Magia y hechicería

Los primeros vestigios de la práctica mágica se encuentran en las cuevas europeas de la Edad Paleolítica, 50.000 a.C., en el que parece claro que los humanos primitivos buscaban por medios sobrenaturales aplacar los espíritus de los animales que mataban para alimentarse, disipar los espíritus inquietos de los humanos que habían matado en disputas territoriales, y para traer paz a los espíritus de sus parientes tribales fallecidos. A lo largo de la evolución de los siglos hasta la actualidad, la humanidad continúa buscando medios mágicos para mejorar su suerte en la vida, dando orden al caos del mundo físico y ganándose el favor de los habitantes del mundo invisible.