Yibuti

Bandera de Djibouti

Orientación

Identificación. Djibouti, Yibuti en español, se encuentra en el noreste de África, en la costa del Mar Rojo, limita con Eritrea, Etiopía y Somalia. El país fue creado por Francia a finales del siglo XIX durante la lucha colonial por África. En 1977, se convirtió en independiente después de haber sido un protectorado y colonia durante más de un siglo. Djibouti no tenía identidad como estado o unidad nacional antes de 1859, cuando los franceses concluyeron un tratado con el sultán Afar local de Obock.

Los dos grupos étnicos dominantes -el Issa-Somali y el Afar- se han opuesto en ocasiones críticas, pero ha surgido una mínima identidad compartida y conciencia nacional, apoyada por similitudes sociales y culturales entre las poblaciones originalmente nómadas-pastoriles que hablan lenguas relacionadas, Se adhieren al Islam, y comparten un modo de vida. La riqueza de los puertos de Djibouti une a los habitantes que comparten la idea de ser una isla de relativa estabilidad en una región volátil. Mientras la nación ha experimentado turbulencia política y rebelión armada activa, nunca ha habido una prolongada guerra civil. El compromiso ha moldeado su vida política. En asuntos internacionales y regionales, Djibouti trata de evitar ser un peón de los países vecinos y mantiene una posición independiente.

Ubicación y Geografía. Djibouti se encuentra en una zona cálida y árida del Cuerno de África. Su superficie es de 8.960 millas cuadradas (23.200 kilómetros cuadrados). El suelo es rocoso y arenoso y se encuentra en capas volcánicas. En el clima caliente y húmedo, la precipitación es muy baja. La mayor parte del suelo no es adecuado para la agricultura, y sólo alrededor del 10 por ciento se utiliza como pasto. La vegetación se compone principalmente de arbustos del desierto y árboles de acacia. Hay solamente algunos remiendos del bosque perenne. El modo de vida tradicional era el pastoreo nómada, en el cual las fronteras estatales no eran reconocidas. La pesca en el Mar Rojo proporciona una fuente limitada de ingresos; La horticultura es posible sólo en pequeña escala.

La Bahía de Tadjoura corta en el país desde el Golfo de Adén. El terreno es principalmente una llanura desértica con algunas cordilleras intermedias cerca de Arta y la frontera oriental. Hay un volcán activo. Hay corrientes estacionales que fluyen hacia el mar o en los dos lagos salados. Aparte de la ciudad de Djibouti, la capital y el gran centro urbano, hay algunas pequeñas ciudades: Tadjoura, Obock, Dikhil, Ali Sabieh y Yoboki.

Demografía. La población en 1999 se estimó en aproximadamente 640.000. Es étnicamente diversa, y hay un número significativo de expatriados, incluyendo europeos (principalmente franceses) y árabes (principalmente yemeníes). Hay una importante comunidad de etíopes y refugiados de Eritrea y Somalia. Más de la mitad de la población vive en la ciudad de Djibouti.

Afiliación lingüística. Las principales lenguas indígenas son Afar e Issa-Somali, ambas pertenecientes al grupo lingüístico Cushitic. Los idiomas nacionales oficiales son el francés, que se utiliza en la educación y la administración, y el árabe, que es hablado por yemení y otros inmigrantes árabes.

Simbolismo. El escudo muestra dos ramas de olivo dobladas dentro de las cuales se representa un escudo redondo tradicional sobre una lanza somalí vertical coronada con una estrella roja y flanqueada por dos dagas Afar a la izquierda ya la derecha. Simboliza el ideal de coexistencia de las dos comunidades dominantes. La bandera es tricolor con campos azules, blancos, y verdes y una estrella roja en el campo blanco triangular en la izquierda.

Historia y relaciones étnicas

Surgimiento de la Nación. La política ha estado dominada por las complejas relaciones entre los isa-somalíes y los afar. Antes de la era colonial, eran pastores nómadas y comerciantes y estaban políticamente muy organizados pero no tenían la forma estatal tradicional. Los afar tenían caciques y cuatro sultanatos. Cuando los franceses llegaron, alrededor del 75 por ciento del territorio estaba habitado por nómadas Afar. El Issa tenía una organización política descentralizada basada en la lealtad del clan, aunque el gobernante de Zeila, un centro comercial en la costa somalí, tenía gran influencia sobre ellos. El número de Issa y Gadabursi (el tercer grupo más grande, también somalí) creció constantemente en el vigésimo siglo debido a la inmigración de Somalia. El Somalí Isaak (alrededor del 13 por ciento de la población) también se originó en Somalia.

Antes de la independencia, los franceses promovieron alternativamente el Issa y el Afar; Que la política divisiva contribuyó a los conflictos postcoloniales.

Francia creó a Djibouti como una colonia y superpuso una estructura estatal centralista sobre las sociedades pastorales locales. Más de dos terceras partes del territorio pertenecían tradicionalmente a los sultanatos de Afar, y la parte restante del sur estaba controlada por pastores nómadas Issa. Djibouti como nación deriva su identidad de su ubicación estratégica y la importancia económica del puerto. Una crisis política se produjo con la rebelión armada de 1991 del Frente para la Restauración de la Unidad y la Democracia (FRUD), un movimiento en gran parte Afar que conquistó una parte importante del país. Esta crisis presionó al gobierno para que abriera el sistema político y celebrara elecciones multipartidistas en 1992. Después de las elecciones, una represión militar fue seguida por una política acomodativa en la que el FRUD fue persuadido de unirse a la política dominante y abandonar la violencia.

Identidad nacional. La identidad de Djibouti como nación es un compromiso entre las aspiraciones políticas y sociales de dos comunidades que han creado un contrato social dentro del contexto del Estado que les permite mantener su independencia.

El nuevo presidente, Ismail Omar Guelleh, que ha estado en el cargo desde 1999, apoya la integración económica con Etiopía y ha sugerido favorecer la federación económica con ese país.

Relaciones étnicas. Aunque estrechamente relacionados cultural y lingüísticamente, los afar y los grupos de habla somalí (especialmente el Issa) han sido rivales por el poder y el acceso a los recursos. Esta tensión explotó en un conflicto armado abierto en los años noventa. Después de una campaña militar para sofocar la revuelta de Afar, el gobierno optó por una política de compromiso sin poner en peligro el dominio de Issa, y se evitó una "etnicización" a gran escala de la política. También hay tensión entre la población establecida y los recién llegados (Gadabursi, Isaak, y refugiados), que ocasionalmente se convierte en conflicto abierto.

Urbanismo, Arquitectura y Uso del Espacio

Djibouti no tiene tradición de arquitectura urbana. La arquitectura indígena de los siglos anteriores se encuentra en las capitales de los sultanatos de Raheita y Tadjoura, con sus antiguas mezquitas y centros urbanos. La ciudad de Djibouti fue diseñada por los planificadores franceses de la ciudad con un plan de la rejilla de la rejilla y las instituciones del gobierno colocaron cerca de uno a en el centro. La ciudad creció rápidamente, con nuevos barrios añadidos de una manera menos planificada. Hay un mercado de camellos en las afueras.

En la cultura urbana, las características sociales y culturales tradicionales de las poblaciones indígenas tienden a fundirse y crear nuevas formas. En el campo, las migraciones estacionales de los pastores y los cruces transfronterizos de pastores de Afar, Issa y Gadabursi muestran la movilidad y el uso libre del espacio necesario para la supervivencia de los humanos y los rebaños. Estas personas tienen cabañas y muebles que pueden ser fácilmente embalados y movidos.

Alimentación y Economía

Comida en la vida diaria. Los productos lácteos y la carne de los rebaños son los alimentos tradicionales, junto con los platos de grano. En las ciudades, la dieta está influenciada por los alimentos italianos y otros europeos. Una característica notable de la dieta es el consumo de la hoja narcótica ligera qat, que se importa de Etiopía. El Qat es consumido recreativamente por prácticamente todos los hombres, preferiblemente después del almuerzo, cuando las oficinas gubernamentales y el trabajo se paralizan en el calor del mediodía.

Costumbres alimentarias en ocasiones ceremoniales. Qat se utiliza en los servicios religiosos, supuestamente porque aumenta la concentración, retrasa el sueño, y mutes el apetito.

Economía básica. Djibouti es un país pobre pero en desarrollo que depende de la expansión del sector portuario y de servicios. La economía está desequilibrada, con sólo una agricultura rudimentaria y una economía ganadera en declive, pero la mayoría de la gente todavía mantiene las manadas y trabaja en la agricultura. Infraestructura y comunicaciones, excepto alrededor del puerto y en la capital, están subdesarrolladas. El desempleo, la pobreza y la inseguridad social son desenfrenados, especialmente en el campo y en los barrios obreros de la ciudad de Djibouti. El gobierno recibe subsidios de los países petroleros árabes y de Francia para el apoyo a la balanza de pagos y proyectos de desarrollo. Hay un creciente sector bancario y de seguros, y el sector de las telecomunicaciones es el mejor de la región. La moneda utilizada es el franco de Djibouti.

Tenencia de la tierra y propiedad. Aunque el gobierno tiene la mayor parte de la tierra, la tierra urbana puede ser propiedad privada. Los pastores nómadas controlan sus áreas tradicionales de pastoreo a través de derechos consuetudinarios.

Actividades comerciales. Djibouti es una zona de libre comercio. La actividad portuaria y servicios relacionados enana otras actividades comerciales, pero también hay una pequeña industria turística. Los gastos del ejército francés son sustanciales. La prostitución en la ciudad de Djibouti es un gran negocio.

Industrias principales. El sector industrial emplea treinta y cinco mil personas en una gran planta de embotellado de agua mineral, curtido de cuero, construcción, una fábrica de productos farmacéuticos, mataderos, minería de sal y una refinería de petróleo.

Comercio. El comercio de transbordo a través del puerto es el pilar de la economía y crea al menos el 75 por ciento del producto interno bruto. Se ha ampliado considerablemente desde 1998, cuando Etiopía decidió trasladar todas sus actividades de importación y exportación a Djibouti. Djibouti produce sólo el 5 por ciento de sus propias necesidades alimentarias, convirtiéndolo en un enorme importador de alimentos procedentes de Etiopía (cereales y otros productos básicos) y de Somalia (carne y productos lácteos). Los costos de las importaciones están cubiertos por el sector de servicios rentables (el puerto) y los ingresos del comercio de contrabando.

Estratificación social

Clases y castas. Issa y Gadabursi organización social era bastante igualitaria, aunque tiene un sesgo patriarcal. Hay posiciones de mayor autoridad, como la de los ugaz, un líder de clan político-ritual. En el campo, el igualitarismo sigue siendo la norma, pero hay muchos pastores empobrecidos como resultado de la sequía, la enfermedad del ganado y el conflicto.

Entre los Afar, la estratificación social tradicional era mucho más jerárquica. Los Afar estaban organizados en sultanatos y tenían clasificaciones "tribales" y de clanes. Los Afar distinguen entre los clanes más prestigiosos "rojos" (los Asahimara) y los clanes "blancos" (los Asdohimara), aunque esta división no coincide con la autoridad política en todas las regiones. En el conjunto del país, la urbanización, la formación moderna del Estado, las instituciones políticas y el comercio han creado una estratificación social urbana basada en el poder político y la riqueza.

Entre los grupos afar y somalí hay tradicionalmente grupos de artesanos de castaña que tradicionalmente se celebraban en baja estima. La economía moderna dio lugar a una sociedad de clases incipiente, incluyendo en ella la clase obrera. La mayoría de los trabajadores son funcionarios estatales y trabajadores portuarios. Un estrato relativamente grande de la población se dedica a la prostitución, trabaja en bares y negocia con contrabando. Los yemeníes tradicionalmente forman la clase de comerciantes.

Símbolos de la estratificación social. En línea con la diferenciación socioeconómica en una sociedad urbana en desarrollo y una sociedad agro-pastoral rural en gran parte estancada, las diferencias en apariencia y estilo de vida entre grupos sociales son cada vez más visibles. Las élites urbanas hablan francés, están bien vestidas, tienen buena vivienda, conducen sus propios automóviles y viajan al extranjero frecuentemente por negocios, educación u ocio. Los pobres de las zonas rurales y urbanas, no tienen ningún medio de transporte y viven en condiciones precarias. La mayoría de las poblaciones rurales hablan Afar o Issa-Somali, no los franceses más prestigiosos.

Vida política

Gobierno. Desde la independencia en 1977, ha habido un sistema de gobierno presidencial-republicano. Hay una Cámara de Diputados con sesenta y cinco miembros que se elige por sufragio universal. El verdadero poder recae en el presidente y su círculo íntimo. El presidente es también comandante en jefe de las fuerzas armadas. El primer ministro, que siempre es un Afar, es relativamente impotente. El país siguió siendo un estado autoritario de partido único hasta 1992, cuando la lucha de Afar por más poder se convirtió en una búsqueda de una democracia inclusiva.

Liderazgo y Funcionarios Políticos. La vida política desde la independencia ha estado dominada por una élite restringida de los políticos Issa y Afar. En los últimos años han surgido políticos más jóvenes, pero están vinculados a la misma élite. La constitución de 1992 limita el número de partidos políticos a cuatro.

Existen complejas reglas formales e informales para la división del poder entre las diversas comunidades étnicas: El presidente es un Issa; El primer ministro es un Afar; Y en el Gabinete de Ministros, un asiento cada uno está reservado para los árabes, Isaak y Gadabursi, mientras que los Afar tienen un asiento más que el Issa. El jefe de la corte suprema es siempre un Issa.

Problemas Sociales y Control. El desempleo, la decadencia de la sociedad pastoral, la falta de educación y la pobreza son los principales problemas sociales. La prostitución ha causado graves problemas de salud, incluida la propagación del SIDA. La población de refugiados limita el presupuesto nacional y las instalaciones de servicio. En las zonas rurales, las comunidades se ocupan de cuestiones políticas locales y de disputas mediante el uso del derecho consuetudinario.

Actividad Militar. Djibouti tiene un ejército de noventa y cuatrocientos hombres, junto con una pequeña fuerza naval y aérea. Los hombres sirven sobre la base del reclutamiento. Hay una fuerza policial de mil doscientos y una fuerza de seguridad nacional de tres mil. A mediados de la década de 1990, el ejército nacional creció a una fuerza de veinte mil para contener la revuelta armada liderada por FRUD. La fuerza de seguridad nacional mantiene un control estricto de la seguridad nacional. Una facción del FRUD sigue activa en la parte Afar del país. Djibouti es la base de una gran fuerza militar francesa de ultramar que consta de tres mil hombres, con un batallón de la Legión Extranjera que ayuda a controlar la estratégica entrada del Mar Rojo y el puerto, media en los conflictos domésticos, y protege a la república contra sus vecinos.

Programas de Bienestar Social y Cambio

El gobierno de Djibouti no está en una posición financiera para apoyar programas sociales y de bienestar extendidos. Hay pensiones estatales para los funcionarios jubilados, pero no hay prestaciones de desempleo o disposiciones de seguridad social, excepto en forma privada a través de seguros. Existen algunos institutos de formación profesional, orfanatos e instituciones de ayuda alimentaria dirigidas por organizaciones caritativas islámicas y cristianas, pero no cubren las necesidades de la población. Varias organizaciones no gubernamentales locales están activas para abordar los problemas del desarrollo urbano y rural. Los refugiados de Etiopía y Somalia son atendidos en parte por el gobierno y por los programas de las Naciones Unidas.

Organizaciones no gubernamentales y otras asociaciones

Con la economía dominada por el Estado, el papel de las organizaciones no gubernamentales y las asociaciones es limitado. Las organizaciones más importantes son los sindicatos, que tienen cierta autonomía.

Roles y estados de género

División del Trabajo por Género. Si no son ganaderos o pescadores, los hombres trabajan en gran parte en la administración pública, la horticultura, las empresas corporativas, el ejército y los servicios portuarios. Las mujeres son activas como funcionarios inferiores y pequeños comerciantes, en su mayoría en el sector informal.

El estatus relativo de mujeres y hombres. Por la costumbre y la ley los hombres tienen más derechos y un estatus más alto que las mujeres. Tradicionales Afar y la cultura Issa, así como el Islam tienden a apoyar un patrón de papeles de género que dan a hombres predominan en la vida pública, negocios y política. La necesidad económica, los conflictos y la migración han hecho de muchas mujeres el único jefe de familia.

Matrimonio, familia y parentesco

Matrimonio. El descenso y la pertenencia a grupos familiares y étnicos siguen siendo importantes en la conclusión de los matrimonios y en la vida familiar, especialmente en el campo, donde los rituales alrededor del matrimonio y el parentesco siguen siendo ampliamente observados. Afar tienen una preferencia tradicional por el matrimonio entre primos cruzados patrilaterales; El Issa y otros somalíes son menos estrictos. Hay algunos matrimonios Afar-Issa.

Unidad interna. La unidad doméstica en la ciudad es la familia nuclear, aunque los miembros de las familias extensas a menudo viven juntos y brindan apoyo mutuo. Pastores entre los Issa, Afar y Gadabursi viven y se mueven juntos en grupos de parientes extendidos, acompañados por aliados y miembros adoptados. Los hombres toman decisiones que involucran el movimiento de rebaños y familias.

Herencia. La herencia sigue los principios de la ley islámica, modificada por la ley estatal inspirada en los códigos civiles franceses.

Grupos de parejas. En las comunidades indígenas Issa y Afar, y entre Gadabursi e Isaak Somali, el clan y el linaje de nivel inferior siguen siendo importantes. La pertenencia a estas unidades se identifica con fines matrimoniales, redes económicas y asistencia mutua, y el recurso al derecho consuetudinario para la solución de controversias y las decisiones sobre herencia.

Socialización

Crianza y Educación Infantil. La familia y la comunidad local desempeñan un papel crucial en la educación y la transmisión de la cultura y la moral. Sólo una minoría de niños en el campo, especialmente en el área de Afar, asiste a las escuelas; A menudo son escuelas coránicas con bajos estándares académicos. La mayoría de los niños permanecen en la familia extendida para asistir en actividades económicas (pastoreo). Más de la mitad de la población es analfabeta. Las poblaciones rurales y urbanas pobres hablan sólo sus lenguas indígenas. Los niños son socializados dentro de la familia y el grupo de linaje y son criados para sentir un apego a los familiares y la comunidad. Entre los somalíes, los niños reciben más libertad que entre los Afar, entre los cuales la fima , una institución disciplinaria, es fuerte. La exposición a la educación formal se limita a aproximadamente un tercio de los niños en edad escolar, principalmente en la ciudad de Djibouti.

Educación más alta. No hay universidades. Muchos graduados de secundaria van a Francia para cursar estudios superiores.

Etiqueta

Los Issa y Afar valoran la expresión de independencia personal y coraje, pero no imprudencia. Se sienten apegados a su tradición cultural, o al menos a su idea de ella. Las personas mayores son tratadas respetuosamente.

Religión

Creencias religiosas. La religión dominante de Djiboutienses y árabes es el Islam (95 por ciento de la población). Los diez mil europeos son nominalmente cristianos (católicos). Los etíopes son en su mayoría cristianos ortodoxos etíopes, y los griegos y los armenios son cristianos ortodoxos orientales. Las creencias islámicas están profundamente arraigadas en la sociedad afar y somalí. Las creencias indígenas Issa, Gadabursi y Afar combinan la religión y la costumbre folklórica con las prácticas islámicas normativas. Las órdenes sufíes son también prominentes. El Islam no es utilizado para propósitos políticos por ningún partido importante.

Profesionales religiosos. Entre los Islámicos Issa, Gadabursi y Afar, jeques y marabouts ocupan una posición destacada y juegan un papel en muchos eventos del ciclo de vida. Hay una diócesis para los nueve mil católicos.

Rituales y lugares santos. No hay lugares santos islámicos excepto las tumbas de santos y marabouts. La vida cotidiana está orientada al ciclo islámico de los rituales religiosos y festivos.

La Muerte y el Más Allá. Los preceptos religiosos islámicos y cristianos incluyen la creencia en la inmortalidad del alma, ascendiendo al cielo, o descendiendo al infierno, según los méritos de la vida de un individuo. Todos los difuntos están enterrados, no hay cremación. En las creencias tradicionales de Afar e Issa, conformadas por la continuidad de la ideología patrilineal, el alma de un difunto vuelve a unirse a los antepasados, que son ocasionalmente atraídos por los descendientes vivos.

Medicina y Salud

El cuidado de la salud es precaria. En la ciudad de Djibouti, está disponible, aunque no es fácilmente accesible para los pobres. En las zonas rurales, hay clínicas en las principales aldeas, pero los pueblos nómadas dependen de los remedios tradicionales.

Celebraciones seculares

Día de la Independencia el 27 de junio es la fiesta nacional más importante y une a todos los yibutianos en la celebración de su identidad nacional. El Día de Año Nuevo se celebra el 1 de enero y el Día del Trabajo el 1 de mayo; 11 de noviembre, 25 de diciembre (día de Navidad) y 31 de diciembre (Nochevieja) son otros días festivos.

Las Artes y Humanidades

La vida académica carece, porque no hay universidades o una escena intelectual significativa. Artistas (pintores, escultores, diseñadores) atienden a la demanda extranjera. Los pocos autores literarios publican en francés.

Apoyo a las Artes. El gobierno tiene pocos recursos financieros o institucionales para apoyar las artes, pero en la capital hay un "palacio del pueblo", un museo nacional y un centro nacional para la promoción de la cultura y las artes, donde se celebran representaciones y festivales. La Oficina Nacional de Turismo tiene una sección para promover el interés en la artesanía tradicional del país. Connaissance de Djibouti es una asociación de estudio cuyos miembros están interesados ​​en recuperar el conocimiento de las culturas y costumbres de los pueblos de Djibouti. Djibouti mantiene un acuerdo de intercambio cultural y educación con Francia.

Literatura. Aunque hay poca literatura creativa escrita (poesía, novelas, drama) de la que hablar, la poesía oral y la retórica están bien desarrolladas en las sociedades pastorales afar y somalí. Los Afar están familiarizados con el ginnili, una especie de guerrero-poeta y adivino, y tienen una rica tradición oral de cuentos populares. Entre los somalíes, el talento poético y las habilidades verbales expresadas en canciones y cuentos épicos también están muy desarrolladas. En los últimos años ha habido un número creciente de políticos e intelectuales que escriben memorias o reflexiones sobre la sociedad de Djibouti y sus problemas, pero virtualmente todos ellos publican en Francia.

Artes graficas. Algunos pintores y escultores en las galerías de la ciudad de Djibouti atienden principalmente a los visitantes franceses y extranjeros.

Artes escénicas. No hay grandes teatros o dramaturgos en Djibouti, aunque hay actuaciones dramáticas en el centro de la capital para la cultura y el arte.

El estado de las ciencias físicas y sociales

La investigación es realizada por instituciones e individuos extranjeros, a menudo en asociación con científicos de Djibouti educados en el extranjero. Existe un instituto de investigación con apoyo francés, el Instituto Superior de Estudios y de Investigaciones Científicas y Técnicas. La investigación sobre la sociedad de Djibouti no está bien desarrollada.

Bibliografía

Ali Coubba. Le Mal Djiboutien. Rivalités Ethniques et Enjeux Politiques, 1996.

Ali Moussa Iye. Le Verdict de l'Arbre, 1994.

Chire, Anne S. "Djibouti: Migraciones de Poblaciones e Inserción Urbaine des Femmes". L'Afrique Politique, 120-146. 1998.

Laudouze, André. Djibouti: Nation Carrefour, 2da ed., 1989.

Leclercq, Claude. "La Constitución de la República de Djibouti del 15 de septiembre de 1992." Revue Juridique et Politique, 47 (1): 71-77, 1993.

Oberlé, Philippe y Pierre Hugot. Historia de Djibouti, des origines à la République, 1985.

Rouaud, Alain. "Pour une Histoire des Arabes de Djibouti, 1896-1977". Cahiers d'Etudes Africaines, 37 (146): 319-348, 1997.

Schraeder, Peter J. "Crystal Anniversary Reflexiones sobre el campo naciente de los estudios de Djibouti". Una bibliografía actual sobre asuntos africanos, 23 (3): 227-247, 1991-1992.

-. "La política étnica en Djibouti: desde el ojo del huracán hasta el caldero hirviendo". African Affairs, 92 (367): 203-221, 1993.

Weber, Olivier, ed. Corne de l'Afrique. Royaumes Disparus: Etiopía, Somalia, Djibouti, Yemen (número especial de Autrement, n ° 21), 1987.