Ábside

Ábside, la terminación en el extremo del santuario de una iglesia, generalmente de planta semicircular pero a veces cuadrada o poligonal. El ábside apareció temprano en los templos y basílicas romanos; originalmente era un receso semicircular con una media cúpula como techo y contenía la estatua monumental de la deidad. El motivo fue adoptado en las primeras iglesias cristianas en estas el ábside ocupaba el extremo oriental del edificio donde se colocaron el altar, el trono del obispo y los asientos del clero. Un buen ejemplo de esta forma primitiva se encuentra en la catedral de Torcello, cerca de Venecia. Debido a su ubicación y función en los servicios de la iglesia, el ábside se convirtió en el clímax arquitectónico del interior de la iglesia y estaba ricamente ornamentado. En las iglesias primitivas, el techo de media bóveda estaba incrustado con bellos mosaicos, las paredes estaban cubiertas con finos mármoles, y el altar y los púlpitos también estaban ricamente decorados. A medida que el ábside aumentó constantemente en el énfasis litúrgico y arquitectónico, se le agregaron capillas. En la arquitectura gótica inglesa, el ábside era en la mayoría de los casos una terminación cuadrada, y en Italia su forma seguía siendo un semicírculo simple, ya que las capillas estaban en otra parte de la iglesia. En Francia, todo el coro -compuesto de ábside, deambulatorio y capillas radiantes (el conjunto denominado como cabecera ) - obtuvo, en los siglos XII y XIII, su gran esplendor.

Comentarios