo), que sirvió como barberos, circuncisos y cazadores. Los Tumaal eran herreros y metalúrgicos. El Yibir sirvió como adivinos y fabricantes de amuletos protectores y encantos. A finales del siglo XX, muchos de estos grupos encontraron trabajo en ciudades y ciudades y aumentaron su estatus, y los antiguos arreglos por los que sirvieron a ciertos clanes habían desaparecido en gran medida en los años noventa.

Un pequeño porcentaje de los pueblos de la zona costera ribereña y del sur son descendientes de un pueblo pre-somalí que vivía en el Cuerno de África. A este grupo se suman descendientes de africanos esclavizados por los somalíes. Estos grupos culturales se llaman habash. Aunque no están mal tratados, el habash es considerado inferior por los somalíes. La mayoría de los habash son musulmanes y hablan somalíes, aunque algunos, como los grupos costeros Bajuni y Amarani, hablan swahili.

Símbolos de la estratificación social. Entre los nómadas, los hombres más ricos eran tradicionalmente los que poseían más camellos y otros animales. Se consideraba que los guerreros y los sacerdotes tenían las vocaciones más prestigiosas. En algunos asentamientos Rahanwayn y Digil, los miembros están divididos entre pieles oscuras y pieles claras, con los de pieles más oscuras que tienen un poco más de prestigio en ceremonias, aunque los dos se consideran iguales en otras maneras.

Para el año 2000, la educación, los ingresos y la capacidad de hablar idiomas extranjeros se habían convertido en normas por las que se alcanzaba el estatus entre los somalíes urbanos.

Vida política

Gobierno. Durante la mayor parte de los años noventa no había gobierno central en Somalia. Sin embargo, algunos de los cincuenta distritos y ocho consejos regionales formados en los Acuerdos de Addis de Marzo de 1993 sobrevivieron hasta el año 2000.

En agosto de 2000, los somalíes se reunieron en un consejo representativo en Djibouti y dieron los primeros pasos hacia el restablecimiento de un gobierno para Somalia. Una asamblea de 245 miembros formada por hombres y mujeres que representaban a todos los clanes eligió un nuevo presidente y escribió una constitución de transición. La asamblea debía funcionar como un gobierno de transición durante tres años. Nombró a un nuevo presidente somalí, Abdikassim Salad Hassan, un líder del subclan de Habir Gedir en la región de Mogadishu. Aliada con los tribunales islámicos y los empresarios somalíes, Salad propuso unidad, paz y prosperidad para todo Somalia. Después de tres años bajo el gobierno de transición, se celebraron elecciones nacionales.

Liderazgo y Funcionarios Políticos. Los somalíes son tradicionalmente un pueblo independiente y democrático, pero son ferozmente leales a su clan ya su partido político asociado. Los líderes clan ceremoniales se llaman sultanes, o bokor en somalí, un término que se refiere a obligar a la gente. La regla real y la aplicación de las leyes del clan suelen recaer en los ancianos y en un consejo formado por los varones adultos del clan.

El primer partido político moderno de Somalia, el Club Somalí de la Juventud (SYC), se formó en Mogadishu en 1943, a instancias de los funcionarios coloniales británicos. Una multiclínica que favoreció la unidad somalí, fue rebautizada como la Liga Somalí de la Juventud (SYL) en 1947. A lo largo de la historia moderna de Somalia se mantuvo como el partido político más fuerte. Durante la dictadura de Siad Barre, se prohibieron los partidos políticos en Somalia, pero varios se organizaron fuera del país y trataron de derrocar al régimen. Entre ellos estaba el Movimiento Nacional Somalí (SNM), un partido militante organizado por miembros del clan Isaac que vivían en Londres. En alianza con el rebelde Congreso Somalí Unido (USC) y el Movimiento Patriótico Somalí (SPM), fue capaz de derrocar a Siad Barre en 1991.
Después de derrocar al dictador, sin embargo, desacuerdos y luchas estallaron entre los tres partidos, así como los clanes, subclas y varios grupos guerrilleros, hundiendo a la nación en una guerra civil que duró a lo largo de los años noventa.

Problemas Sociales y Control. Bajo el gobierno central formado en la independencia, Somalia desarrolló un sistema judicial de estilo occidental, con un código penal, un código de procedimientos de corte penal y un sistema judicial de cuatro niveles. La ley islámica ( Shari'a ) y el derecho consuetudinario somalí ( heer ) se mantuvieron en muchas cuestiones civiles e interclas. La Fuerza Policial somalí evolucionó de las fuerzas organizadas durante la administración colonial por los italianos y los británicos. Los crímenes más comunes cometidos son tiroteos, robo y robo, saqueos y secuestros para rescate.

Los clanes somalíes tienen un medio tradicional de compensar las vidas perdidas en disputas interclas, desalentando así la violencia y alentando el establecimiento pacífico. El clan responsable de la muerte paga al clan de la víctima una multa, llamada dia, tradicionalmente un número establecido de camellos u otro ganado. Un cierto porcentaje del diámetro llamado jiffo -is es pagado por los familiares inmediatos del responsable de la muerte a la familia inmediata del fallecido. Dia también es pagado, en menor cantidad, por otros crímenes, tales como violación, adulterio y robo. Los grupos que pagan diarios se forman por acuerdo entre miembros del clan estrechamente relacionados. La aplicación de las costumbres diarias recae en los ancianos y en el consejo del clan. Si un asunto no puede ser resuelto pacíficamente, la lucha se rompe entre los clanes, seguido por otro consejo de la paz.

Actividad Militar. El Ejército Nacional Somalí (SNA) se formó en la independencia de los grupos militares creados bajo el dominio colonial británico e italiano. Somalia se alió con la Unión Soviética durante la década de 1960, recibiendo entrenamiento militar y armas de los soviéticos, así como de Egipto y otros estados musulmanes. Antes de la guerra de Ogaden de 1977-1978, el ejército de Somalia era uno de los más grandes y mejores blindados y mecanizados en el África subsahariana. Después de que perdió la guerra y los soviéticos retiraron el apoyo, sin embargo, el ejército somalí declinó.

Durante los primeros años ochenta recibió entrenamiento y armas de los Estados Unidos, Francia, Italia y Arabia Saudita. Sin embargo, cuando el mundo occidental se enteró de las violaciones de derechos humanos bajo Siad Barre, retiró el apoyo militar. Después de la caída de Siad Barre, los militares somalíes dejaron de existir.

Programas de Bienestar Social y Cambio

Probablemente los mayores esfuerzos de bienestar social y cambio en Somalia ocurrieron durante los años 60 y 70, años después de la independencia, y los primeros años del régimen socialista de Siad Barre. Barre trató de acabar con el sistema de clanes y crear una sociedad heterogénea. Algunos nómadas se establecieron como agricultores, ganaderos o pescadores. Bajo Barre, el estatus de las mujeres mejoró, se creó un alfabeto escrito para Somalia y se incrementaron los esfuerzos en las áreas de alfabetización y educación.

Organizaciones no gubernamentales y otras asociaciones

Las asociaciones activas en el alivio de los hambrientos y enfermos en Somalia a finales de los años ochenta y noventa fueron la Cruz Roja Internacional, Médicos Sin Fronteras, la Media Luna Roja, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, Save the Children Service, Cooperative for Assistance and Relief Everywhere, Inc. (CARE), Irish Concern, y muchos otros. Los somalíes también proporcionaron una gran parte de este cuidado.

En 2000 y 2001, una docena de organismos de las Naciones Unidas, entre ellos la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) proporcionaron todo tipo de ayuda a Somalia. Siguen siendo asistidos por ONG tanto de todo el mundo como de Somalia.

En 1994, un grupo de mujeres somalíes educadas en países occidentales regresó a su tierra natal para ayudar a las mujeres somalíes que se esforzaban por reconstruir la economía iniciando sus propios negocios. El grupo, llamado Somali Women's Trust, también ayudó a establecer escuelas para niñas y centros de salud para mujeres, y ayudó a restablecer los refugiados en Somalia. Otro grupo de mujeres somalíes, Candlelight, ofrece servicios similares.

Roles y estados de género

División del Trabajo por Género. En los clanes tradicionales Samaal, los hombres y los niños mayores hacen el importante trabajo de cuidar a los camellos y al ganado, los animales más valiosos. Las muchachas y los muchachos jóvenes tienden las ovejas y las cabras. Los hombres somalíes son considerados guerreros, excepto los pocos que eligen la vida religiosa. También se espera que los hombres adultos sirvan en su consejo de la familia del clan. Los hombres urbanos pueden trabajar como empresarios, herreros, artesanos, pescadores o trabajadores de la fábrica.

Las mujeres de los clanes nómadas son responsables de cuidar a los niños, cocinar y mover a la familia aqal. Las mujeres y las niñas de los clanes agrícolas son responsables de plantar y cosechar los cultivos, cuidar a los niños y cocinar. Las mujeres urbanas pueden tener puestos de trabajo en tiendas u oficinas o pueden dirigir su propio negocio.

El estatus relativo de mujeres y hombres. Se espera que las mujeres somalíes se sometan a los hombres y cumplan sus deberes como hijas, esposas y madres. Aunque no llevan el velo musulmán, por lo general no socializan con los hombres en lugares públicos. Mujeres somalíes que viven en las ciudades, especialmente educados en otros países, se visten y se comportan más como las mujeres occidentales. Dado el derecho a votar en la nueva Somalia, las mujeres comenzaron a interesarse activamente por la política y sirvieron en los comités gubernamentales y en la Asamblea Popular. Servían en unidades militares y practicaban deportes. Las oportunidades para la educación secundaria y superior habían aumentado para las mujeres antes del colapso del gobierno en 1991.

Con muchos hombres somalíes muertos durante la guerra civil o perdidos por enfermedades como la tuberculosis, las mujeres han aprendido a defenderse por sí mismas. Han demostrado una notable adaptabilidad y un talento para los negocios. Las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales lanzaron campañas a finales de los años noventa para ayudar a las mujeres y niñas somalíes a recibir mejor atención médica, educación y capacitación en habilidades laborales. Los nativos somalíes que han sido educados en el extranjero están regresando para ayudar con estos esfuerzos. Se han iniciado varios programas para promover las empresas de mujeres nómadas, como la recolección de hojas de henna para moler en cosméticos naturales. Las mujeres de las zonas urbanas venden artículos en las calles o mercados o administran sus propias tiendas.

A pesar de la condena de las Naciones Unidas y de los líderes musulmanes modernos, casi todas las niñas somalíes se ven obligadas a someterse al rito de circuncisión peligroso y desfigurador que las Naciones Unidas conocen como "mutilación genital femenina". Somalia también tiene una de las tasas de mortalidad materna más altas de África; Aproximadamente dieciséis madres mueren por cada mil nacidos vivos. Se espera que los esfuerzos generalizados para corregir prácticas inseguras en salud reproductiva mejoren estas condiciones en el siglo XXI.

Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. Los matrimonios somalíes han sido tradicionalmente considerados un vínculo entre no sólo un hombre y una mujer sino también entre clanes y familias. Hasta hace muy poco tiempo, la mayoría de los matrimonios somalíes estaban dispuestos, generalmente entre un hombre mayor con algo de riqueza y el padre de una joven mujer que deseaba casarse. Estas costumbres siguen vigentes en muchas zonas rurales en el siglo XXI. El hombre paga un precio de novia-generalmente en ganado o dinero- a la familia de la mujer. Los samaal tradicionalmente se casan fuera de su linaje familiar, o, si están dentro del linaje, separados del hombre por seis o más generaciones. Saab sigue la tradición árabe de casarse dentro del linaje de la familia del padre, con los primos hermanos que a menudo se casan. Una novia somalí vive a menudo con la familia de su marido después del matrimonio, con sus propios padres proporcionando el hogar y los artículos del hogar. Ella mantiene su apellido, sin embargo.

Las bodas son ocasiones alegres, pero la pareja a menudo firma un acuerdo dando a la novia una cierta cantidad de propiedad en caso de divorcio de la pareja, lo que es común en Somalia. El marido tiene la propiedad en fideicomiso para ella. La tradición llama a la esposa a renunciar a su derecho a la propiedad si ella inicia el divorcio.

La ley islámica permite que un hombre tenga hasta cuatro esposas si puede proveer a ellos ya sus hijos con el mismo apoyo. Si un hombre repite tres veces a su esposa, "me divorcio de usted", la pareja se considera divorciada. A la esposa se le otorga un período de gracia de tres meses, sin embargo, en caso de que esté embarazada.

Hoy en día muchos somalíes urbanos eligen un compañero basado en el amor y los intereses comunes en lugar de aceptar un matrimonio arreglado.

Unidad interna. La unidad doméstica somalí está formada por un hombre, su esposa o esposas y sus hijos. Los parientes ancianos o solteros pueden vivir con la familia. En los hogares con más de una esposa, cada esposa por lo general vive con sus hijos en su propia casa, y el marido y el padre divide su tiempo entre ellos. En el caso de un divorcio, los niños generalmente permanecen con su madre. El varón es considerado el jefe del hogar, excepto donde está encabezado por una mujer divorciada o viuda.
Herencia. La herencia pasa de padre a hijo en familias somalíes. Una esposa sigue siendo una parte del linaje de su padre, mientras que sus hijos pertenecen al linaje de su marido.

Según la ley islámica, las hijas tienen derecho a heredar la mitad de lo que reciben los hijos, pero en la sociedad somalí las hijas generalmente no reciben animales o tierras valiosas. Bajo el régimen de Siad Barre, las reformas sociales incluían iguales derechos de herencia para las mujeres, aunque esto fue rechazado por algunos líderes islámicos.

Grupos de parejas. La sociedad somalí se basa en una estructura de clan-familia. Los dos principales grupos de clanes son el Samaal (o Samale) y el Saab (o Sab), nombrado para dos hermanos que se dice que han sido miembros de la tribu del profeta Mahoma, el Quraysh de Arabia. Muchos somalíes creen que su antepasado de los tiempos del Antiguo Testamento era hijo de Noé, Ham.

Los Samaal, que constituyen aproximadamente las tres cuartas partes de la población somalí, se dividen en cuatro familias clan principales: el Dir, Daarood, Isaaq y Hawiye. Los Saab se dividen en las familias del clan Digil y Rahanwayn. Los clanes principales pueden tener miles de miembros, cada uno reclamando descendencia de un antepasado común. Estos clanes se subdividen en subclas y en grupos de linaje primario. Los hombres somalíes rastrear su pertenencia a una familia clan particular a través de su patrilineaje, que se remonta una docena o más generaciones. Los grupos de clanes con la ascendencia más larga tienen el mayor prestigio. Los clanes y subclanes están asociados con el territorio que ocupan durante la mayor parte del año.

Socialización

Crianza y Educación Infantil. Los niños somalíes son criados con mucho amor pero también son disciplinados y enseñados a trabajar desde los cinco o seis años, con poco tiempo para jugar. A pesar de las numerosas dificultades, los niños somalíes son conocidos por su sentido de alegría y abundante risa. A los niños se les enseña la independencia y la autosuficiencia y observar cuidadosamente el mundo que los rodea.
Tanto los niños como las niñas son circuncidados durante una ceremonia y celebración. Los niños y las niñas se mantienen separados, de acuerdo con la ley islámica, y tradicionalmente no fecha, aunque un grupo de adolescentes varones hacer un baile de cortejo para las niñas de edad de casarse.

Debido a la alta incidencia del divorcio, muchos niños crecen con un solo padre, generalmente la madre, aunque los niños pueden quedarse con su padre y sus esposas. Las esposas múltiples hacen para los grupos de la familia con muchos niños.

La educación de los niños somalíes en todas las familias urbanas, excepto las más ricas, era prácticamente inexistente, a excepción de la formación en la lectura del Corán, antes de principios de los años setenta. Los niños de las zonas rurales asistían a escuelas al aire libre donde aprendían árabe usando pizarras de madera. Antes de la independencia algunos asistieron a escuelas católicas romanas, donde aprendieron árabe o italiano. Bajo Siad Barre, se creó un alfabeto basado en latín para el idioma somalí, que antes no tenía forma escrita. El líder emprendió una campaña masiva de alfabetización en Somalia y logró cierto éxito, aunque muchos niños nómadas todavía no asistían a la escuela, y muchos otros, especialmente las niñas, abandonaron sus estudios después de cuatro años de primaria.

Los estudiantes aprendieron lectura, escritura y aritmética, así como árabe, ganadería y agricultura. Sin embargo, la falta de maestros, materiales y escuelas capacitados hizo que las clases de secundaria fueran inadecuadas, y sólo alrededor del 10 por ciento de los estudiantes fueron a la escuela secundaria.

Cuando estalló la guerra civil, la mayoría de la educación secular se detuvo, cuando las escuelas fueron bombardeadas y el gobierno, que había contratado maestros, se derrumbó. Sin embargo, algunos maestros dedicados lucharon durante los años noventa, a menudo sin remuneración. Los estudiantes seguían viniendo, ansiosos por aprender incluso cuando no había sillas ni escritorios ni techo en la escuela. En ausencia de un gobierno, los padres contribuyeron lo que pudieron a los suministros para que sus hijos pudieran seguir recibiendo educación.  

Educación superior. La Universidad Nacional Somalí de Mogadishu, fundada en 1970, fue la principal universidad de la nación antes de la guerra civil. Se impartieron cursos en educación, ciencias, derecho, medicina, ingeniería, geología, economía, agricultura y ciencias veterinarias. El Centro Nacional de Educación de Adultos se estableció a finales de los años setenta para combatir una recaída en la alfabetización entre la población nómada adulta.

En 1981 el Programa de Educación Nomad fue creado por el gobierno de Barre, que estableció internados en diez regiones y seleccionó a estudiantes de varias familias de clanes para asistir a la escuela por sesenta días. Los estudiantes tenían entre 14 y 50 años de edad, pero la mayoría tenía veintitantos años. Después de completar el curso, fueron a casa y enseñaron lo que habían aprendido a otros miembros de la familia del clan. Los cursos más relevantes para los estudiantes nómadas fueron los relacionados con la geografía y el medio ambiente. Otras clases valiosas fueron las de higiene personal, nutrición, primeros auxilios y partería para estudiantes. El Programa de Educación Nomad, como tantos otros, murió durante la guerra civil.

La Universidad Nacional de Somalia fue en gran parte destruida en los combates en Mogadiscio. Profesores universitarios e intelectuales somalíes comenzaron a trabajar en 1993 para establecer una universidad privada en Mogadishu. La nueva Universidad de Mogadiscio fue finalmente inaugurada en septiembre de 1997. Ofrece programas en Shari'a y Derecho, Educación, Artes, Negocios y Economía, y Ciencias de la Computación. Somaliland también abrió una universidad privada, Amoud University, en 1997. Es apoyado en gran parte por la financiación internacional y por los somalíes que viven en los Emiratos Árabes Unidos.

Etiqueta

En la lengua somalí soo maal, un saludo común de bienvenida, se refiere al acto de ordeño, ofreciendo a un huésped la oportunidad de ordeñar un animal y conseguir algo de beber. Los somalíes ofrecen un té lechoso y queman incienso para dar la bienvenida a los visitantes.

Los somalíes se saludan diciendo: "Maalin wanaagsan" (Buen día) o "Nabad myah"? (¿Cómo estás?). Los hombres de la misma familia del clan comparten un apretón de manos largo. Las mujeres se saludan informalmente y pueden abrazarse y besarse en la mejilla. Los miembros de familias de clanes no relacionadas no se dan la mano ni intercambian las intimidades. Los somalíes también utilizan ciertos gestos árabes para comunicarse.

Religión

Creencias religiosas. La religión es una influencia importante en la vida de los somalíes. Son musulmanes sunitas del rito shafí, con gran interés en el espiritualismo sufí, caracterizado por cantar, girar, masticar qat (una hoja narcótica) y caer en trance como una manera de comunicarse con Alá. También incluyen la veneración de los santos somalíes en el culto religioso.

A la práctica cotidiana del Islam se añade la creencia en espíritus mortales llamados genios, que se dice que son descendientes de un espíritu celestial caído. Según las creencias populares, los genios pueden causar desgracias y enfermedades o pueden ayudar a los humanos.

Los somalíes creen que los pobres, débiles o heridos tienen poderes espirituales especiales dados por Alá, por lo que los somalíes son siempre amables con los menos afortunados con la esperanza de que no usarán este poder para el mal contra ellos.

Profesionales religiosos. A diferencia de otros musulmanes, los somalíes creen que tanto sus líderes religiosos como seculares tienen el poder de bendecir y maldecir a la gente. Este poder, que se cree que es dado por Allah, se llama baraka . Baraka se cree que se demora en las tumbas de los santos somalíes y para ayudar a curar la enfermedad y resolver otros problemas en una visita a la tumba. Los maestros islámicos y los funcionarios de las mezquitas forman una gran parte de los practicantes religiosos (el Islam no tiene sacerdotes).

Los seguidores somalíes del sufismo, llamados derviches, se dedican a una vida de religión predicando el Islam y renunciando a todas las posesiones. Los sufíes son también conocidos por las comunidades agrícolas y los centros religiosos que establecieron en el sur de Somalia, llamado jamaat.

Entre los nómadas, un líder masculino respetado o devoto religioso podría ser nombrado wadad. Sus deberes son dirigir oraciones y realizar sacrificios rituales en fiestas religiosas y ocasiones especiales. También aprende astronomía popular, que se utiliza para la curación, adivinación, y para determinar los tiempos de la migración.

Otros practicantes religiosos incluyen el clan Yibir del Saab. Los practicantes de Yibir son llamados a exorcizar los espíritus y restaurar la salud, la buena fortuna o la prosperidad a los individuos a través de oraciones y ceremonias, incluyendo el sacrificio de animales.

Rituales y lugares santos. Las mezquitas se pueden encontrar en todas las ciudades y pueblos somalíes. Los nómadas adoran dondequiera que estén, con hombres y mujeres orando y estudiando el Corán por separado. De acuerdo con el Islam, los somalíes deben orar cinco veces al día, enfrentando a La Meca. Deben recitar el credo del Islam y observar zakat, o dar a los pobres, si es posible. Deben hacer una peregrinación a La Meca por lo menos una vez y deben observar el ayuno del Ramadán. Las tumbas de los santos o jeques somalíes, venerados como santos, se han convertido en santuarios nacionales. Los peregrinos visitan el día de la fiesta anual del santo, usualmente en el mes de su nacimiento, cuando se cree que su poder es el más fuerte.

Las fiestas religiosas incluyen las fiestas islámicas de Ramadán (el mes del ayuno); Id al-Fitr (La Pequeña Fiesta); El primero de Muharram (cuando se dice que un ángel sacude el árbol de la vida y la muerte); Maulid an-Nabi (el nacimiento del profeta Muhammad); Y Id al-Adha (conmemorando la historia de Abraham y su hijo Ismael). Las vacaciones islámicas caen en diferentes épocas del año según el calendario islámico. Las fiestas se celebran con banquetes y cuentos, visitando tumbas, dando a los pobres, desfiles, obras de teatro y ceremonias.

La Muerte y el Más Allá. Los somalíes sostienen la opinión musulmana de que cada persona será juzgada por Alá en el más allá. También creen que un árbol que representa a todos los musulmanes crece en la frontera entre la Tierra y el Cielo (algunos creen que el límite está en la Luna). Cada persona está representada por una hoja en el árbol. Cuando un ángel sacude el árbol el primer día del año nuevo, en el mes islámico de Muharram, se dice que aquellos cuyas hojas caen morirán en el próximo año. Los musulmanes también creen que una persona que muere durante el ayuno durante el Ramadán es especialmente bendecida por Allah.

Cuando un somalí muere, el festín y la celebración se llevan a cabo, como están en un nacimiento. Una esposa somalí debe llorar la muerte de su marido en el aislamiento en el país por cuatro meses y diez días, según la práctica islámica.

Medicina y Salud

Antes de la guerra civil de los años noventa, el Ministerio de Salud de Somalia regulaba todas las prácticas médicas y el personal, pero con la desintegración del gobierno y la destrucción de la mayoría de los hospitales y clínicas, el sistema de salud de Somalia ha disminuido. Hay pocos médicos y hospitales, y muchas personas no cualificadas practican una forma de medicina en establecimientos privados, especialmente en Mogadishu y otras ciudades. La ausencia de regulación transporta a los medicamentos recetados, que a menudo son dispensados ​​incorrectamente por las farmacias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), junto con las organizaciones no gubernamentales (ONG) somalíes y internacionales, proporcionan gran parte de los servicios de información sanitaria y de salud en Somalia. La mayoría de la atención médica es gratuita, pero algunos hospitales cobran a los pacientes una tarifa para ayudar a recuperar los costos.

La tuberculosis y la malaria son las dos principales causas de enfermedad y muerte en la nación. Somalia tuvo una de las tasas de tuberculosis más altas del mundo en 2000, pero también tuvo una de las tasas más altas de curación, gracias a la ONU ya otras organizaciones internacionales ya sus trabajadores de salud somalíes. En 2000, estas organizaciones lanzaron un programa agresivo para combatir la malaria. También han llevado a cabo campañas de vacunación contra la poliomielitis, el sarampión y el tétanos.

El cólera y otras enfermedades gastrointestinales se habían endémico en Mogadishu y otras áreas en el año 2000, en gran parte debido a las pilas de basura y las malas condiciones de saneamiento resultantes de la guerra civil. La desnutrición y el hambre, la esquistosomiasis, el tétanos, la lepra, las enfermedades venéreas y las infecciones de la piel y los ojos reclaman innecesariamente la vida y las extremidades. Se estima que Somalia tiene una prevalencia baja de VIH y SIDA, en comparación con otros países africanos. A finales de 1999 los estudios mostraron que del 8 al 9 por ciento de los sujetos eran VIH positivos. Se está capacitando a los trabajadores de la salud en la prevención y el tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual.

La medicina popular somalí es practicada a menudo por los nómadas y los granjeros que no tienen acceso inmediato a la atención médica. Los somalíes creen que algunos tipos de enfermedades son causados ​​por la posesión del cuerpo por los espíritus, que pueden ser exorcizados a través del ritual.

Celebraciones seculares

Los somalíes celebran el Día de la Independencia el 26 de junio, fecha en 1960 en que Somalilandia británica ganó su independencia. Celebran la Fundación de la República el 1 de julio. A principios de agosto celebran una celebración secular de Año Nuevo llamada Dab-Shid (Fire-Lighting) cuando encienden un palo y saltan sobre el fuego.

Las Artes y Humanidades

Literatura. Somalia ha sido durante mucho tiempo conocida como una nación de poetas. Un pueblo con pocas posesiones y sin lenguaje escrito hasta 1970, Somalis desarrolló una tradición oral de poesía y narración, que ha sido transmitida a través de generaciones. Muchos de estos poemas e historias fueron escritos a finales del siglo XX. Un popular nuevo género de canción en la radio a finales del siglo XX fue heello, tomado de la poesía somalí. Algunos temas de la poesía somalí son historia, filosofía, y política del clan, así como alabanza o ridículo de seres humanos o de animales. Probablemente el poeta somalí más conocido es el líder espiritual y militar Muhammad Abdullah Hasań, líder de los Derviches musulmanes.
La poesía islámica es también una tradición somalí; Muchos poetas eran grandes líderes religiosos y ahora son considerados santos. La poesía islámica somalí está escrita en árabe, a menudo en forma de oración. Aunque los poetas somalíes han estado escribiendo desde al menos el siglo XII, los poetas islámicos somalíes más conocidos de los últimos tiempos son Seylici (de 1882), Sheik Suufi (1905) y Sheik Uweys Maxamed (1869-1905) ).

La prosa islámica somalí escrita en árabe se llama manqabah. Los escritores registran los hechos y virtudes de los jeques somalíes, o líderes religiosos, algunos con poderes milagrosos. Los somalíes también leen los clásicos religiosos árabes.

El novelista somalí moderno Nuruddin Farah (nacido en 1945) se ha hecho internacionalmente famoso por sus novelas sobre las cuestiones de la mujer africana y la lucha por los derechos humanos en África postcolonial. Sus novelas incluyen De un Crooked Rib (1970), Mapas (1986), y Regalos (1992). Fue galardonado con el Premio Internacional de Literatura Neustadt en 1998.

Artes escénicas. Las obras de teatro somalíes se realizaron a finales del siglo XX en el Teatro Nacional de Mogadiscio y en pequeños teatros de otras ciudades. Los somalíes comenzaron a escribir obras bajo la influencia de colonos británicos e italianos. Las obras somalíes se escriben ahora en somalí, árabe, inglés e italiano. Un conocido dramaturgo somalí moderno es Hassan Mumin ( Leopard entre las mujeres, 1974, Contes de Djibouti, 1980).

El estado de las ciencias físicas y sociales

La astronomía ha sido una carrera popular para los somalíes; El astrónomo Muusa H. Galaal escribió La Terminología y Práctica del Tiempo Meteorológico Somalí, Astronomía y Astrología (1968). Estudiantes de ciencias e ingeniería que podrían haber estudiado en Somalia si no fuera por la guerra civil han emigrado a otros países para estudiar, donde tienen exitosas carreras en medicina y ciencias físicas y sociales. Algunos han regresado a Somalia para ayudar a su pueblo. A finales del siglo XX, las telecomunicaciones y la informática se convirtieron en áreas populares de estudio y de negocios para los somalíes cuando intentaban reconstruir su país devastado por la guerra y mantenerse al día con la nueva tecnología. En 2000, Somalia contaba con uno de los sistemas de telecomunicaciones más desarrollados de África, así como con servicios de Internet para sus redes informáticas en expansión.

Bibliografía

Abdi Sheik-Abdi. Locura Divina: Mohammed Abdulle Hassan (1856-1920), 1993.

Andrzejewski, BW "Literatura Islámica de Somalia". Conferencia conmemorativa de Hans Wolff en la universidad de Indiana, 1983.

Brook, Diane L. y Brook, George A. "Estudios sociales para los nómadas somalíes". Los estudios sociales 84 (1): 5, 1993.

D'Haem, Jeanne. El último camello: Historias verdaderas de Somalia, 1997.

Ditmars, Hadani. "Las mujeres reconstruyen la economía destrozada". Negocio Africano Diciembre de 1994, p. 31.

"Un estado fallido que tiene éxito en las partes". The Economist 28 de agosto de 1999, pág. 33.

Fisher, Ian. "Los Somalíes se hacen líderes, ahora necesitan una nación". New York Times, 31 de agosto de 2000, p. A1.

-. "Con señores de la guerra en casa, los somalíes hablan de paz". New York Times, 6 de agosto de 2000, p. N3.

Fox, Mary Virginia. "Somalia." En Mary Reidy, ed., Encantamiento del Mundo, 1996.

Hassig, Susan M. "Somalia". En Culturas del Mundo, 1997.

Howe, Jonathan T. "Los Estados Unidos y las Naciones Unidas en Somalia: Los Límites de la Participación". Washington Quarterly 18 (3) 1995.

"La infibulación sigue siendo practicada por los somalíes en el noreste de Kenia". WIN Noticias 25 (1): 1999.

Larson, Charles R. "Revelación Completa". Mundo e I 13 (12): 1998.

Lewis, Ioan M. Sangre y Hueso: El Llamado de Parentesco en la Sociedad de Somalia, 1995.

-. La Historia Moderna de Somalia: Nación y Estado en el Cuerno de África, 1988.

Metz, Helen Chapin, ed. Somalia: Un Estudio de País, 1993.

Prensa, Robert. La Nueva África: Dispatches from a Changing Continent, 1999.